Wall Street rescata al Ibex y frena el contagio griego

El castigo del mercado a Grecia continúa mientras que el resto de Bolsas empiezan a tomar distancia de la inestabilidad en aquel país. Por cuarto día consecutivo, el Ase, el principal indicador de la Bolsa helena cierra con descensos, esta vez del 7,3%. Desde que Antonis Samaras anunció que adelantaba la votación parlamentaria para elegir a un nuevo presidente, el Ase se anota un desplome del 20%. También sigue disparada la rentabilidad de la deuda griega. Pero el resto de mercados europeos se ha desmarcado hoy de la tragedia helena, en gran medida gracias a unos muy buenos datos económicos en Estados Unidos.

Aunque la incertidumbre política griega está garantizada para las próximas semanas debido a los problemas del Gobierno heleno para lograr el respaldo mayoritario de la Cámara a su candidato a presidente, hoy el batacazo bursátil en Grecia no ha asustado al resto de mercados del Viejo Continente. De esta forma, en el mercado secundario de deuda, el interés del bono español con vencimiento a una década se estabiliza en el 1,87%. Apenas cambia prima de riesgo, que queda en los 119 puntos básicos. El contagio de Grecia parece detenerse. El interés del bono heleno con vencimiento a una década supera hoy el 9% por primera vez desde abril del año pasado.

En Bolsa, más de lo mismo. Las dudas siguen acompañando a los inversores, pero hoy el pánico en el parqué ateniense no se ha trasladado al resto de Bolsas europeas. El día ha sido muy volátil. El Ibex ha comenzado la sesión al alza para después desfondarse. Las órdenes de venta solo han regresado al parqué tras la apertura alcista de Wall Street. El selectivo español cierra la sesión con un alza del 0,34% hasta los 10.431,8 puntos. El mejor valor del día en el Ibex ha sido Inditex, cuyos resultados trimestrales han recibido una buena acogida de los inversores, que avanza un 4,23%. El resto de Bolsas europeas también suben.

Con todo, no escasean las razones para la inquietud en los mercados como el riesgo de deflación en la zona euro, que podría forzar al BCE a adoptar nuevas medidas de estímulo. Ayer se conoció que la inflación de Francia en noviembre quedó en el 0,3%, por debajo de lo esperado. Con el precio del petróleo a la baja, todo hace indicar que los precios seguirán cayendo en la región. Algo que puede interpretarse bien en el mercado si esto significa que el organismo presidido por MarioDraghi actúa.

El BCE ha dado hoy a conocer los resultados de la segunda ronda de financiación barata (TLTRO) y que ha estado en línea con lo que esperaban los analistas consultados por Reuters, que estimaban que rondarían los 130.000 millones de euros de peticiones, pero por debajo de los cerca de 150.000 que preveía el consenso de Bloomberg. Al final han sido 129.000 millones. Estos datos añaden presión al BCE para tomar nuevas medidas que pueda tomar la autoridad monetaria, en concreto, compras de deuda soberana.

Miguel Ángel Paz, director de la unidad de gestión de Unicorp, cree que la zona euro escapará de la deflación, pero que los inversores de renta fija están descontando esta opción “Por eso, debemos barajar en nuestros escenarios que el temor a deflación se convierta en realidad. De ahí que sigamos con nuestro escenario base desde hace ya algunos meses de aprovechar los rebotes del mercado para reducir riesgos en cartera, tanto en renta variable como en renta fija”.

Ante tantas incertidumbres, la fortaleza de la economía estadounidense resiste como una de las pocas certezas a las que pueden aferrarse los inversores. Hoy seha publicado un carrusel de buenos datos económicos: las ventas minoristas subieron un 0,7% en noviembre, tres décimas más de lo esperado; las peticiones semanales de desempleo estuvieron por debajo de las previsiones del mercado y los inventarios empresariales subieron un 0,2%, en línea con lo previsto. Estos datos permiten a Wall Street anotar subidas superiores al 1% y también ha reforzado al dólar. El euro se depreció hasta las 1,239 unidades del billete verde.

El precio del petróleo, en mínimos de cinco años, anticipa nuevos descensos de la inflación. Hoy, sin embargo, el barril de crudo Brent repunta algo tras los descensos de ayer y cotiza a 64 dólares. Sin embargo, su desplome superior al 40% desde sus máximos de junio, sigue dejando víctimas en el camino. Hoy, el Banco central de Rusia ha decidido volver a subir los tipos de interés hasta el 10,5% (estaban en el 9,5%) para intentar apoyar a su economía y al rublo, que sigue en mínimos históricos. El organismo prevé un crecimiento plano de su economía para el próximo año a causa de la caída del precio del crudo y de las sanciones impuestas por la UE a cuenta de su papel en el conflicto ucraniano.

Fuente: http://com.cincodias.feedsportal.com/c/33500/f/624600/s/4153eba5/sc/42/l/0Lcincodias0N0Ccincodias0C20A140C120C110Cmercados0C141828240A70I8724270Bhtml/story01.htm