Wall Street ayuda a digerir las tensiones y el Ibex cae un 0,17%

Tensión creciente en Ucrania, vértigo por las últimas subidas bursátiles, altas dosis de incertidumbre… Estos ingredientes forman una receta demasiado indigesta para los mercados. Al plato le sobran componentes agrios y le faltan otros que endulcen su sabor. Con más focos de preocupación y dudas que razones para nuevas alzas, al Ibex se le ha atragantado el comienzo de la sesión de hoy e incluso ha llegado a ceder un 2% y a perder los 10.000 puntos por la mañana. Sin embargo, Wall Street ha actuado de potente digestivo gracias a un buen dato de ventas minoristas y a los buenos resultados de Citi. Finalmente, el selectivo español cae apenas un 0,17% hasta los 10.188,2 puntos. Es la única gran plaza europea que cierra en rojo.

El Ibex se deja un 4,57% desde su máximo anual, que alcanzó el viernes 4 de abril.Desde entonces, suma cinco sesiones en rojo de las últimas seis. Las revueltas violentas en varias regiones del sureste de Ucrania han desatado un recrudecimiento del conflicto. Hoy, activistas prorrusos tomaron la sede del Ministerio del Interior en Górlovka y el ayuntamiento de Zhdanovsk, ambas ciudades de la región de Donetsk.

Se teme el impacto sobre el mercado de la energía que pueda tener este conflicto, ya que la mitad del gas ruso que importa la UE pasa por Ucrania. Aunque no descartan un escenario más complejo, desde Nomura afirman que las autoridades de Rusia y Ucrania entienden que un escenario como el de Crimea no es posible en Donetsk y que cualquier intervención del ejército ruso podría conducir a una guerra entre los países “con severas consecuencias para la estabilidad de la región y para las economías de los dos países”.

Los países implicados en el conflicto se resienten. Así, la Bolsa rusa lidera las caídas en Europa. El Micex, denominado en rublos, se deja un 1,29% y el índice RTS, en dólares, cae un 2%.En el mercado de divisas, el rublo ruso se deprecia un 0,8% frente al dólar.

“El miedo a sanciones más graves a Rusia así como el suministro de gas ruso hacia Europa occidental es más que suficiente para justificar estas caídas”, explica Javier Urones, analista de XTB, quien resalta que la tendencia de fondo sigue siendo alcista a pesar de que a estas tensiones se suma el momento delicado por el que atraviesa la Bolsa estadouidense.

El otro gran foco de atención es, en efecto, la debilidad de las últimas semanas en WallStreet. En especial del Nasdaq, que perdió el viernes los 4.000 puntos por primera vez desde el verano, entre voces que hablan de burbuja por los precios elevados de los valores tecnológicos. Sin embargo, la subida de un 1,1% en las ventas al por menor (la mayor desde septiembre de 2012) en febrero y los resultados de Citigroup, que ganó un 4% más en el primer trimestre, pintan de verde las Bolsas de la primera economía mundial y han dado un respiro a las plazas europeas. El Nasdaq avanza más de un 1%, con el Dow Jones y el SP subiendo más de un 0,7%.

El BCE también centra la atención de los inversores.La posibilidad de que el organismo presidido por Mario Draghi adopte medidas no convencionales como un programa de compra de activos sirvió como impulso de las Bolsas hace una semana. El banquero italiano anunció el domingo en Washington que le preocupa la fortaleza del euro frente al dólar y que el BCE está abierto a adoptar nuevas medidas no convencionales para combatir el riesgo de deflación. Un posible apoyo para los índices bursátiles que, sin embargo, según creen varios analistas tendrá que esperar por la previsible subida de los precios en abril en la zona euro debido a la Semana Santa y por la celebración de las elecciones europeas el 25 de mayo, que harían que el BCE solo actuara ya a partir de junio.

La publicación de los resultados empresariales del primer trimestre es otra de las claves que siguen de cerca los inversores. Natalia Aguirre, analista de Renta 4, cree que las cuentas corporativas pueden verse afectados por el mal tiempo en Estados Unidos durante el pasado invierno y en Europa por la exposición a los países emergentes de sus grandes compañías, con el impacto sobre sus resultados de la depreciación de sus divisas. Por tanto, los resultados no podrían ejercer en el corto plazo el rol de impulsor de nuevas subidas bursátiles.

En este sentido,Victoria Torre, analista de Self Bank, afirma que los resultados deben justificar los altos niveles a los que cotizan algunas acciones. “Se está hablando mucho en los mercados que las revisiones de beneficios a la baja por parte de las empresas suman a los inversores en las dudas y se prolonguen las correcciones”, destaca.

Esta semana será más corta de lo habitual en las Bolsas, pues el viernes los parqués permanecen cerrados.

En el mercado secundario de deuda, el bono español no solo no se ve perjudicado por las tensiones en Ucrania, sino que aumenta su precio (reduce su interés), ejerciendo como valor seguro al que acuden los inversores en momentos de turbulencias. La prima de riesgo desciende hasta los 161 puntos básicos y la rentabilidad del bono a diez años baja hasta el 3,13%, su menor nivel desde septiembre de 2005.

El euro, por su parte, cae hasta los 1,382 dólares.

Fuente: http://com.cincodias.feedsportal.com/c/33500/f/624600/s/395404cc/sc/36/l/0Lcincodias0N0Ccincodias0C20A140C0A40C140Cmercados0C13974535290I1789880Bhtml/story01.htm