Véndelo todo y recoge a los niños. ¡Esto va a ser un infierno!

Llevo días con terribles pesadillas paseándose en mis sueños. Un Cisne Negro aparece y desaparece en ellos. Ucrania y Rusia empiezan la guerra por Crimea. Se levanta un nuevo telón de acero entre el Este y el Oeste. El BCE desvela una deuda bancaria debajo de la alfombra de muchos billones. Desplome sin precedentes en las divisas de los países emergentes. Brasil se viene abajo, no hay Mundial de Fútbol. En China explota la burbuja inmobiliaria. Se multiplican las voces que alertan de llegada de una fuerte corrección. El pronóstico de la vieja pauta técnica del crash del 1929, similar a la actual, estallará en marzo de 2014. Toda la renta variable se hunde.

¡Riiing! Suena el despertador. Qué sueño más siniestro tuve anoche. Pienso que si el Cisne Negro se hace realidad, debería trazar una figura en Wall Street con dos triángulos que juntos son la muerte, en forma de diamante. Un gráfico que no me creo, pero muchos sí. Creo que me vuelvo a la cama. Necesito descansar. Antes les dejo el análisis de hoy. Vuelvo a oír… ¡Cuac! ¡Cuac! Ese maldito animal negro.

Continúa la volatilidad en nuestro continente

Ceremonia de la confusión en la renta variable europea. La descorrelación de movimientos entre índices fue ayer tan sorprendente que por un momento pareció el mercado de los hermanos Marx. En la recta final de la jornada cada selectivo decidía tomar su propio camino sin mirar al vecino. Mientras el César italiano y el Káiser germano subían con fuerza acercándose al +1%, otros como el Campeador español o el General De Gaulle francés, se venían abajo marcando un -0,4%. La volatilidad aparecía en la última hora de negociación y hacía presa en las Bolsas. Va siendo habitual. Cada cual aguanta los bandazos como puede. Parece que no hay inversores finales que se atrevan a permanecer en el mercado y sólo se opera de forma intradía. Poco antes de la campana, se retiran las plusvalías y no se corren riesgos. Bien es cierto que no se ven salidas importantes de las manos fuertes. El volumen ayer fue más bien escaso.

Suenan los Panzer germanos

Lo más reseñable de la sesión lo vimos en el Dax. Por fin suenan los primeros obuses de los blindados. Pero esto tiene su parte negativa. Como ya comentamos anteriormente, si el selectivo alemán se pone en marcha, el Ibex se para y retrocede. Hace de cobertura a los largos germanos. Aún así, lo importante fue ver como el Káiser reaccionó, nada más tocar la directriz acelerada el día previo. Son los primeros valientes en entrar, viendo la ventana de trading que les comentamos en el análisis de ayer. Se acerca el gran soporte del corto plazo sobre los 9.000/100 puntos y los inversores abren largos en busca de fortuna.

Muy sólido se mostró el Dax durante toda la jornada. Con la volatilidad del cierre no pudo superar la parte inferior de los dos cañones bajistas, en forma de envolvente, de la maniobra “Loco Iván”. Mientras no logren cerrar por encima de los 6.350/58 puntos no habrá señal clara de ataque de los blindados. El Káiser terminó con un ascenso del +0,46% hasta los 9,307 puntos. Esbelta vela con escaso cuerpo real verde que se frena muy cerca de los máximos de la extensa figura previa. Por encima de ambas, los tanques pueden empezar a lanzar nuevas baterías. Por debajo de los 9,200 puntos, a defender los 9.000 puntos.

Dudas en el Ibex

El Campeador español mantuvo una dura pelea por los 10.200 puntos durante toda la jornada. Veloz ataque nada más comenzar la sesión con ligero hueco al alza, en busca de los 10.250 puntos. Tras un contundente y rápido zarpazo de sus adversarios, cerrando el gap, un tedioso lateral durante toda la mañana entre los 10.160 y los 10.200 puntos. Ninguno de los dos bandos se atrevía a atacar. Sólo con la apertura de Wall Street y tras un amago bajista, los toros salieron con furia en busca de los máximos de la sesión. A cierre, la volatilidad se cebó con el Campeador. Los osos pusieron todo de su parte para no dormir por encima de los 10.200 puntos.

Y lo consiguieron. El Ibex cerró sesión en los 10.163 puntos, con un ligero descenso del -0,31%. Traza una sólida vela roja, no muy extensa y con mínima sombra inferior. Se mantiene por encima de las medias móviles de las 20 y 50 sesiones. Aunque no pierde el martillo invertido previo, no es la figura que esperábamos para su continuación. La necesitábamos verde y con cierre por encima de los 10.250 puntos. Una vela penetrante como mínimo. El peligro ahora está ver una segunda envolvente bajista en busca de los 10.000/9.950 puntos. Si los osos logran echar abajo el martillo invertido, será lo más probable. Perder esos niveles abortaría la “Misión Vladimir” y el triángulo ascendente sería un bonito sueño sin realizar. Esperemos que los 10.100/119 puntos aguanten en la sesión de hoy.

Sigue siendo el César

Sencillamente impresionante el César italiano. Las legiones volvieron a atacar los 21.000 puntos en su ofensiva sin descanso. Si ayer nos los pasaron fue de milagro. Marcaron nuevos máximos anuales en los 20.984 puntos. A cierre, las mortíferas centurias colocaron sus tropas en los 20.833 puntos con un ascenso del 0,39%. Dibujó un limpio doji con cierre en la mitad de la figura. Similar al dejado hace cuatro sesiones en la misma cota. Habrá que vigilar un posible doble techo en próximas jornadas. Por debajo de los 20.564 puntos lo confirmaría a cierre diario. Tiene una proyección de 400 puntos a la baja y podría alcanzar los 20.000 puntos. Por encima de los 21.000 puntos, las legiones italianas continuarían con su invasión a nuevo territorio anual. El Mibtel sigue siendo el César de la Bolsa en este 2014. Incansable espíritu de lucha.

Y poco más en Europa

Por lo demás, pocos cambios en la sesión de ayer. El Emperador europeo quedó plano sobre los 3.092 puntos. Martillo invertido tras el extenso doji previo que no logró superarlo. Tampoco la media móvil de las 20 sesiones. Se queda sujeto sobre la de 50 sesiones y encajonado entre las dos. Perder ambas figuras y los 3.074 puntos le llevarían a cerrar el hueco alcista en los 3.053 puntos. Más abajo, a rezar. Por contra, si los toros conquistan el doji y el martillo invertido, por encima de los 3.126 puntos, clara señal de un nuevo ataque a máximos anuales.

Plano quedó también el Gentleman inglés en los 6.685 puntos tras amagar con perder los 6.671 puntos. Trazó un doji de alargadas sombras con cierre en la mitad de la figura. La media móvil de las 50 sesiones perdida hizo de freno. Se desvanece el posible doble suelo por momentos. O los cuerpos especiales británicos responden con solvencia o se verán de nuevo sobre la media móvil de las 200 sesiones. Se sitúa sobre los 6.578 puntos. Peligrosa baja para Europa si el Footsie se retira de la lucha por los máximos históricos. Aspiramos a verle asediando los 6.950 puntos. Mal augurio echarse atrás ahora. Veremos si el doji de ayer es un fallo bajista.

Día gris en el General De Gaulle francés ayer. La legión francesa se mostró cansada y necesitada de descanso. Es de recibo tras su brillante comportamiento. Misma figura que el selectivo español. En su caso, la sólida vela roja se queda sobre los mínimos del martillo invertido previo. Pierde la media móvil de las 20 sesiones. El Cac acabó la débil sesión sobre los 4.349 puntos. Descensos del -0,48%. Fue el farolillo rojo. A estas alturas no vamos a dudar el gran selectivo galo. Habrá que ver si mantiene la parte superior del amplio hueco alcista en los 4.337 puntos. En caso contrario, las legiones tendrían que desplegarse hasta la zona inferior en los 4.300/288 puntos. Por allí pasa también la media móvil de las 50 sesiones. Más abajo, el estricto corto plazo se puede poner complicado.

Wall Street consolida

Al otro lado del Atlántico sesión de más a menos. Jornada de consolidación en zona de máximos con ligeros descensos. Nada preocupante de momento. El Sargento de Hierro cedió un -0,41% hasta los 16.341 puntos. Sólida vela roja de corta extensión con sombras en ambos extremos que mantiene los mínimos del martillo previo. La media móvil de las 20 sesiones se ha cruzado al alza con la de 50. Apoya a los alcistas en su asalto a los 15.588 puntos. Sólo por debajo de los 16.169 puntos, los osos alejarían el riesgo del ataque en el estricto corto plazo.

En el General Custer las pérdidas fueron del -0,51% hasta los 1.867 puntos. Misma figura que en el Dow Jones, manteniendo los mínimos del doji previo. Mientras se mantenga por encima de los 1.850 puntos, simple descanso antes de seguir la ofensiva en busca de los 1.900 puntos. Algo más débil la tecnología, se dejó un -0,63%. Logró mantener los 4.300 puntos, cerró siete puntos más arriba. La vela trazada es de mayor extensión que la de sus homólogas. Todo apunta a que se alcanzarán los 4.277 puntos para cubrir el hueco al alza de la semana previa. Si los osos logran cerralo, podrían ir en busca de los 4.200 puntos.

Hoy en la apertura, tras un comienzo de dudas, Europa cae en torno al -1%. Persiste la confusión de ayer y la incertidumbre planea en renta variable, con la volatilidad en medio. Habrá que ver si las ventas van a más a lo largo de la jornada o según se acerca la hora de la apertura americana, se diluye el ataque de los osos. ¡Cuac! Otra vez ese desagradable graznido. ¡Fuera de aquí bicho!

Fuente: http://com.cincodias.feedsportal.com/c/33500/f/624600/s/3814fd76/sc/16/l/0Lcincodias0N0Ccincodias0C20A140C0A30C120Czona0Itrading0C13946179310I52590A60Bhtml/story01.htm