Solo un 10% de los inversores ve a Cataluña como un riesgo

El proceso independentista catalán no es una amenaza para los mercados. Al menos así lo ha reflejado el comportamiento de la prima de riesgo española, inmutable en las últimas semanas pese a la celebración del proceso consultivo sobre la independencia catalana del 9 de noviembre, y así lo estima también la mayoría de los inversores consultados por Barclays en su encuesta global de cara a 2015. En ella, la firma británica ha preguntado a 938 inversores mundiales y su opinión mayoritaria es que el proceso catalán no es una amenaza.

Entre las preguntas que formulan los expertos de la firma británica a los inversores está la siguiente: “¿cree que el movimiento independentista catalán es un riesgo para el mercado?” Cerca de un 70% de los encuestados responde que no es un riesgo significativo, solo un 10% cree que sí es una amenaza y el 20% restante acude al no sabe/ no contesta. Por tanto, la mayoría de los inversores sigue sin ver como un riesgo para los mercados el proceso soberanista catalán.

Más confianza en un QE europeo

En la encuesta se incluyen muchas otras cuestiones que muestran la opinión de los grandes inversores de cara a 2015. Preguntados sobre cuál es la principal amenaza para los mercados el próximo año más de un 20% responde que un deterioro sustancial en el ritmo de crecimiento de las economías desarrolladas, un porcentaje similar al de los encuestados que creen que el mayor riesgo es un aumento de las tensiones geopolíticas. La tercera cuestión que más inquieta a los inversores es un empeoramiento de las tensiones en la zona euro seguido de un menor crecimiento en China y en el resto de países emergentes.Aun así, más de un 50% de los encuestados cree que el gigante asiático crecerá entre un 6,5% y un 7% en 2015.

Los bancos centrales también ocupan buena parte de la atención de los inversores encuestados. La mayoría cree que el BCE comprará deuda pública el próximo año. Más de un 70% se apunta a esta opción e incluso un 10% considera que el organismo presidido por Mario Draghi lanzará un programa de compra de deuda pública al estilo del QE (Quantitative Easing) de la Reserva Federal estadounidense este mismo año. Solo un 20% no espera que el BCE dé este paso.

En ese escenario probable a tenor de las opiniones de los encuestados, de que el BCE compre deuda soberana, ¿cuál sería la mejor opción para los inversores? Un 35% cree que se deben comprar acciones europeas, un 30% aconseja vender euros (porque la divisa seguiría depreciándose con fuerza frente al dólar) y más de un 20%, comprar deuda periférica, pues se entiende que este movimiento del BCE beneficiaría a los bonos soberanos de países como España.

En cuanto a la Reserva Federal estadounidense, cae la preocupación de los inversores por la esperada subida de tipos del organismo presidido por Janet Yellen. Aunque el mercado espera que el precio del dinero suba en 2015, (entre el segundo y el tercer trimestre del año, según la encuesta) un 38% de los inversores encuestados cree que la Bolsa estadounidense lo hará mejor que el resto de índices mundiales. El alza de tipos en Estados Unidos afectará, sobre todo, a los mercados emergentes y a sus divisas frente al dólar, según los encuestados.

Más de un 60% de los inversores consultados por Barclays para elaborar este informe cree que el mercado de valores está sobrevalorado y por eso un 40% piensa que las Bolsas subirán entre un 5% y un 10% en los tres próximos meses, aunque otro 40% piensa que estarán en un rango que va entre una caída del 5% y un alza idéntico. Por sectores, las recomendaciones se centran en las empresas beneficiadas por el crecimiento global como las tecnológicas o las industriales y las compañías enfocadas al consumo doméstico.

Fuente: http://com.cincodias.feedsportal.com/c/33500/f/624600/s/4097af64/sc/42/l/0Lcincodias0N0Ccincodias0C20A140C110C180Cmercados0C141630A93960I6947180Bhtml/story01.htm