Siete claves del efecto en los mercados del triunfo de Syriza

Como se esperaba, Syriza ganó ayer con claridad las elecciones griegas y hoy mismo ha anunciado un acuerdo de Gobierno con el partido minoritario de derechas ANEL, que comparte con la formación de Alexis Tsipras su oposición a las medidas de austeridad impuestas por la troika (BCE, FMI y Comisión Europea) al país heleno. Los principales bancos de inversión analizan hoy en sus respectivos informes las implicaciones futuras del vuelco en el Gobierno heleno y los retos a los que se enfrentará el ejecutivo. La opinión generalizada es que habrá volatilidad en el país y que el efecto contagio al resto de mercados periféricos será limitado, aunque no así el político.

1. Formación de Gobierno. Syriza no ha tardado en alcanzar un acuerdo de Gobierno con ANEL (Griegos Independientes) que le permite alcanzar la mayoría en el Parlamento de la que le separaron solo dos escaños. De las dos opciones con las que contaba la formación de Tispras, la elegida es, según los expertos, la menos favorable a los mercados. Barclays indica en un informe publicado hoy que el partido centristra To Potami habría sido la mejor opción para los inversores, porque Syriza tendría que haber modulado algo sus demandas, en especial en lo relativo a las reformas estructurales y la reestructuración de la deuda. El acuerdo con ANEL sitúa al frente del ejecutivo heleno a dos formaciones con casi un único punto en común: su oposición clara a la política de austeridad. Los expertos de la firma británica creen que “la incertidumbre seguirá pasados los tres días para formar un ejecutivo”.

2. Negociación con Europa. El Eurogrupo se reúne hoy para analizar el cambio en el escenario político en Grecia. El rescate de la troika al país heleno se prorrogó dos meses, hasta febrero, pero queda pendiente una negociación entre Bruselas y las autoridades griegas que ahora podría cambiar de términos con la llegada al poder de Syriza. Desde Citi señalan que el país afronta vencimientos de deuda por 7.000 millones de euros en junio y julio. Los expertos de Julius Baer creen que Tsipras pedirá inmediatamente a la troika (BCE, FMI y Comisión Europea) renegociar los términos del rescate al país, sobre todo en lo relativo a los intereses y los vencimientos. “Una negociación así no puede darse sin rupturas ni amenazas por ambos lados, pero no asumimos, sin embargo, que esto vaya a desestabilizar el mercado de deuda soberana”, indican.

Por su parte, desde RBS creen que se alcanzará un primer acuerdo que deje una reestructuración suave de la deuda helena. En su opinión, este acuerdo no permitiría la sostenibilidad de la deuda helena a menos que el país crezca al 3,5% hasta 2019, algo que consideran irreal. Por eso, piensan que el Gobierno de Syriza podría volver a forzar una nueva reestructuración más adelante. La firma cree que solo una quita del 33% haría sostenible la deuda del país.

Los expertos de RBS señalan también que la victoria de Syriza podría poner en peligro que el BCE compre bonos griegos a partir de julio en su QE, porque para ello debe seguir en un programa de rescate. Todo ello, en una situación débil de la economía helena, pues desde Barclays recuerdan que en los dos últimos meses han caído los ingresos fiscales del país, fomando un déficit sobre los presupuestos de 2.300 millones que requiere más medidas. “Nuestro escenario base es que prevalezcan las exitosas negociaciones con la troika”, indican desde Citi.

3. Presión para los bancos. Los expertos ponen el foco en la situación de las entidades financieras helenas y los problemas que estos podrían acarrear ante una hipotética falta de acuerdo entre el Gobierno griego y la troika para prolongar su rescate. Desde Citi recuerdan que a finales de diciembre, los bancos griegos recibieron 65.000 millones de euros de fondos del BCE, ligados en buena medida a la existencia de un rescate. Los expertos de Barclays indican que la semana pasada hubo salidas de los depósitos bancarios helenos de 10.000 millones (el total es de 164.000). Desde diciembre, salidas por 20.000 millones. En este contexto, el ELA (fondo de liquidez de emergencia del BCE) para los bancos griegos será crucial. Hoy todas las entidades financieras helenas anotan descensos en Bolsa salvo Attica Bank, que sube un 20%.

4. Volatilidad en el mercado heleno. La victoria electoral de Syriza provocará inestabilidad en el mercado griego. Hoy ya se está dejando sentir en el fuerte aumento de la rentabilidad de la deuda soberana de aquel país. En este punto existe unanimidad entre los bancos de inversión. Al menos, mientras se plantee el debate sobre la reestructuración de la deuda helena. La rentabilidad de sus bonos soberanos seguirá subiendo y la Bolsa griega solo parece un buen lugar para las inversiones muy especulativas.

5. El BCE, parachoques. El efecto contagio sobre el resto de mercados periféricos será, según los expertos, limitado. Así lo creen desde Citi, donde señalan que las implicaciones podrían ser limitadas por el plan de estímulos del BCE y porque descartan la salida de Grecia del euro. Siguen pensando que los intereses de la deuda soberana seguirán cayendo y que se producirá un aplanamiento de la curva de tipos, es decir, que caerá más la rentabilidad (subirá el precio) de la deuda a largo plazo porque la de vencimientos más cortos ya ha corrido mucho.

6. Contagio político. Barclays señala que los siguientes pasos de Syriza serán seguidos de cerca especialmente en España, sobre todo en lo relativo a la reestructuración de la deuda. En Citi destacan que de la habilidad de Syriza de conseguir resultados con su planteamiento político o de fracasar estarán muy pendientes otros países como España o Portugal, donde también hay elecciones futuras. Los bancos de inversión creen que la victoria electoral de Syriza en Grecia no dañará a los mercados periféricos, pero sin embargo sí prevén un contagio político, pues en otros países tambien hay formaciones políticas no convencionales como Podemos en España que se mirarán en el espejo griego. 

7. Posibles revisiones del rating. El viernes de la semana pasada, StandardPoor’s avisó en un informe de la posibilidad de rebajar sus ratings soberanos si los partidos euroescépticos toman el poder. La agencia de calificación de riesgos incluía en la lista de partidos no convencionales que podrían acceder al Gobierno a Syriza. En ese informe destaca que “nuestra experiencia con impagos de deuda soberana desde 1998 (lo que incluye a Rusia, Argentina, Uruguay, Jamaica y Venezuela) sugiere que estos no necesariamente benefician el comportamiento a largo plazo de la economía”. De hecho, pone como ejemplo las reestructuraciones de deuda que ya ha emprendido Grecia sin que estas hayan servido para rebajar su ratio de deuda sobre el PIB. SP indica que modificar los recortes laborales en países como Grecia o España reducirían las ganancias de competitivas.

Fuente: http://com.cincodias.feedsportal.com/c/33500/f/624600/s/42b508ff/sc/11/l/0Lcincodias0N0Ccincodias0C20A150C0A10C260Cmercados0C1422270A240A0I3326810Bhtml/story01.htm