Santander planta cara a BBVA en Cataluña con una cuenta al 1,75%

Santander no se resigna a ser un banco más en Cataluña, con una cuota de mercado de solo el 9%. Ha decidido plantar cara a BBVA, su principal rival en este mercado tras ganar la puja para adquirir Catalunya Banc el pasado mes de julio.

Ana Botín, presidenta de Santander, junto al que será el próximo 1 de enero el nuevo consejero delegado del grupo, José Antonio Álvarez, han decidido hacer lo que más ha distinguido siempre estratégicamente a Santander, remunerar el pasivo más que otras entidades. Acaba de lanzar en esta comunidad autónoma la Cuenta Superrrentabilidad, una cuenta corriente que remunera el pasivo con un tipo de interés del 1,75%, el más alto del mercado en la actualidad, y sobre todo para un producto de estas características.

La tendencia actual es pagar entre el 0,5% y el 0,8% para los depósitos a plazo para poder mejorar los márgenes de intereses, más en una época de tipos de interés en mínimos históricos.

Esta remuneración se consigue para ahorros con saldos hasta los 100.000 euros. A partir de esta cantidad el interés va descendiendo. El objetivo es arañar cuota de mercado en esta región, una junto a Madrid más ricas de España, y en la que Santander tiene menos peso. El reto es aumentar en tres puntos porcentuales su cuota de mercado y llegar al 12%, la misma que tiene en el resto de las comunidades autónomas.

Con esta oferta comercial pretende aprovechar aún que la máquina de BBVA con Catalunya Banc no funciona a todo gas, aunque lo previsible es que la entidad que preside Francisco González  reaccione.

Santander fue el primer banco que inició la guerra del pasivo en 1989 con la supercuenta, estrategia que le permitió dar el salto y convertirse en uno de los grandes de la banca española. Entonces el presidente del banco, Emilio Botín, contó con la colaboración de Rodrigo Echenique, consejero delegado del banco, y ahora recuperado por Ana Botín, que le ha nombrado vicepresidente del banco el pasado martes, tras la salida de Javier Marín como consejero delegado.

Poco antes de iniciarse la crisis de las cajas de ahorros Santander reactivó nuevamente esta estrategia con el pago de los depósitos al 4%, lo que le llevó a ganar más de dos puntos de cuota de mercado, que se concretó con la reestructuración del sector en la entrada de más de 35.000 millones de euros procedentes de otras entidades.

El pasado 14 de noviembre el banco fichó al hasta entonces director financiero de Catalunya Banc, Josep Maria Panicello, que era miembro del comité de dirección de la entidad catalana, como director de estrategia en Cataluña, con lo que ejercerá de número dos de la dirección territorial del Santander en esta comunidad.

Panicello se hizo cargo de la dirección financiera de Catalunya Banc, cuya marca comercial es CatalunyaCaixa, en junio de 2013 en el marco de una remodelación del equipo directivo de esta entidad que ha sido adjudicada en subasta al BBVA. En los últimos dos años, Catalunya Banc ha sufrido un goteo de salidas de sus principales directivos.

El objetivo de Panicello es ayudar ahora a Santander a planificar su estrategia de crecimiento en Cataluña, una comunidad en la que cuenta con 434 oficinas universales, 33 de empresas, 7 de banca privada y 65 despachos de agentes.

Santander también ha fichado a Sol Daurella, empresaria catalana presidenta de Coca-Cola Iberian Partners, como consejera independiente. Daurella era hasta la semana pasada consejera de Banco Sabadell.

Santander pujo en julio, con Javier Marín de consejero delegado, por Catalunya Banc, pero su oferta se quedo muy por debajo de la de BBVA, al ofrecer 300 millones de euros, frente a los 1.187 millones que ofertó el banco que preside Francisco González.

Ana Botín también eligió Cataluña como primera comunidad autónoma para visitar tras ser nombrada presidenta en septiembre pasado.


Fuente: http://com.cincodias.feedsportal.com/c/33500/f/624600/s/40eb0fa7/sc/36/l/0Lcincodias0N0Ccincodias0C20A140C110C270Cmercados0C14171258370I8946770Bhtml/story01.htm