¿Qué rendimiento debo exigir a mi plan?

Si usted se quiere hacer millonario de golpe, ya sabe que no es la mejor idea el meter su dinero en un plan de pensiones, un producto pensado para ahorrar poco a poco y de cara al futuro, sin embargo eso no significa que no deba esperar cierto rendimiento financiero por su dinero. Es más, si elige un producto de renta variable puede llegar a ganar bastante dinero… si las inversiones en Bolsa son las correctas.

Y es que esa rentabilidad variará mucho en función del tipo de plan de pensiones que haya contratado –desde lo más conservadores a los destinados a participes con menos aversión al riesgo– y de los años que lleve invertido el dinero en él, en principio, las rentabilidades anuales se deberían ir acumulando y creciendo con el tiempo. 

Si usted es un tipo de inversor conservador, probablemente elija para ahorrar un plan de renta fija o un monetario. En estos casos usted sabe que tendrá poca rentabilidad pero a cambio tiene poco riesgo de perder su capital. En cuanto a los garantizados, nunca perderá su dinero pero solo ganará si se dan ciertas circunstancias. En cuanto a los denominados de ‘rentabilidad objetivo’, ya no hay garantía pero sí se dan todas las premisas previstas, usted obtendrá el retorno que los gestores le han anunciado.

Las posibilidades de alcanzar pérdidas son más altas a medida que también aumentan las opciones de ganar más dinero. Así, en los planes de renta variable cabe esperar mejores resultados si bien no puede descartar ‘sobresaltos’ en el tiempo.

Entre los conservadores y los más ‘atrevidos’ nos encontramos los planes mixtos, que a su vez pueden tener más exposición a Bolsa o a renta fija en función del perfil del inversor.

Actualmente, los planes de pensiones viven un momento dulce y todas sus categorías presentan ganancias a un año, de acuerdo con la información de Inverco. Así, la rentabilidad media anual para el conjunto (sistema individual y colectivo) es del 6,7%. Ese rendimiento a doce meses varía entre el 1,3% en renta fija corto plazo y el 7,9% en renta fija largo plazo, hasta el 9,7% en renta variable y 10,1% en el caso de los planes garantizados.

En el largo plazo, a 24 años, la rentabilidad media anual, una vez quitadas las comisiones y gastos, alcanza el 4,9% para el total de planes, mientras que a 5 años el rendimiento medio es del 3,5%.

Lo que usted debería hacer es comparar los rendimientos de su plan de pensiones con los que obtiene su categoría y decidir si le conviene cambiarse de producto. No olvide que deben como mínimo superar a la inflación, para no perder poder adquisitivo. Recuerde que la decisión la puede tomar en cualquier momento y no tributará por ello a Hacienda, ni siquiera si el cambio significa también irse a otra entidad financiera. Lo que sí tiene que tener en cuenta es que es posible que cuando suscribió su plan firmara alguna cláusula que le impide mover su dinero antes de cierto tiempo a riesgo de una penalización.

 

 

 

 

 

Fuente: http://com.cincodias.feedsportal.com/c/33500/f/624600/s/41af73b4/sc/36/l/0Lcincodias0N0Ccincodias0C20A140C120C220Cmercados0C14192494320I1162580Bhtml/story01.htm