Los valores preferidos de Mirabaud para 2015

Mirabaud cree que la renta variable será el activo estrella del próximo año porque la renta fija seguirá palideciendo a causa de los bajos tipos de interés en las principales regiones económicas del mundo (también en Estados Unidos) durante 2015. La firma suiza apuesta por la Bolsa estadounidense y la europea. Dentro de la zona euro, confían en que el Ibex seguirá haciéndolo bien el próximo ejercicio y que se revalorizará entre un 5% y un 10%. “España es un país en el que creemos especialmente. Solo un 30% de los beneficios de las grandes empresas españolas procede del mercado doméstico, por lo que existen grandes oportunidades de inversión en el país”, ha explicado Lionel Aeschlimann, socio del grupo Mirabaud y consejero delegado de Gestión de Activos de la entidad, en un encuentro con periodistas.

Por su parte, Raimundo Martín, director general de Gestión de Activos en Mirabaud para España, Portugal y Latinoamérica, ha señalado las razones que llevan a la gestora suiza a mantener su visión positiva sobre la Bolsa española: “la estimación de beneficios de las empresas españolas para el próximo año están por encima de las de Europa y Estados Unidos. Si a esto sumamos el entorno de bajos tipos de interés, el crecimiento económico de la región y la capacidad exportadora de las empresas españolas, somos positivos para el Ibex”. Preguntado sobre los valores por los que apuestan, ha señalado que vuelven a confiar en la banca española y que actualmente tienen cuatro entidades financieras en cartera: BBVA, Bankinter, Bankia y Liberbak.

En cuanto al resto de mercados, Mirabaud recomienda invertir en compañías con una elevada rentabilidad por dividendo como Ford o Novartis. Más difícil ven encontrar rentabilidad en la renta fija. En este mercado sus apuestas son los bonos corporativos high yield (de alto rendimiento) de Estados Unidos, aunque aconsejar ser muy selectivos. “El inversor se encuentra ante una situación inaudita y es que la renta fija, tradicionalmente la parte más defensiva de su cartera, es ahora la que aporta más riesgo por el peligro de que suban los tipos de interés y porque da bajo rendimioento”, ha explicado Aeschlimann. Por eso, ha añadido, es esencial mantener una gestión flexible en duración y tipos de activos en la renta fija.

Los dos expertos han resaltado durante la presentación el omnipotente poder de influencia de los bancos centrales sobre los mercados. Creen que el próximo año seguirá marcado por una política expansiva de estas autoridades. En el caso del Banco Central Europeo (BCE) coincide con el mercado en que lanzará un programa de compra de deuda soberana, pero no en las fechas previstas por el consenso. Mirabaud no ve probable que Draghi anuncie la compra de bonos públicos en el primer trimestre del próximo año.

También discrepa de la visión más extendida en el mercado sobre los próximos pasos de la Reserva Federal estadunidense (Fed, por sus siglas en inglés). Aeschlimann cree que el organismo presidido por Janet Yellen no subirá tipos hasta 2016 o, como pronto, hasta finales del próximo año, aunque piensa que el alza del precio del dinero será entonces más brusca de lo que prevé el mercado. Este experto también ha recordado que el próximo año dos miembros del Comité Federal de Mercado Abierto de la Fed considerados halcones (los más partidarios de subir tipos antes) dejarán de tener derecho al voto el próximo año. Con la retirada de Plosser y Fisher, considera que la Fed será más paloma, es decir, estará más preocupada por la calidad del empleo en Estados Unidos.

En cuanto a las divisas, Mirabaud cree que el dólar se seguirá apreciando frente al euro a causa de la desincronización de las políticas monetarias de la Fed y del BCE. “Como nuestra estrategia de inversión se centra en buscar compañías con valor, miramos en qué divisas generan la mayor parte de sus ingresos, por lo que este factor será clave en 2015”, ha explicado Aeschlimann.

Podemos, un riesgo sobrevalorado

Los expertos de Mirabaud también han dado su opinión sobre el surgimiento de Podemos en España y las perspectivas electorales en España de cara a los comicios del próximo año. Aeschlimann ha afirmado que “nos preocupa que exista una crisis de confianza en las instituciones, que además tiene razón de ser, en España y en el resto de Europa. Muchos políticos no han estado a la altura”. Por eso, se muestran preocupados por el auge de Podemos en España, del Frente Nacional en Francia o de Ukip en el Reino Unido porque “si España no paga la deuda, caería en una situación como la de Argentina en 2001”.

Aun así, rebajaron ese riesgo. Para Aeschlimann, “los políticos tienen al final menos influencia de la que se cree”. Por su parte, Martín ha dicho que “la influencia de estas cuestiones políticas suele ser cortoplacista. Hay ejemplos de países con inestabilidad política permanente, como Italia, que han seguido creciendo. No creemos que vayamos a llegar ahí, pero al final la política influye menos en los mercados de lo que parece”.

Fuente: http://com.cincodias.feedsportal.com/c/33500/f/624600/s/411d271b/sc/36/l/0Lcincodias0N0Ccincodias0C20A140C120C0A40Cmercados0C14176923160I1137690Bhtml/story01.htm