Liberbank, ¿el valor estrella de la banca minorista española?

La banca doméstica española sigue conservando potencial. Esa es la tesis que defiende Banco Madrid. En un informe elaborado por Fabio Mostacci la firma inicia la cobertura de las entidades españolas con una recomendación de comprar para Popular, Bankinter, Liberbank, y CaixaBank. En el caso de Sabadell y Bankia, la recomendación es de mantener.

Las caídas en Bolsa de las últimas semanas lejos de ser interpretadas como una tendencia son vistas como una oportunidad para entrar en el valor. Con independencia de las características propias de cada banco, Mostacci identifica unos catalizadores comunes. Por un lado está la recuperación económica. En un entorno de recuperación de la economía, las entidades deberían recoger esto en su cotización. Desde la firma señalan que aunque los tipos continuarán en niveles mínimos, la banca podrá mejorar su margen de financiero con la reducción del coste del pasivo y los ingresos por comisiones procedentes de los fondos de inversión, la banca privada y los seguros. Esto unido a la caída de los ingresos no recurrentes, es decir, los procedentes del carry trade, contribuirán a mejorar la calidad de los beneficios del sector.

Por otro, Banco Madrid apunta al atractivo por dividendo. La casa de análisis considera que las entidades que forman parte de su universo de cobertura se encuentran en disposición de retornar al pago de dividendos en efectivo y alcanzar un pay out del 50%. Los sólidos ratios de solvencia, el moderado perfil de riesgo, el potencial de mejora de la rentabilidad y el bajo crecimiento de balance son algunos de los aspectos que ayudarán a la mejora de la retribución al accionista

Entre los principales riesgos Mostacci señala la regulación, especialmente lo referido al impacto del nuevo régimen de resolución bancaria en los costes de financiación y la posibilidad de que la calibración de Basilea III sea más dura de lo esperado.

Liberbank: con un potencial de revalorización del 42% respecto al cierre de ayer, Liberbank ha logrado recortar sus costes con rapidez y dispone de un potencial de mejora de su margen financiero gracias a la repreciación del pasivo minorista y la optimización de sus deuda. Asimismo, el banco cuenta con un moderado riesgo crediticio debido a la transferencia de la exposición inmobiliaria al Sareb y el EPA (esquema de protección de activos) que cubre el riesgo de la antigua Caja Castilla La Mancha.

El banco, que consiguió pasar los test de estrés gracias a la ampliación de capital puesta en marcha en mayo y con la que captó más de 500 millones de euros, está bien capitalizada. Además debería acumular más capital en los próximos ejercicios gracias a la mejora de la rentabilidad, permitiéndose la opción de repartir elevados dividendos en efectivo.

Popular: la entidad que preside Ángel Ron es considera por Banco Madrid como la mejor apuesta dentro de la banca española para sacar partido de la recuperación económica. El banco cuenta con un margen financiero más elevado que sus competidores, algo que se traduce en altos niveles de ingresos y eficiencia de costes.

Por el lado negativo, Mostacci indica que Popular tiene con una cartera crediticia expuesta a segmentos de riesgo de crédito elevado (pymes y promotor inmobiliario) y aunque cuenta con niveles de cobertura adecuados estos se sitúan por debajo de competidores como Bankia o CaixaBank.

Bankinter: la entidad conserva un potencial de revalorización del 8,5% respecto a los niveles actuales y dispone de un moderado perfil de riesgo. El cambio de modelo de negocio hacia pymes y su bajo riesgo crediticio le permitirá reducir aún más su coste de riesgo a la vez que mejora sus ingresos, confirmando así su liderazgo dentro de la banca española en referencia a la rentabilidad. La entidad está ganando cuotas de mercado en gestión de activos y banca priva y ha incrementado sus activos bajo gestión a gran velocidad, por encima de sus competidores.

Con un ratio de capital del 11,9% a septiembre de 2014 y el perfil de riesgo más moderado dentro de la banca española cotizada, Bankinter podría incrementar sus niveles de pay out y superar el umbral del 50% y todo en efectivo.

CaixaBank: Banco Madrid establece como precio objetivo los 5,05 euros por acción, es decir, le concede un potencial de revalorización del 10% respecto a los niveles actuales. Según lo señalado por el analista, este margen de mejora refleja que los precios actuales no “muestran el bajo perfil de riesgo de la entidad, su mayor visibilidad de resultados respecto a la competencia en referencia a la rentabilidad de sus recursos propios y el atractivo potencial de su dividendo”. Además, la entidad catalana cuenta con la posibilidad de mejorar su margen financiero gracias al elevado ritmo de desapalancamiento consecuencia de su gran exposición a hipotecas residenciales (42% de los préstamos brutos), y crédito promotor (9,8% del crédito bruto).

En opinión de Mostacci CaixaBank es uno de los bancos mejor capitalizados con un ratio del 12,8% a finales de septiembre de 2014 y bien posicionados para retornar al dividendo en efectivo.

La relevancia sistémica de la entidad, la más elevada de los bancos domésticos, podría llevar al regulador a exigirle un ratio de capital del 10,5%, algo que dificultaría la retribución al accionista en efectivo e impactaría a su precio objetivo. Otro riesgo para CaixaBank sería el empleo del exceso de capital para comprar otras entidades. En el corto plazo el principal candidato es Novo Banco en Portugal.

Bankia: la firma fija como precio objetivo los 1,37 euros por acción frente a los 1,41 actuales. Banco Madrid aplaude el proceso de reestructuración llevado a cabo por la entidad. Sin embargo, a pesar de que el riesgo de crédito es moderado y cuenta con excelentes niveles de eficiencia, Mostacci considera que la rentabilidad sostenible del negocio core se sitúa por debajo de las de sus competidores.

Según los cálculos recogidos en el informe, Bankia debería cerrar el ejercicio con un beneficio neto por encima de 1.000 millones, encontrándose en disposición de pagar dividendos en efectivo para el próximo año. Asimismo, la entidad cuenta con la capacidad para poner en marcha una de las políticas más agresivas de retribución al accionista. No obstante, este aspecto dependerá de postura que adopte del regulador y el FROB hasta que se complete la privatización.

Sabadell: la entidad es junto a Bankia, la que posee un limitado potencial de revalorización, fijando como precio objetivo los 2,3 euros. Su margen de mejora en los próximos años estará vinculado a la normalización del coste financiero y a la reducción de los activos improductivos incluidos en la EPA.

La firma de análisis considera que Sabadell, entidad que ha llevado a cabo una política de provisionamiento conservadora que se refleja en adecuados niveles de cobertura, puede mejorar su margen financiero gracias a la repreciación de los depósitos y los ingresos por comisiones. El banco catalán cuenta con un ratio de capital del 11,4%, pudiendo alcanzar el 13% en 2016.

Como aspecto negativo, Banco Madrid apunta a la vinculación de Sabadell a las condiciones macroeconómicas, es decir, las tensiones macro pueden tener impactos muy fuertes en la rentabilidad.

Fuente: http://com.cincodias.feedsportal.com/c/33500/f/624600/s/411bd697/sc/36/l/0Lcincodias0N0Ccincodias0C20A140C120C0A30Cmercados0C1417640A30A20I9182130Bhtml/story01.htm