Las OPV ganadoras y perdedoras de 2014

Alibaba ha sido el mayor estreno bursátil, no sólo de 2014, sino de la historia de Wall Street y a escala mundial. El coloso chino de comercio electrónico captó con la salida a Bolsa 25.000 millones de dólares. Con estos ingresos, Alibaba le arrebata holgadamente el récord mundial al también asiático Agricultural Bank of China, que en 2010 captó unos ingresos de 22.100 millones de dólares. Desde el 18 de septiembre, día del debut en Bolsa, las acciones de Alibaba se han revalorizado más de un 50% y superan ampliamente los 100 dólares, poniendo distancia con los 68 dólares a los que salió.

Esta ha sido solo una de las más de 851 salidas al mercado que, tal y como recoge un informe de Ernst Young, tuvieron lugar en los nueve primeros meses del año en todo el mundo por valor de 186.000 millones de dólares (150.000 millones de euros). Ese dato supone un incremento de casi el 50% del número de estrenos bursátiles y un repunte del 94% en cuanto al valor de estas OPV.
David Galán, de Bolsa General, recuerda que este momento es parecido al registrado en 2010 cuando se “vivió un momento de tranquilidad o pausa tras dos duros años de caídas que las empresas aprovecharon para salir a Bolsa y en estos momentos hay gran liquidez para salir al mercado”.

En España, trece compañías han debutado en el parqué (la mitad de ellas en el Mercado Alternativo Bursátil (MAB), cifras nunca vistas en la Bolsa española. “Pese a los factores de incertidumbre en torno a la debilidad de la economía europea, muchos inversores tienen interés en entrar en la renta variable ante las pocas opciones de la renta fija y por ello ha habido interés en nuevas compañías, en algunos casos, poco representadas en la Bolsa”, explica Rafael Romero, director de inversiones de Unicorp Patrimonio (grupo Unicaja).

De las 13 compañías que se han estrenado en los últimos 12 meses, una de las mejores sin lugar a dudas ha sido Logista. La compañía de logística española está viviendo un momento dulce en Bolsa. Desde que debutó en el parqué el 11 de julio, sus acciones se han revalorizado cerca de un 30% y cotizan en máximos históricos. Victoria Torre, jefa de análisis y producto de Self Bank, señala a “sus buenos resultados y a su atractiva rentabilidad por dividendo” como causas de esta importante revalorización bursátil. Además, en sus escasos seis meses en Bolsa, hay ya nueve sociedades de Bolsa que tienen a su valor en cobertura. Según el consenso Bloomberg, el 60% de las mismas aconseja comprar al tiempo que el 30% dice mantener y, sólo el 10%, vender.

La otra cara de la moneda es para eDreams Odigeo, que debutó en abril y que cae más de un 80% desde ese momento. En los dos primeros meses en Bolsa, la cotización de la compañía de viajes online consiguió mantenerse por encima de los 10,25 euros a los que salió a cotizar pero fue junio el punto de inflexión para el valor y cuando comenzó el calvario, tras un profit warning (revisión a la baja de las previsiones de beneficios).

La noticia del cese de su relación comercial con Iberia –que posteriormente reanudó– tampoco fue bien encajada por los inversores y supuso otro duro golpe para la cotización de eDreams que ha llegado a marcar un mínimo muy cerca de un euro. Victoria Torre, de Self Bank, considera que la compañía se ve muy penalizada por su “excesiva dependencia de Google”. Aun así, ocho analistas siguen la acción, según Bloomberg, y ninguno de ellos tiene al valor en venta. El precio objetivo medio le da un potencial de revalorización de 152% respecto a los precios actuales de cotización.
Applus+ también se sitúa en el lado de los perdedores tras su debut bursátil. Pese a que la compañía –que colocó en Bolsa 1.100 millones de euros– subió un 4,4% en su estreno, convirtiéndose en en el mejor arranque desde Amadeus, cae desde entonces más de un 40%.

El boom del ladrillo cotizado

El resto de empresas que se han estrenado en Bolsa este año son sociedades de inversión inmobiliaria (socimi) y la suerte que están corriendo en su andadura bursátil está siendo bastante dispar. Con las compañías tradicionales del sector todavía recuperándose, las socimis están empezando a despertar, justo cuando se cumple un año desde el estreno, en el MAB de la primera, Entrecampos.

En 2014, llegaron las grandes al parqué:Lar España Real Estate, Axia Real Estate, Merlin Properties e Hispania Activos Inmobiliarios (una sociedad anónima que controla una Socimi).
Lar, que fue la primera en estrenarse este año, concretamente en abril, pierde desde entonces un 10,9% mientras que Hispania, que debutó con pocos días de diferencia, avanza un 7%. Por su parte, Merlin está prácticamente en tablas desde su salida en junio pasado. “La baja rentabilidad de la renta fija, que durará varios años, hace que los inversores busquen nuevos destinos para conseguir mayores intereses, y una de estas alternativas es la inversión en el sector inmobiliario ya que, por ejemplo, los alquileres, proporcionan rentas periódicas”, explica Carlos Fernández, analista de XTB. Este hecho, unido a la caída de los precios en los inmuebles y alquileres, ha dado lugar a que muchas Socimi hayan decidido dar el salto al parqué, lo que además ofrece claros beneficios fiscales para sus accionistas iniciales.

Uno de los principales avales que presenta este tipo de sociedades es la elevada presencia de inversores internacionales en su accionariado. Los fondos norteamericanos Franklin Tempelton y Pimco son los principales accionistas de Lar España, con un 16,9% y un 12,4% de su capital. Axia Real Estate tiene entre sus accionistas a los bancos JPMorgan (5,8%) y UBS (5,2%); e Hispania cuenta con el respaldo de figuras tan relevantes como John Paulson y George Soros.

El MAB ha sido también escenario de numerosos estrenos, en concreto de cinco empresas y una socimi.

Gowex y el MAB

El escándalo de Gowex dañó la imagen del propio mercado pero no disuadió a estas compañías de continuar con sus planes de formar parte de este mercado para empresas en expansión.

Las que ya estaban se vieron forzadas a aclarar su modelo de negocio para marcar distancias con la compañía que ofrecía servicios gratuitos de red wifi. Diego González, de la Eafi Bull4All, indica que “se trata de empresas en expansión, así que para invertir en ellas hay que creer en el negocio y en el proyecto que presenten, entenderlo y que el equipo de dirección genere confianza”.

El escándalo de Gowex ha infringido un serio daño reputacional al MAB que, por ejemplo, provocó una salida del dinero de grandes fondos de inversión que todavía no se ha recuperado, explican fuentes de mercado.

Miguel Antonio Marcos, analista de XTB, considera que “la recuperación del prestigio y por ende de la confianza de los inversores en las empresas del MAB pasaría por un endurecimiento de la regulación y el control sobre las compañías cotizadas en él”. Marcos cree que las exigencias de transparencia deberían equipararse a las que se requieren a las empresas de la Bolsa.

Araceli de Frutos, de la Eafi homónima, añade que los mercados alternativos tienen más riesgo y menos liquidez que otros, lo que el inversor debe valorar a la hora de invertir en empresas del MAB. “Es un mercado que solo está hecho para particulares en caso de que apuesten a muy largo plazo por un proyecto de empresa. Lo que necesitan los inversores es que sus inversiones sean líquidas, que puedan salir sin problemas, y no siempre es el caso del MAB”, aporta. A pesar del duro revés sufrido por el mercado, seis empresas en expansión han saltado al parqué y todas registran rentabilidades positivas aunque algunas están dando más alegrías a sus inversores que otras. Facephi se convierte en la más rentable. La compañía alicantina especializada en el desarrollo y comercialización de software de biometría por reconocimiento facial gana un 43% desde el día de su estreno, en el que subió más de un 100%.

Algo más moderada es la revalorización de NPG Technology que sube un 30% o de Euroconsult, una de las más recientes, que acumula una rentabilidad del 22% en su escasa trayectoria en este mercado.

La última compañía en incorporarse a este segmento de mercado ha sido Home Meal. La cadena de tiendas de comida para llevar, más conocida por la marca Nostrum, dio el toque de campana la pasada semana. En su escasa vida bursátil en el MAB, sus títulos se han revalorizado un 15%, una subida nada despreciable teniendo en cuenta que el Ibex está viviendo una de sus peores rachas de este año.

Only-Apartments, grupo especializada en el alquiler de apartamentos para estancias cortas a través de Internet, fue la primera compañía en salir al MAB después del estallido de la crisis de Gowex. Concretamente, tres semanas después de que el consejero delegado de Gowex reconociera que había falseado las cuentas de los últimos años. Este hecho no ensombreció el debut de Only-Apartments y sube alrededor del 10% desde entonces.

Qué hay que saber antes de acudir a una salida a bolsa

Ante la inminente avalancha de papel, el pequeño inversor tiene que recordar los conceptos básicos para no tomar decisiones de inversión precipitadas y de las que arrepentirse con el paso del tiempo.

1 Qué es una OPV. Es aquella operación por la que se ofrece al público la adquisición o suscripción de acciones de una compañía y, en la mayoría de los casos, implica el registro del folleto en la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). Esta salida a Bolsa puede hacerse a través de una Oferta Pública de Venta (OPV) o de una Oferta Pública de Suscripción (OPS). La OPV es una operación en la que uno o varios accionistas ofrecen en venta sus acciones. El capital social no varía, solo cambiará de manos total o parcialmente mientras que cuando se trata de una OPS, la operación supone que una sociedad ofrece acciones de nueva emisión, producto de una ampliación de capital. Su principal finalidad es la captación de recursos para la financiación de proyectos empresariales, pero también es frecuente que se empleen en reducir deuda.

2 Folleto. El folleto tiene que registrarse en la CNMV y, una vez que este documento cuenta con el visto bueno del organismo supervisor, se da el pistoletazo de salida a la oferta. Leer con mucha atención este documento es fundamental a la hora de evaluar las características y riesgos de la operación y un futuro inversor debe estudiar con atención el folleto antes de cursar órdenes de compra.

3 Calendario a seguir. Tras la luz verde al folleto, comenzará el período de formulación de mandatos. El mandato expresa la voluntad del inversor de participar en una oferta pública. El mandato puede presentarse desde el registro del folleto hasta la fijación del precio máximo minorista, por lo que es revocable mientras que el período de suscripción se inicia una vez fijado el precio máximo minorista y es irrevocable.

4 Cómo cursar los mandatos de compra. Existen unas entidades llamadas colocadoras y las peticiones se pueden realizar en las oficinas de las mismas así como por teléfono o internet. Estas entidades están capacitadas para garantizar la seguridad y la confidencialidad de las órdenes. Dentro del calendario, hay período de revocación durante el cual los inversores que hayan presentado mandatos pueden manifestar su voluntad de no participar finalmente en la oferta y también existe la posibilidad de que haya un prorrateo, procedimiento por el que el cual se efectúa el reparto de las acciones en el tramo minorista en el que caso de que las peticiones de compra (mandatos y solicitudes) excedan del volumen asignado a dicho tramo. A la hora de realizar las solicitudes de compra, la entidad colocadora puede proponer realizar una reserva para que el mandato esté preparado cuando comience el período de contratación. La CNMV advierte que es importante conocer las condiciones definitivas antes de confirmar su orden final. Nunca debe firmarse la orden para acudir a una oferta pública antes de haber consultado el folleto informativo de la compañía y/o el resumen del mismo.

5 Provisión de fondos. El intermediario que se elija tiene derecho a exigir una provisión de fondos para asegurar el pago del precio de las acciones, por lo que el inversor ya no podrá disponer de ese importe desde el momento en que se presente la orden. No hay que inflar la petición. En ocasiones los intermediarios recomiendan solicitar un importe superior al deseado para compensar un posible prorrateo. Sin embargo, esta práctica puede tener efectos perjudiciales. Por ejemplo, si hay menos peticiones de las previstas o se incrementa el número de acciones destinadas al tramo minorista, es posible que se adjudiquen al inversor más acciones de las esperadas, con el riesgo de quedar en descubierto.

6 Fijación de precio. Las ofertas suelen tener tramos: uno minorista que es el destinado a los pequeños inversores, otro para inversores institucionales y/u otro tramo para empleados. A veces, las sociedades fijan una banda de precios previa a la fijación definitiva del precio al que comenzará a cotizar la compañía. Esta banda no será vinculante y dependerá de la demanda de las peticiones llevando el precio definitivo hacia una parte u otra de la banda. Los expertos advierten que cuando la compañía tome la decisión de traspasar acciones destinadas del tramo institucional al minorista suele ser mala señal ya que puede significar que la oferta no está teniendo mucha aceptación entre los grandes inversores..

7 No hacer caso a los rumores. Durante el período de colocación es probable que se difundan informaciones no contrastadas sobre la oferta. El futuro inversor debe tener en cuenta que las decisiones más imprudentes suelen tomarse cuando se otorga a los rumores la categoría de noticia.

8 Comisiones. Aunque en estas ofertas se suele eliminar la comisión de compra, se mantienen las de venta y administración y depósito.

Fuente: http://com.cincodias.feedsportal.com/c/33500/f/624600/s/416c9dbe/sc/24/l/0Lcincodias0N0Ccincodias0C20A140C120C120Cmercados0C141840A0A70A90I6961930Bhtml/story01.htm