Las Eafis promueven la banca privada para todos los públicos

Cambios en el mundo de las empresas de asesoramiento financiero (Eafis). En España existen 132 Eafis y la mayoría establece un mínimo de patrimonio para contratar sus servicios o cobra unas comisiones elevadas que no están al alcance de todos los bolsillos. Sin embargo, frente a estas Eafis orientadas al cliente institucional o a los grandes patrimonios, en los últimos meses han surgido varias empresas de asesoramiento para todos los públicos que buscan dar cabida al inversor minorista. Son una suerte de banca privada, pero adaptada a todos los públicos. Para comenzar a hablar con el departamento de banca privada, hasta ahora había que poner encima del tapete como mínimo más de 300.000 euros. Los asesores han rebajado este umbral de forma contundente.

La figura de la Eafi llegó a España en 2009. Las empresas de asesoramiento financiero se presentan como entidades independientes que aconsejan al inversor qué hacer con su dinero entre los distintos productos que hay en el mercado, al margen de cuál sea el banco o la gestora que lo comercialice. La idea de un asesoramiento financiero a la medida de cada inversor y alternativo al de las entidades financieras tropieza en ocasiones con la barrera del mínimo de patrimonio necesario para contratar los servicios de muchas Eafis. Empresas como Abante Asesores, Ginvest, Bull4All Advisor, Kessler Casadevall, Hugo Beltrán, Capitalia Familiar o Alter Advisory se desmarcan del enfoque generalizado del sector y se dirigen también al cliente particular de poder adquisitivo medio. Lo hacen a través de diferentes vías.

Jordi Justicia Ruz, socio en Ginvest, explica que están centrados en gestionar el patrimonio familiar y que, ante la demanda de inversores con menos importe y la imposibilidad de atenderlos a todos, lanzaron un compartimento denominado Ginvest Smart, dentro del fondo de inversión Gestión Boutique, asesorado por la Eafi. “El vehículo está dirigido a un perfil de inversor concreto, los inversores optan por él asesorados por nosotros”, señala. Con un patrimonio de 2,65 millones de euros, es considerado un fondo de inversión mixto –de renta fija y variable–, según Morningstar. Ana Rafels, de la Eafi Alter Advisory, cuenta que su empresa busca asesorar de forma independiente a todo tipo de inversores. “Se realiza un análisis del perfil de riesgo del inversor y su objetivo de rentabilidad y con ello se elabora una cartera personalizada”, afirma. Esta empresa ha creado un fondo de inversión garantizado que invierte un máximo del 50% en Bolsa.

Estas Eafis no desdeñan al inversor institucional o a los grandes patrimonios, de hecho también cuentan con ese tipo de clientes, pero pretenden extender sus servicios a toda clase de inversores. Así, Juan Manuel Vicente, de Kessler y Casadevall, explica que su servicio de asesoramiento personalizado está pensado de entrada para patrimonios elevados, pero disponen de un servicio en Internet para todos los públicos con un coste muy ajustado.

Los responsables de estas empresas de asesoramiento financiero afirman que su objetivo es ofrecer a todos los públicos un servicio reservado hasta ahora para las grandes fortunas, lo que obliga a los asesores a amoldarse a cualquier tipo de patrimonio. “Este enfoque ha tenido sus dificultades en su implementación, pues aunque la nota común sea poder ofrecer la mejor solución de inversión, exige operar en múltiples canales y adaptar las operaciones de la empresa así como la comunicación con el cliente”, afirma Diego González, socio director de la Eafi Bull4All Advisor.

En este sentido, Félix González, socio director de Capitalia Familiar, explica que prestan la misma atención al patrimonio de los clientes, ya sean 10.000 euros o un millón, aunque matiza que los patrimonios más elevados ofrecen más posibilidades de diversificación. En su objetivo de que ningún cliente se quede fuera, en Capitalia Familiar han desarrollado una opción de diseño y revisión patrimonial con un precio de 30 euros por consulta. Aunque no existen mínimos para contratar sus servicios, varios de los asesores consultados destacan que para un inversor tiene sentido acudir a una Eafi sobre todo a partir de 50.000 euros.

Abante Asesores fue la primera empresa en darse de alta comoEafi enEspaña. Su socia fundadora y directora general,Gadea de la Viuda, explica que además de Eafi son agencia de valores y gestora de fondos. “El objetivo es que el cliente pueda elegir lo que paga: solo por el asesoramiento (a través de la Eafi) o también por gestión (los clientes de la agencia de valores)”, dice. Un 95% de sus clientes lo son de la agencia de valores.

Empresas que aún son grandes desconocidas

“En general, el grado de conocimiento a día de hoy es muy bajo. En la primera media hora con el cliente tenemos que explicar lo que es unaEafi”, afirma Diego González, socio director de la Eafi Bull4AllAdvisor. Las empresas de asesoramiento financiero siguen siendo unas grandes desconocidas entre el público general.

Ello a pesar de que la comercialización de productos complejos como las preferentes entre clientes minoristas por parte de los bancos ha generado dudas sobre algunas prácticas en las entidades financieras, lo que en teoría puede propiciar el acercamiento del inversor a las empresas independientes.

“Mucha gente está enfadada con los bancos por la colocación de productos a clientes que no se ajustaban a su perfil, pero sigue en su entidad de toda la vida por la costumbre”, afirma Ana Rafels, de Alter Advisory, quien destaca que hay inversores que en los últimos años han decidido buscar alternativas independientes a las entidades financieras, pero que son menos de los que cabría esperar.

Gadea de la Viuda, socia fundadora y directora general de Abante Asesores afirma que sí ha notado esa búsqueda de entidades independientes. De la Viuda cree que el mercado no bancario debería tener una cuota superior en España. “Cuando entre 1998 y 2001 hubo una venta de muchas entidades independientes a bancos extranjeros y españoles, este sector representaba entre un 9% o un 10% del mercado. Ahora es mucho menos”, explica.

Por su parte, Hugo Beltrán Martín, registrado como Eafi a inicios de año en Santa Cruz de Tenerife con su mismo nombre, explica que busca clientes con necesidad de asesoramiento financiero, “ya sea porque no tienen los conocimientos financieros suficientes para administrar sus finanzas personalmente o porque han tenido alguna mala experiencia con su entidad”.

Fuente: http://com.cincodias.feedsportal.com/c/33500/f/624600/s/38590f95/sc/36/l/0Lcincodias0N0Ccincodias0C20A140C0A30C180Cmercados0C13951651110I0A0A950A80Bhtml/story01.htm