Las cinco claves del crudo en mínimos desde 2009

 

El petróleo Brent, de referencia en Europa, ha marcado esta mañana un nuevo récord al caer de los 50 dólares el barril, un nivel que no registraba desde la primavera de 2009. El precio caía alrededor del 2% esta mañana, mientas los países del Golfo Pérsico siguen insistiendo en que el exceso de oferta en el mercado persistirá, lo que abre la puerta a más caídas. A media sesión, se ha dado la vuelta  y repunta hasta superar los 51 dólares..

“El desplome del precio del petróleo no deja indiferente a nadie” decían los analistas de Bankinter en su informe de previsiones para 2015 presentado a finales de diciembre. Y así está siendo. El Brent, que despidió el año en 57,33 dólares por barril, con una caída anual del 48% y del 56% desde los máximos del año que marcó el oro negro al tocar los 115 dólares, ha caído hoy por debajo de los 50 dólares por barril, por primera vez desde 2009. La gran pregunta es dónde está el suelo y cuáles son las causas y las consecuencias de esta caída constante.

1- Dónde está el suelo.

El precio del petróleo podría car hasta los 45 dólares por barril

Los precios bajos del crudo serán la tónica dominante en los próximos años. Desde Bankinter manejan una estimación de entre 60 y 65 dólares por barril para cerrar 2015 y de entre 70 y 80 dólares para 2016. La firma de análisis cree que si no se producen recortes en la producción, el precio del Brent podría llegar a caer, en el corto plazo, hasta los 45 dólares por barril y la OPEP podría seguir perdiendo cuota de mercado. Por su parte, Bank of America Merrill Lynch considera que el mercado podría encontrar un suelo para el precio del petróleo alrededor de los costes de operaciones, lo que podría suponer ver el west texas alrededor de 35 dólares por barril en el corto plazo al tiempo que el Brent podría caer hasta los 40 dólares. Otras firmas de análisis como Carax-AlpahValue manejan unas estimaciones de 50 dólares para 2015 y de 63 dólares para 2016.

2- Por qué se produce esta caída.

La clave de la caída del precio del oro negro tiene que ver con el creciente superávit de crudo por tres vías. En primer lugar, por la menor demanda. La recesión de países como Rusia o la confirmación de la ralentización de China han agudizado las bajas expectativas de consumo de crudo que ya se preveían. La OPEP, en su último informe, redujo la estimación de la demanda global para 2015 hasta 91,13 millones de barriles diarios (nivel más bajo de la última década), lo que supone una ralentización en el crecimiento hasta 930.000 barriles diarios frente a un 1,05 millones de barriles diarios en la estimación anterior. El recorte se produce de manera generalizada. En los países de la OPEP, la demanda ha alcanzado el nivel más bajo desde 2013 (estimándose que aumente en 2015 en la subida de 300.000 barriles diarios hasta 28,92 millones barriles diarios), pero especialmente se ha producido un menor incremento en la demanda de los países de la OCDE.

En segundo lugar, la oferta sigue aumentando especialmente en EE UU por el auge del shale oil (en 2014 se estima un aumento de 1,72 millones diarios y en 2015 de 1,36 millones barriles diarios), de tal manera que en sólo dos años están introduciendo en el mercado más de 3 millones de barriles diarios adicionales, generando importantes excedentes de suministro. También hay que tener en cuenta, la nueva producción, es decir, la explotación de nuevos yacimientos (aproximadamente 0,7 millones de barriles diarios en 2015) aunque, en nuestra opinión, con niveles tan bajos de precios debería tender a tasas de crecimiento muy bajas en 2016. Por tanto, la producción mundial de crudo en 2015 podría situarse por encima de 93 millones de barriles diarios desde 86 millones de barriles diarios en 2013. Y en tercer lugar, por el aumento de los inventarios.

 3- Nuevo contexto para las economías.

Los bajos precios del crudo tendrán un impacto positivo para la economía global

La caída del precio del crudo tendrá un impacto muy positivo en las economías. “Los bajos precios del crudo tendrán un impacto positivo para la economía global, favoreciendo el entorno para la recuperación, dado que se traducen en ahorro de costes de producción para la mayoría de las industrias (excepto para las petroleras y auxiliares del sector) y mejora en términos de competitividad.Por otra parte, la menor diferencia entre el precio de la energía en EE UU (WTI) y en Europa (Brent) podría favorecer la inversión en la Eurozona”, explican desde Bankinter. Los analistas creen que esto supone un desahogo para los países importadores de petrolero, especialmente un alivio para las elevadas tasas de inflación de muchos emergentes (Turquía e India, por ejemplo).

4- Nuevo contexto para otros sectores económicos.

Una de las materias primas que se podría ver favorecida por el bajo precio del petróleo es el carbón que acumuló una caída del 29% en 2014, ya que gran parte de los costes para su extracción son derivados del consumo de energía (crudo). De tal manera que, los márgenes de algunas grandes mineras podrían mejorar a pesar de que la demanda de carbón seguirá siendo débil durante los próximos cinco años, especialmente por el menor consumo de China.

Por otro lado, países productores como Australia e Indonesia han seguido aumentando la producción en un esfuerzo por reducir los costes unitarios, pero muchas minas se han visto forzadas a cerrar por falta de rentabilidad, lo que se traduce en una disminución de la oferta que debería facilitar que el mercado se reequilibre. “Las empresas que han logrado sobrevivir se han visto y se deberían seguir viendo favorecidas por la depreciación de las divisas locales, abaratando las exportaciones y, ahora, con un menor coste de extracción gracias al petróleo. Por lo que, el precio del Carbón podría comenzar a repuntar”, explican los expertos.

5- Precio de las gasolinas

Los precios de los carburantes de automoción en España han caído hasta situarlos en niveles similares a los que se registraban en octubre de 2010. Según datos del Ministerio de Industria consultados por Efe, el litro de gasóleo de automoción cuesta hoy una media de 1,098 euros en las estaciones de servicio de la Península y Baleares y el de gasolina de 95 octanos, 1,151 euros. Los datos oficiales del boletín petrolero de la Comisión Europea, que habitualmente se publican cada semana, no se han actualizado desde mediados de diciembre.

Así, de acuerdo a los datos de Industria -que registran el precio de venta de todas las gasolineras de España-, el gasóleo cuesta una media de 1,098 euros, un 10,6% menos que a principios de diciembre y un 17,07% menos que en septiembre. Esto significa que el usuario de un vehículo diésel con un depósito medio de 50 litros paga ahora 54,9 euros por el llenado, 11,3 euros menos que a finales de verano.

Por su parte, la gasolina de 95 octanos cuesta una media de 1,151 euros el litro, lo que supone una rebaja del 11 % con respecto a los precios que marcaba hace un mes y del 18,54 % con respecto a principios de septiembre. De esta manera, el llenado de un depósito medio de gasolina cuesta 57,55 euros, 13,1 euros menos que en septiembre.

Fuente: http://com.cincodias.feedsportal.com/c/33500/f/624600/s/421330d7/sc/42/l/0Lcincodias0N0Ccincodias0C20A150C0A10C0A70Cmercados0C1420A6195620I9612360Bhtml/story01.htm