La tensión en Ucrania ¿riesgo de nueva tormenta o pánico pasajero?

¿Nueva tormenta a la vista o pánico pasajero? Los mercados contienen el aliento, pero la tensión de fondo parece relajarse. La tensión en Crimea dejó ayer las Bolsas de todo el mundo teñidas de rojo. Hoy, aparentemente, hay indicios de que se impondrá la solución negociada. El presidente de Rusia, Vladímir Putin, ha ordenado retornar a sus cuarteles a las tropas que participaron en los ejercicios militares que comenzaron el pasado día 26 en el oeste y centro del país, según informó hoy el Kremlin y recoege Efe.

Así, la Bolsa de Moscú y el rublo se reponen del batacazo de ayer. El índice Mices sube un 2,5%, tras perder ayer más del 10%, mientras la divisa rusa sube un 0,3% hasta los 50,013 euros. Las ganancias también son la tónica en los europeos, que en el caso del Footsie británico son del 0,7%. En Asia, el Nikkei se repone de las pérdidas cierra con una subida del un 0,5%. Todo, después de una jornada con pérdidas del 2% al 3% en los mercados europeos.

En las divisas, el euro gana posiciones frente a la moneda estadounidense: sube un 0,13% hasta los 1,37 dólares. También se notó la menor tensión en el mercado de energía, con descensos del 1% en el Brent, que registró el lunes la mayor alza en tres meses.

Así, los analistas no consideran que los efectos negativos de ayer sean muy duraderos, y más bien apuntan a la tensión bélica en Crimea como un argumento para la realización de beneficios. Nuria Álvarez, analista de Renta 4, cree que las Bolsas han sobrerreaccionado a la tensión ucraniana y que “esta situación puede estar usándose como excusa para la toma de beneficios”.

Ayer, la “inesperada” decisión del Gobierno ruso, señalan desde Link Securities, “pilló” a las grandes potencias  “con limitada capacidad de reacción”, lo que provocó que “muchos inversores se decantaran por reducir riesgo, rotando posiciones desde la renta variable a activos considerados como más seguros como los bonos”. Con todo, la reacción de los inversores “será moderada ya  que, a día de hoy, consideramos que todavía hay margen para evitar el peor de los escenarios:  guerra entre las tropas rusas y el ejército ucraniano con objeto de evitar la secesión de Crimea”.

Los expertos,con todo, reconocen el riesgo geopolítico de la situación. En opinión de Barclays, “no debe menospreciarse, pero las conexiones directas en lo económico y lo financiero entre los dos países no son lo suficientemente grandes como para causar un problema en la economía rusa”. La gran parte de los bancos ucranianos son estatales o están en manos de accionistas locales. Más allá de eso, los bancos rusos son los más expuestos al sistema financiero de Ucrania, con una exposición de 28.000 millones de dólares, equivalente al 1,2% del PIB ruso. Los bancos austriacos son los siguientes, con un riesgo por 7.000 millones de dólares.

Ayer el propio presidente del BCE salió a templar los ánimos. “Si miramos los lazos financieros y comerciales de Ucrania con la eurozona, vemos que son bastante reducidos”, señaló Draghi ante la Comisión de Asuntos Económicos y Monetarios de la Eurocámara. Y explicó que Ucrania supone “menos del 1% de la demanda extranjera de bienes exportados por la eurozona”, de modo que “lo más probable es que el impacto económico sea relativamente limitado”.

Todo esto después de que el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, declarara esta madrugada que Rusia ha violado la ley internacional con su intervención militar en Ucrania , y adviertiera de que el gobierno de  EE UU estudiaba una serie de sanciones económicas y diplomáticas. De momento, Washington suspendió sus negociaciones con Rusia para estrechar sus lazos comerciales y de inversión debido a la intervención militar de este país en la península ucraniana de Crimea.

Fuente: http://com.cincodias.feedsportal.com/c/33500/f/624600/s/37c1257b/sc/11/l/0Lcincodias0N0Ccincodias0C20A140C0A30C0A40Cmercados0C13939143370I3979250Bhtml/story01.htm