La subida de rating allana el camino para rebajar la prima a 150 puntos

La nota de solvencia de la deuda española comenzó a deteriorarse sin remedio desde 2010, cuando comenzó a arreciar la crisis económica y de deuda soberana en la zona euro. Con su anuncio del viernes, Moody’s cambia el rumbo y aleja un poco más a España –en concreto dos escalones– del nivel de bono basura en el que caen los activos que pierden la confianza de los inversores, al menos según el criterio que marcan las agencias de calificación financiera y que no se ha librado de las críticas del propio mercado después de su malograda contribución a la burbuja que se creó en Estados Unidos con las hipotecas subprime.

Con la subida de rating de Baa3 a Baa2, Moody’s concede un reconocimiento a la deuda soberana española que ya han venido anticipando los inversores, lo que explica la tranquilidad con que el mercado respondió ayer a la noticia. Así, el bono español se mantuvo en el nivel del 3,55% –los mínimos de mayo de 2006 en que ya cotizaba la semana pasada– y la prima de riesgo quedó en los 187, mínimos desde mayo de 2011, y sin apenas cambios desde el viernes.

“El mercado ya descontaba la noticia, que será un soporte muy importante para la deuda española”, señala Javier Guzmán, analista de deuda soberana de Société Générale. Para Javier Ferrer, responsable de la mesa de deuda de Ahorro Corporación, “el mercado ya asumía que la subida de rating iba a llegar”, y añade que la mejora de la calificación financiera prepara el camino para una rebaja en la prima de riesgo española del entorno de otros 30 puntos, hasta los 150 puntos básicos.

“No era razonable que España tuviera peor rating de Italia”, sostiene Ferrer. Un argumento que se refleja en el mercado de CDS, donde el riesgo de impago sobre la deuda española a diez años se pagaba ayer a 179, un nivel similar al del pasado viernes, frente a los 202 de Italia. Con la mejora del rating de España, la calificación concedida por Moody’s a ambos países queda igualada en Baa2. “El cambio de Gobierno en Italia se ha percibido bien, pero esas buenas iniciativas hay que demostrarlas. Y ahí España tiene ventaja”, defienden en Société Générale.

La mejora de rating de Moody’s contribuirá por tanto a abaratar un poco más el coste de financiación del Tesoro en un año de fuertes exigencias, en el que deberá captar 133.300 millones de euros en deuda a medio y largo plazo, sin perder de vista que el ratio de deuda sobre el PIB se ha disparado al 93,7%. Hoy el Tesoro regresa al mercado con una colocación de letras a tres y 9 meses en la que espera captar hasta 3.000 millones de euros.

Fuentes financieras señalan que la mejora del rating ayudará a persuadir en favor de la deuda soberana española, especialmente al inversor estadounidense y japonés, y a los fondos de inversión de renta fija. Sin embargo, no es previsible una fuerte entrada de dinero procedente de los fondos de inversión a consecuencia únicamente del alza de rating.

“Los grandes límites que marcan las decisiones de inversión de los fondos de renta fija en función del rating del activo están en el grado de inversión y en si es o rating A”, sostiene Ignacio Victoriano, gestor de fondos de renta fija de Renta 4. Es decir, las grandes salidas se producen cuando el rating pierde la triple B y entra en el terreno de la inversión especulativa y las grandes entradas, cuando da el salto de la B a la A, considerada ya una buena calificación. 

“La mejora dará solidez y estabilidad a quienes apuesten por la renta fija”, sostiene Francisco Sáinz, director de gestión de renta fija de Ahorro Corporación, que apunta además al efecto contagio y cíclico que ejercen unas agencias de rating sobre otras. Fich deberá pronunciarse sobre España el 25 de abril y SP, el 23 de mayo, cuando podrían llegar nuevas subidas.

Fuente: http://com.cincodias.feedsportal.com/c/33500/f/624600/s/377c756c/sc/16/l/0Lcincodias0N0Ccincodias0C20A140C0A20C240Cmercados0C1393270A7930I6644470Bhtml/story01.htm