La banca encara 2015 saneada pero con dudas sobre su rentabilidad

La banca deberá reinventarse, de nuevo, si quiere sobrevivir. Después de acaparar el foco de atención en España durante los últimos tres años, por el inacabable proceso de integración y la solicitud de un rescate financiero millonario para recapitalizar a las entidades más débiles, resulta que la industria no tiene ni mucho menos garantizado un futuro plácido. 

El máximo responsable del Banco de España, Luis María Linde, ha sido muy contundente esta mañana ante algunos de los principales espadas del sector –reunidos en unas jornadas financieras– al advertirles sobre los riesgos que afrontarán las cuentas de resultados de los bancos en los próximos años.

“Existe preocupación por la reducida rentabilidad”, ha sentenciado Linde, aún cuando los test de estrés han revelado que la banca tiene una “aceptable holgura en términos de solvencia”. Los dos factores que condicionarán los rendimientos obtenidos por los bancos son los ínfimos tipos de interés, que limitarán los márgenes del sector, y las dudas sobre la recuperación económica.

Linde recordaba que “una rentabilidad reducida dificulta la acumulación orgánica de capital”, en un contexto regulatorio en que cada vez se les exige mayores ratios de solvencia a las entidades financieras. Además, esta baja rentabilidad introduce “dudas sobre la sostenibilidad a medio plazo del negocio bancario”. A juicio del gobernador, las entidades bancarias tendrán que adaptar sus estrategias y modelos de negocio para mejorar su rentabilidad de forma sostenida.


El ejemplo de Bankia

Varios de los directivos que intervinieron en el Décimo Encuentro del Sector Bancario, organizado por IESE y EY, coincidieron en el diagnóstico. Uno de los que más alineo con las tesis de Linde fue José Sevilla, consejero delegado de Bankia. “Cuando me reúno con los empleados de las oficinas, por toda España, siempre les digo que nunca antes se ha hecho banca con los tipos de interés rozando en el 0%”.

Aunque la presión en márgenes ha mejorado en los últimos trimestres, con la caída de la remuneración de los depósitos bancarios, Sevilla recordaba que las previsiones apuntan a que los tipos de interés se mantendrán en mínimos históricos durante varios ejercicios, “lo que presionará al margen de clientes” (la diferencia entre el tipo de interés que cobra el banco por prestar dinero, y el que paga por financiarse).

Una de las palancas que deberá utilizar el sector para impulsar la rentabilidad es el control de costes y el aumento de la productividad. En este sentido, Sevilla recordó que Bankia tiene “el récord Guinness en reducción de la capacidad instalada, puesto que en 2013 pasamos de 3.000 a 1.900 oficinas”.

Esta disminución de la red y de la plantilla ha permitido a la entidad ser más productiva. Así, el volumen de negocio por oficina ha crecido en un año un 11,1%, hasta 119 millones de euros, y el volumen de negocio por empleado un 17,4%, hasta 16 millones de euros, “uno de los más altos de España”.

A su juicio, los esfuerzos realizados por la industria entre 2010 y 2014 para disminuir sus costes, irán dando sus frutos en los próximos ejercicios, puesto que las indemnizaciones se van amortizando a lo largo de varios años.

El presidente de la Asociación Española de Banca (AEB), José María Roldán, apuntó a un factor adicional que favorecerá la recuperación de la rentabilidad del sector: las menores necesidades de provisiones. Después de varios ejericicios reconociendo enormes pérdidas por los excesos durante la burbuja inmobiliaria, en los próximos años estos saneamientos ya restarán en las cuentas de resultados. “La caida de la remuneración del pasivo, el descenso de las necesidades de provisiones y los menores costes generales empezarán a rendir sus frutos en los próximos años”, apuntó Roldán.


Necesidad de reformas

El gobernador del Banco de España también apuntó que España debe continuar con las reformas, especialmente las destinadas a elevar la competitividad del país en el escenario internacional y a “mejorar la calidad del gasto público”. Ha dicho que pese a las nuevas dudas surgidas en torno a Grecia, Europa está lejos de una nueva crisis de deuda soberana.

Así, ha advertido de la existencia de riesgos de que resurjan las preocupaciones por la deuda soberana, que podrían acentuarse si empeorara sustancialmente el contexto económico.

Linde se desmarca de
los peritos del ‘caso Bankia’

M. M. M.

Tras su intervención en el encuentro financiero y a preguntas de los periodistas, el gobernador del Banco de España ha declinado respaldar las conclusiones del informe pericial sobre el caso Bankia, elaborado por dos inspectores de la institución, y que señala importantes fallos contables tanto en la creación de este banco como en su salida a Bolsa.

Linde ha asegurado que los inspectores del Banco de España elaboraron el informe en calidad de peritos. “El Banco de España propuso a los inspectores, pero fueron nombrados por el juez”. El Gobernador, preguntado por la prensa tras su intervención en unas jornadas financieras organizadas por el IESE, ha pedido prudencia a la hora de valorar el informe, “que es muy extenso y complejo”.

Preguntado por la posibilidad de que la difusión del informe obligará a introducir cambios en el modelo de supervisión, Linde ha recordado que la institución ya ha llevado a cabo tres reformas en los últimos dos años, y que la adopción del Mecanismo Único de Supervisión también está obligando a importantes cambios en el Banco de España.

Fuente: http://com.cincodias.feedsportal.com/c/33500/f/624600/s/414b3c7f/sc/33/l/0Lcincodias0N0Ccincodias0C20A140C120C10A0Cmercados0C141820A47290I5710A830Bhtml/story01.htm