Gamesa, viento a favor

Gamesa alcanzó el jueves un acuerdo de refinanciación que le permite reemplazar dos préstamos sindicados, con vencimientos en junio de 2016 y el mismo mes de 2018, por un nuevo crédito único de 750 millones de euros con vencimiento en diciembre de 2019. Aprovechando la mejora de las condiciones de mercado y la bajada de tipos, la fabricante de aerogeneradores logró reducir sus costes de endeudamiento sobre una buena parte de los más de 1.800 millones de financiación de los que dispone actualmente.

“Se trata de una buena noticia”, avanzaban los analistas de Bankinter, que “probablemente será recogida positivamente por el valor”. Un impacto alcista que el mercado no recogió el viernes, cuando cayó un 2,37%. El contrato, sellado con una quincena de entidades nacionales e internacionales, es en todo caso el último paso al frente de la compañía en un año en que ha logrado consolidar su vuelta al beneficio –en 2013 ganó 45 millones tras perder 659 millones el ejercicio anterior– reforzando su expansión internacional.

“La compañía está imparable en los últimos meses, habiendo conseguido importantes acuerdos en China, India, Jordania o Grecia, por ejemplo”, destaca Victoria Torre, responsable de análisis de Self Bank. “Tiene gran exposición a mercados emergentes, especialmente México, India y Brasil que están muy comprometidas con las energías renovables.

Estas divisas emergentes han presentado una mejora desde hace unos meses gracias a la debilidad del euro y esta circunstancia afecta positivamente a la cuenta de resultados de la empresa”, continúa, reseñando que la firma ha elevado un 14% las ventas en los tres primeros trimestres del año, logrando un incremento de beneficios del 106%, hasta los 64 millones. Un salto que la analista achaca especialmente a la fuerte demanda que recibe de Latinoamérica, donde rubrican ya más de un tercio de sus ventas totales.

Este año, además, ha venido marcado por la joint venture que Gamesa ha puesto en marcha con el gigante francés Areva para desarrollar el negocio de la energía eólica marina, conocida como offshore. La firma afronta esta etapa además con una renovada fortaleza tras la ampliación de capital acelerada que celebró en septiembre, cuando captó 236,10 millones, cerca del 9,99% de su capital social de entonces.

La operación contó con el apoyo de Iberdrola, su accionista mayoritario con un 19,7% del capital y dio entrada a “un gran número de inversores cualificados e institucionales” de todo el mundo, informó Gamesa.

El objetivo era, según la firma, permitir “captar oportunidades de negocio adicionales a las previstas en el Plan de Negocio 2013-2015”. Solo desde entonces, la multinacional española ha logrado contratos adicionales en China, Brasil o México y ha entrado en nuevos mercados como Jordania.

“Esperamos que Gamesa logre unos sólidos resultados en el cuarto trimestre”, avanza el último informe de Goldman Sachs sobre la compañía, en el que elevan su recomendación de neutral a comprar, en previsión de que la compañía incremente sus ingresos a un ritmo de dos dígitos el próximo año.

“Esperamos que la exposición de Gamesa a mercados emergentes le permita aumentar su cuota de mercado hasta alcanzar un 7%”, prosigue el documento, matizando también que el actual precio de la acción ya “refleja el peor escenario” posible ante la retirada de los estímulos a la energía eólica en EE UU.

Con todo, el valor ha sido uno de los más castigados de la semana, la más negra del Ibex desde junio de 2012, con un descenso acumulado del 10,38% que lo dejó en los 7,79 euros en medio de la volatilidad que impone a las energéticas la fuerte caída del crudo. Un ajuste que reduce al 2,84% el alza del valor en lo que va de año.

La cifra, eso sí, deja margen de crecimiento hasta los 9,38 euros por acción de precio objetivo que marcan de media los 19 analistas que siguen habitualmente el valor. De ellos, nueve recomiendan comprar, seis mantenerlo en cartera y cuatro más vender.

Destacan entre sus defensores los expertos de CaixaBank, que le conceden un precio objetivo de 12,40 euros por acción, o JB Capital Markets, que apuntan a los 11.50 euros, mientras que entre sus detractores se encuentra Ahorro Corporación, que le otorga un precio de 7 euros o Alphavalue, que sitúa el valor en 8 euros.

Las claves

El ajuste. Gamesa puso en marcha un severo plan de ajuste en 2012, cuando anunció la salida de 1.800 empleados, el 20% de su plantilla, 500 de ellos en España, país que en poco más de una década pasó de ser su mercado principal a un área residual en cuestión de ventas al estallar la crisis. Los analistas valoran positivamente la cura de adelgazamiento y el desapalancamiento llevado a cabo.

Las fortalezas. “La compañía cuenta con un potencial alcista del 18%”, destacan desde Selfbank, donde valoran positivamente su diversificacion geográfica, bien asentada en países emergentes que han puesto el foco en las energías renovables, así como las recientes operaciones de ampliación e capital y el acuerdo de refinanciación alcanzado esta misma semana.

Los riesgos. Desde Goldman Sachs, que acaba de revisar al alza su valoración y previsiones sobre la firma, creen que el gran riesgo que pesa sobre la compañía es que los márgenes de negocio se resientan.

Fuente: http://com.cincodias.feedsportal.com/c/33500/f/624600/s/416c9dba/sc/36/l/0Lcincodias0N0Ccincodias0C20A140C120C120Cmercados0C141840A85270I5288910Bhtml/story01.htm