El incansable rally del Tesoro aún tiene recorrido

La velocidad de recuperación de la deuda pública española asombra a los expertos. Los objetivos fijados por algunos gestores para el conjunto del ejercicio se han cumplido en tan solo un trimestre y las preguntas que surgen ahora son: ¿hasta dónde y hasta cuándo puede mantenerse esta mejoría?

Hace un año, el tipo de interés implícito del bono español a 10 años rondaba el 5% en los mercados secundarios. En 12 meses, esta rentabilidad ha caído en casi 200 puntos básicos y el viernes cerraba la sesión por debajo del 3,2%, haciendo ganar mucho dinero a todos los inversores que tenían en su cartera estos bonos.

La revalorización de las emisiones del Tesoro Público no ha sido un caso aislado. Toda la deuda periférica ha vivido un rally sin precedentes desde las famosas palabras de Mario Draghi, presidente del BCE, en verano de 2012, reafirmando su compromiso sobre el futuro del euro. En un año, el bono portugués a 10 años ha caído del 6% al 3,8%, el italiano del 4% al 3,2%… e incluso el griego ha pasado del 10% al 6,15%.

“La deuda pública española ha hecho ya mucho recorrido. Nosotros esperábamos que el bono a 10 años acabara el año en el 3,25%, pero ya está en ese nivel”, explica Sergi Pallerola, responsable de la gestión de carteras de Andbank. Para este especialista, los datos fundamentales de la economía española indican que el bono ya no tiene mucho margen de mejora, pero advierte de que “en ocasiones hay gente que sigue comprando incluso a precios que parecen caros, por la abundancia de liquidez”.

La mejoría de la prima de riesgo española (que mide el diferencial de riesgo con Alemania) ha ido en paralelo a la caída de la rentabilidad del bono y en unos meses ha caído de los 300 puntos básicos a bajar el viernes de los 160 puntos básicos. “La próxima barrera psicológica para la prima de riesgo española son los 150 puntos básicos, pero podría bajar con facilidad de esa cota en los próximos meses”, apunta Martin Harvey, del equipo de renta fija de la gestora Threadneedle. “Los aspectos técnicos apuntan a que la mejoría de los márgenes en los bonos periféricos podría continuar”.

Todos los expertos consultados coinciden en que la caída la rentabilidad de la deuda pública periférica va a mantenerse en los próximos meses. Ahora bien, ¿cómo puede aprovechar el inversor esta tendencia?

“Nosotros seguimos viendo valor en la deuda soberana periférica en la medida en que la situación macroeconómica de los países periféricos mejora”, apunta Ascensión Gómez, gestora de renta fija de TREA Capital. “En España la prima de riesgo puede llegar a 100 puntos básicos desde los 160 actuales; esto es equivalente a una rentabilidad del bono español en el entorno del 2,75% al 3%. Gran parte de este movimiento de reducción de primas de riesgo seguirá protagonizado por los bonos de países periféricos, que continuarán reduciendo rentabilidades”, añade.

Preferencia por los plazos largos

A la hora de elegir por qué tipo de activo del Tesoro apostar, algunos expertos creen que darán mejores resultados aquellos con plazos más largos, pese a un horizonte de tipos al alza. “Nos gusta más el tramo más largo de la curva de deuda. Los tramos cortos pagan rentabilidades muy reducidas”, apunta Germán García Mellado, gestor de renta fija de Banco Madrid.

Este especialista es algo más cauto respecto al nivel que puede alcanzar la prima de riesgo a fin de año (lo fija en 140 puntos básicos) y recuerda que también jugará a favor de la prima un repunte del bono alemán, que se mueve en paralelo al de EE UU. Respecto a otros mercados, tanto Pallerola como García Mellado destacan que el bono portugués (especialmente el cinco años) puede ofrecer más recorrido en 2014 que el español.

Fuente: http://com.cincodias.feedsportal.com/c/33500/f/624600/s/390570de/sc/14/l/0Lcincodias0N0Ccincodias0C20A140C0A40C0A40Cmercados0C13966336360I46820A70Bhtml/story01.htm