El Ibex sigue al resto de Bolsas europeas y cede un 0,18%

El Ibex rompe su racha de cinco sesiones consecutivas al alza, aunque conserva los 10.200 puntos. La falta de referencias relevantes y el mal tono del resto de Bolsas europeas han arrastrado al selectivo español. Esta vez ni la apertura alcista de Wall Street, impulsado por un buen dato de ventas de viviendas, ha permitido a los índices del Viejo Continente cerrar en verde. Las Bolsas europeas siguen buscando un apoyo al que agarrarse mientras que en Estados Unidos el SP sube un 0,32%, de nuevo al asalto de sus nuevos máximos, el Dow Jones se revaloriza un 0,39% y el Nasdaq tecnológico, un 0,62%.

En el Ibex, Ferrovial ha liderado las subidas del día con un alza del 3,24%. Le siguen en los avances Técnicas Reunidas (2,78%) y Sacyr (1,94%). En el lado de las caídas, destaca ArcelorMittal (-1,76%), Mediaset (-1,69%) y OHL (-1,59%). Todo ello en una jornada repleta de resultados empresarialesen el Ibex. Los inversores han recibido con subidas las cuentas anuales de Repsol (+1,01%) y Ebro Foods (+0,35%) y con bajadas las de  Abertis (-1,5%), Red Eléctrica (-1,24%), Jazztel (-1,31%) e Indra (-0,32%). Mañana presentan sus resultados Grifols, Acciona, Mediaset, Telefónica, OHL, Gamesa, Viscofan y ACS. En el Mercado Alternativo Bursátil, la CNMV ha suspendido hoy la cotización de Zinkia. La compañía creadora de Pocoyó ha pedido el concurso voluntario de acreedores.

Una de las pocas referencias macroeconómicas del día ha sido el indicador de confianza de los consumidores en Alemania elaborado por el centro de estudios GfK, que subió hasta los 8,5 puntos, frente a los 8,3 puntos del mes anterior. Es su mayor nivel desde enero de 2007. Sin embargo, el dato no ha servido de impulso para las Bolsas. El Dax se ha dejado un 0,2%. Al otro lado del Atlántico, se ha publicado el dato de las ventas de viviendas de enero, que subieron un 9,8% hasta las 468.000, el mejor dato desde 2008 y por encima de lo esperado por el consenso de los analistas. Todo ello, a pesar del temporal de nieve, que ha sido la principal justificación de algunos datos modestos de actividad económica en Estados Unidos.

Las Bolsas miran a Wall Street y a su vez allí todas las miradas están puestas en Janet Yellen, presidenta de la Reserva Federal estadounidense (Fed, según sus siglas en inglés), quien mañana comparecerá ante la Comisión Bancaria del Senado. Victoria Torre, analista de Self Bank, explica que “aunque la mejoría de la salud de la economía estadounidense es evidente, algunos indicadores macroeconómicos siguen despertando dudas”. Esta intervención de Yellen se pospuso, precisamente, por las inclemencias meteorológicas, la principal razón a la que los analistas achacan esos datos frágiles. “La comparecencia debería indicar el porqué de la debilidad de las últimas referencias macro publicadas, que son justificadas con condiciones climatológicas adversas, pero que podrían encontrar explicación en otras circunstancias que tendrá que determinar”, añaden desde el departamento de análisis de Bankinter.

Los inversores estarán pendientes de las palabras de la presidenta del banco central estadounidense sobre la retirada gradual de los estímulos del organismo que preside. Las actas de la última reunión del Comité de mercado abierto de la Fed muestran que existe división interna y voces discrepantes sobre cuándo afrontar una hipotética subida de tipos de interés. “Se espera que Yellen aclare cuáles son las intenciones reales del banco central estadounidense en materia de política monetaria y dé un esbozo de cuál es la agenda de la Fed de cara a la reducción de estímulos. Será interesante comprobar si es capaz de tranquilizar a los mercados, transmitiéndoles la sensación de que la Fed tiene todo bajo control”, explican desde Link Securities.

Estabilidad en el mercado secundario de deuda, con el interés del bono español a diez años en el 3,53%. La prima de riesgo sube ligeramente hasta los 191 puntos básicos porque la caída del bund alemán, que baja hasta el 1,615%, es mayor que la de su homólogo español.

En el mercado de divisas, el euro baja hasta los 1,3672 dólares. Por su parte, el yuan chino es noticia por sus descensos de los últimos días. Ayer registró su mayor caída diaria frente al dólar desde 2010 al pasar de 6,097 unidades hasta las 6,1234. Hoy sigue depreciándose hasta las 6,1244. Según los expertos, el banco central del país asiático está moviéndose para evitar la entrada de inversores especulativos en su divisa. Actualmente, la variación del tipo de cambio no puede sobrepasar, ni al alza ni a la baja, un 1% de la franja de operación diaria, un precio medio que otorga el banco central. Los analistas interpretan que el banco central está provocando esta caída de su moneda deliberadamente, incluso con compras de dólares, para dejar claro a los inversores que es él quien lleva la iniciativa y con la vista puesta en una posible flexibilización de ese límite de la variación en el tipo de cambio.

Fuente: http://com.cincodias.feedsportal.com/c/33500/f/624600/s/378b8727/sc/36/l/0Lcincodias0N0Ccincodias0C20A140C0A20C260Cmercados0C13933973780I8476110Bhtml/story01.htm