El Ibex recupera todo lo perdido con un alza del 2,5%; el bono, en mínimos de 2006

El pánico en las Bolsas europeas ha sido pasajero… De momento, la tensión de fondo parece relajarse y, tras las caídas de ayer en las Bolsas ante la escalada bélica en Crimea, las órdenes de compra se han impuesto con fuerza. La situación prebélica ha dado paso a un cruce de declaraciones entre EE UU y Rusia y amenazas de sanciones comerciales recíprocas.

El Ibex, de hecho, ha escalado un 2,51%, hasta los 10.126,7 puntos. Ya está por encima del cierre del pasado viernes. La sesión de ayer parece que ha sido un mal sueño. Está por ver,eso sí, qué ocurre esta noche y cómo concluye Wall Street. Al cierre de las Bolsas europeas el Dow Jones, el SP y el Nasdaq suben alrededor de un 1,5%.

En el mercado de deuda, el bono español actúa como refugio: atrae dinero y su rentabilidad  a 10 años cae hasta el 3,45%, mínimos desde febrero de 2006. La prima de riesgo también se sitúa bajo mínimos, por debajo de los 190 puntos básicos, niveles que no se veían desde abril de 2011. 

El presidente de Rusia, Vladímir Putin, da una de cal y otra de arena: en un guiño a la UE y EE UU ha ordenado retornar a sus cuarteles a las tropas que participaron en los ejercicios militares en el oeste y centro del país, al tiempo que se dirige a la nación para advertir que la toma del poder en Ucrania por parte de la oposición fue “un golpe de Estado anticonstitucional” y que se reserva el derecho para usar “todas las opciones” su fuera necesario. 

Eso, después de que Obama congelara las negociaciones para un acuerdo comercial debido a la presión de Moscú sobre Crimea y amenazara con sanciones. Por su lado, los técnicos del FMI comienzan a trabajar con las autoridades de Ucrania con el fin de determinar las necesidades del país, que se han cifrado en unos 35.000 millones. 

Con todo esta actividad geopolítica, los datos macroeconómicos han quedado relegados a un segundo plano. El índice ISM de Nueva York, un termómetro de la actividad manufacturera en la región bajó hasta los 57 puntos en febrero, frente a los 64,4 del mes de enero. 

En las divisas, el euro se mantiene estable frente a la moneda estadounidense: se cambia a 1,373. También se nota la menor tensión en el mercado de energía, con descensos cercanos al 2% en el Brent, que se paga a menos de 110 dólares el barril,  tras registrar ayer la mayor alza en tres meses.

En todo caso, aunque una explosión bélica en la región se da por descartada, los expertos reconocen el riesgo geopolítico de la situación, más por el posible enfriamiento de las relaciones económicas con Rusia. En opinión de Barclays, “no debe menospreciarse, pero las conexiones directas en lo económico y lo financiero entre los dos países no son lo suficientemente grandes como para causar un problema en la economía rusa”. La gran parte de los bancos ucranianos son estatales o están en manos de accionistas locales. Más allá de eso, los bancos rusos son los más expuestos al sistema financiero de Ucrania, con una exposición de 28.000 millones de dólares, equivalente al 1,2% del PIB ruso. Los bancos austriacos son los siguientes, con un riesgo por 7.000 millones de dólares.

También Link Securities destaca los lazos económicos con la región y las posibles consecuencias si finalmente las potencias  occidentales deciden aplicar sanciones de tipo económico a Rusia –se descarta totalmente una intervención militar- por su actuación unilateral en Ucrania. “Cabe recordar que algo más del 30% de  las necesidades energéticas de la UE, principalmente gas y petróleo, se cubren con producción rusa. Además, existen múltiples vínculos comerciales al haberse convertido en los últimos años en un atractivo mercado para los productores occidentales”.

Ayer el propio presidente del BCE salió a templar los ánimos. “Si miramos los lazos financieros y comerciales de Ucrania con la eurozona, vemos que son bastante reducidos”, señaló Draghi ante la Comisión de Asuntos Económicos y Monetarios de la Eurocámara. Y explicó que Ucrania supone “menos del 1% de la demanda extranjera de bienes exportados por la eurozona”, de modo que “lo más probable es que el impacto económico sea relativamente limitado”.

Todo esto después de que el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, declarara esta madrugada que Rusia ha violado la ley internacional con su intervención militar en Ucrania , y advirtiera de que el gobierno de  EE UU estudiaba una serie de sanciones económicas y diplomáticas. De momento, Washington suspendió sus negociaciones con Rusia para estrechar sus lazos comerciales y de inversión debido a la intervención militar de este país en la península ucraniana de Crimea.

Fuente: http://com.cincodias.feedsportal.com/c/33500/f/624600/s/37c1257b/sc/11/l/0Lcincodias0N0Ccincodias0C20A140C0A30C0A40Cmercados0C13939143370I3979250Bhtml/story01.htm