El Ibex pierde los 10.000 puntos por la tensión en torno a Ucrania

Adiós a los 10.000. El Ibex pierde esta cota psicológica, que es también soporte técnico, por primera vez desde inicios de mes tras sumar su tercera jornada consecutiva de caídas. Los miedos a una ralentización económica en China y las tensiones no aplacadas del conflicto ruso ucraniano, con un referéndum de independencia en Crimea convocado para el domingo y el anuncio hoy de EE UU del despliegue para maniobras en Polonia de una docena de aviones F-16, siguen pesando en el ánimo de los inversores. Las caídas se han acentuado en las Bolsas europeas tras inclinarse Wall Street por los descensos.

El selectivo español cae un 1,19% hasta los 9.950,3 puntos. A falta de la sesión de mañana, el Ibex cede un 2,1% en la semana. El índice ha perdido el soporte de los 10.035 puntos que establecían los analistas técnicos de Noesis. Las mayores caídas del día han sido las de CaixaBank (-3,11%), Gamesa (-2,90%) y ArcelorMittal (-2,72%). Todos los grandes valores cierran la sesión en rojo. Santander cede un 0,68%; BBVA, un 1,13%; Inditex, un 1,21% y Telefónica, un 1,73%. Solo siete valores consiguen subir en la jornada.

Las órdenes de venta también han dominado en el resto de Bolsas del Viejo Continente. El Dax alemán vuelve a mostrarse como la plaza más vulnerable ante la inestabilidad en Ucrania por sus estrechas relaciones comerciales con Rusia. El índice germano cede más de un 1,5% hasta su mínimo desde mediados de diciembre.

China y Crimea siguen centrando las preocupaciones de los inversores. La producción industrial del gigante asiático creció en febrero un 8,6%, por debajo de las estimaciones del mercado. Es su tasa más baja de los últimos cinco años. Nuevo argumento para temer un frenazo de la segunda economía mundial. El precio del cobre ha caído hasta su mínimo de los últimos cuatro años, al estar las materias primas muy vinculadas a la economía china. También preocupa el sistema financiero chino y el Gobierno de aquel país ha dicho ya que vigila especialmente los riesgos financieros.

Mientras tanto, la tensión sigue latente en Ucrania. El país ha llamado a filas a sus reservistas, la Unión Europea se piensa si aplicar unas sanciones dolorosas para Rusia, pero que también afectarían a la UE. Angela Merkel, canciller de Alemania, ha descartado hoy la opción militar como forma de afrontar la situación en Crimea, pero también ha advertido a Putin de que la UE adoptará nuevas sanciones si Moscú no cambia su postura. “Nadie quiere llegar a tales medidas, pero estamos listos y decididos a aplicarlas si es necesario”, insistió la canciller, convencida de que, si Rusia continúa con su actitud, será “una catástrofe” que dañara no sólo a Ucrania, a los países vecinos y a la relación de Moscú con la UE. Hoy, el Parlamento de Ucrania ha corroborado hoy los planes de integración del país a la Unión Europea, días después de que el Parlamento de la región autónoma de Crimea aprobará su independencia. El domingo se celebra un referéndum sobre la anexión a Rusia. Un foco de incertidumbre que, lejos de aplacarse, se aviva.

Los datos del día han llegado  desde Estados Unidos. Unas buenas cifras que no han servido para animar a las Bolsas estadounidenses ni darle la vuelta al tono bajista que domina en los mercados bursátiles. El Dow Jones de industriales y el Nasdaq tecnológico caen un 0,6% y el selectivo SP se deja un 0,56%. Hoy se ha publicado el aumento de las ventas minoristas en febrero, un 0,3 %, lo que supone la primera subida en tres meses. Además, las solicitudes semanales de subsidio por desempleo en Estados Unidos bajaron en 9.000 y se situaron la semana pasada en 315.000, lo que supone también la cifra más baja en los últimos tres meses.

La atención del mercado ha estado centrada durante la jornada de hoy en el mercado de divisas, con un euro que roza los 1,40 dólares (está en 1,3925) y marca el nivel más alto desde octubre de 2011. La inercia alcista generada por la reticencia a actuar del BCE marca el paso en el cambio de las dos principales divisas del mundo, a falta de novedades que tiren del dólar.

La deuda española continúa instalada en un escenario plácido en el mercado secundario a pesar de las turbulencias que afectan a la Bolsa. El interés del bono español a diez años ha bajado hoy hasta el 3,34%. La prima de riesgo sube hasta los 180 puntos básicos porque la caída del interés del bund alemán es mayor que la de su homólogo español. La rentabilidad de la deuda germana a una década cae hasta el 1,55%. 

Fuente: http://com.cincodias.feedsportal.com/c/33500/f/624600/s/381fb6b1/sc/16/l/0Lcincodias0N0Ccincodias0C20A140C0A30C130Cmercados0C13946945780I82550A30Bhtml/story01.htm