El Ibex, en máximo anual ¿es momento de comprar o de esperar?

Desde principios de año, los informes de los bancos de inversión se han fijado en las Bolsas europeas, en especial las más castigadas en 2013, como apuestas para el inversor.

Tras un arranque de año explosivo, a mediados de febrero llegó el momento de la volatilidad. La crisis monetaria argentina, primero, y la tensión en Crimea, después, fueron las excusas de los inversores para hacer un alto en las ganancias.

Una vez calmados los ánimos, y con la ayuda de los datos macro y de los bancos centrales (la Reserva Federal y el Banco Central Europeo, especialmente) los inversores han vuelto a lo fundamental: la economía global se recupera a buen ritmo y en el mercado de renta variable hay oportunidades para comprar. Así las cosas, en lo que va de año, el saldo es positivo para los índices europeos: el Ibex gana un 7,67% , el Mib de Milán sube un 16,9%, el Dax alemán sube un 1,5% y el Cac francés, el 4,4%. Solo el Footsie británico escapa a esta tendencia y baja el 0,79% en desde enero.

Con las ganancias acumuladas… ¿seguirán subiendo las Bolsas? Los expertos creen que la renta variable sigue siendo una buena opción, pero eso sí, aconsejan una buena planificación y ser selectivos. Los episodios de volatilidad, que pueden seguir presentes, no se deben convertir en un problema.

1. Posibles riesgos: ‘vértigo’  y toma de beneficios

Aunque la tendencia de fondo es alcista, no hay que dejar pasar los temores que pesan sobre los mercados. El primero, el de la deflación en la zona euro y que la recuperación quede estancada. Pero también hay riesgos de mercado. Entre ellos, que los inversores consideren que, ante un panorama económico con incertidumbres, es mejor recoger beneficios.

Desde Link Securities alertan que en “corto plazo” Wall Street puede mostrar “algo de vértigo” al estar sus dos principales índices (el SP 500 y el Dow Jones), “coqueteando” con sus máximos históricos. Y esa tendencia podría contagiar también a Europa.

Así, los inversores estadounidense han mostrado en las últimas jornadas cierto desapego por valores de biotecnología y redes sociales, lo que ha llevado al Nasdaq a caer un 2,5% el viernes y a quedar en negativo en el año, con un descenso del 1,17%.

Una prueba de fuego se tendrá con la presentación de los resultados del primer trimestre, que justificarán (o no) las cotizaciones alcanzadas.

2. Macro: indicadores positivos en EE UU y en Europa

“Los mercados de renta variable deberían seguir cotizando un panorama de mayor crecimiento económico (bueno para las Bolsas)”, señalan desde Bankinter. Los indicadores conocidos tanto en Europa como en EE UU en las últimas semanas refuerzan esta creencia.

En EE UU, se alejan los temores que suscitaron el bache de los meses de invierno, cuando parecía que la recuperación se frenaba. El viernes se conoció que economía estadounidense creó 192.000 empleos en marzo en comparación con el mes anterior y la tasa de desempleo se mantuvo en el 6,7%.

Por su parte, en Europa, aunque los datos son mixtos, también se percibe que mejora económica está en marcha. Eso sí, la amenaza de la deflación planea sobre algunos países. La baja inflación mantiene el nerviosismo no solo entre los inversores sino también entre las autoridades monetarias y económicas. Habrá que ver si el BCE se decide a actuar.

3. Tendencia de fondo alcista

Miguel Paz, de Unicorp Patrimonio, señala que “evidentemente cuando las Bolsas están en máximos, es lógico preguntarse si hay posibilidad de que volvamos a seguir subiendo desde el punto de vista fundamental”. Así, contesta: “La verdad es que atendiendo a los datos actuales de uno de los índices principales que más ha subido desde 2009, el SP500 (un 182%) puede parecer que no está barata y sí algo cara en términos históricos”. Pero añade que, “si en la comparativa añadimos la rentabilidad del bono americano a 10 años y obtenemos la rentabilidad adicional que ofrece la renta variable frente al bono, no parece que el SP500 esté tan caro”

En esta línea, los expertos de Carax consideran que “la tendencia de fondo seguirá sustentando el optimismo”.

También en España, “los últimos indicadores adelantados de actividad, tanto del sector de las manufacturas como de los servicios, han superado lo esperado por los analistas” lo cual “está animando a los inversores, nacionales y extranjeros, a entrar en la Bolsa española, la cual ha pasado en menos de un año de ser un “apestado” a estar “de moda” aseguran desde Link Análisis.

4. El papel de Draghi

En este punto, todas las miradas apuntan al presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, quien el jueves señaló la disposición del banco a usar “cualquier instrumento” en su mano para frenar el estancamiento económico y luchar contra la baja inflación. Aunque no anunció medidas concretas, afirmó que la decisión de actuar es “unánime”, dijo Draghi, un mensaje de unidad que agradó a los mercados.

“Desde la última reunión del BCE, la inflación ha sorprendido ligeramente a la baja, con un dato del 0,5% en marzo”, dicen los analistas de Barclays. Tal y como apunta este banco de inversión, el propio Draghi reconoció que había un componente de “inexplicable sorpresa negativa” en los datos de inflación de marzo, pero el consejo decidió esperar para obtener más información con el fin de determinar si esa sorpresa negativa tiene consecuencias a medio plazo.

Desde Link Analisis aseguran estar “convencidos de que el BCE va a adoptar nuevas medidas en materia de política monetaria, pero que no lo hará antes de las elecciones al Parlamento europeo que se celebran en mayo”.

“Si Draghi no defrauda, tanto desde el punto de vista técnico como fundamental, habría argumentos para justificar que las Bolsas superan los máximos anuales”, asegura Miguel Paz.

5. Búsqueda de oportunidades

La volatilidad registrada en febrero ha dejado algunas cotizaciones en buena posición para entrar, aseguran los analistas. Por ello, se aconseja ser selectivo y analizar sectores y compañías concreatas.

Los expertos de Carax AlphaValue aconsejan prudencia en “farmacia, alimentación, bebidas, distribución especializada y distribución alimenticia, que se han puesto caros”. Por el contrario, ven un buen momento para “los cíclicos (bancos, tecnología y metal y minería)” y recomiendan infraponderación en as petroleras.

6. Apuesta por empresas de gran capitalización

Russ Koesterich, estratega jefe de BlackRock, señala a Morningstar que “los inversores están redescubriendo su apetito por empresas value”, es decir, que se observa “un mayor interés en el valor relativo de las empresas”. Por ello, consideran que “si esta tendencia continúa, los mayores beneficiados serán las acciones de compañías de gran capitalización y del sector financiero”.

Fuente: http://com.cincodias.feedsportal.com/c/33500/f/624600/s/390b6dcd/sc/24/l/0Lcincodias0N0Ccincodias0C20A140C0A40C0A60Cmercados0C1396792420A0I13330A10Bhtml/story01.htm