El Ibex conserva los 10.000 puntos gracias a Wall Street

La agitación se contiene hoy algo en el mercado, aunque los nervios siguen a flor de piel. La desastrosa situación económica en Rusia, la inestabilidad política en Grecia y el desplome sin freno del petróleo pintan un cuadro tenebroso para las Bolsas con un gran incremento de la volatilidad. Hoy, sin embargo, la intervención del banco central ruso para proteger a su divisa y la estabilización del crudo han permitido que el día sea más tranquilo en los mercados que en jornadas precedentes. El Ibex cierra con un descenso del 0,32% hasta los 10.049,5 puntos. La apertura alcista de Wall Street ha ayudado al selectivo español alejarse de sus mínimos diarios.

Tras el rebote de ayer, las órdenes de venta se han impuesto a las de compra durante buena parte de la jornada, aunque después los principales índices bursátiles del Viejo Continente han cerrado planos o con leves caídas. El día ha traído varias referencias macroeconómicas de interés como el dato final de la inflación de la zona euro en noviembre, que quedó en el 0,3%, justo lo esperado por el consenso, o la evolución de los precios el mes pasado en Estados Unidos, donde sorprendentemente cayeron un 0,3% en su mayor descenso mensual en seis años. Estos datos presionan más al BCE para que lance un programa de compra de deuda el próximo año. Precisamente hoy el miembro francés del organismo Benoit Coeure habló de un“amplio consenso” en favor de nuevas medidas y que el Consejo de Gobierno de la institución seguirán trabajando hasta su reunión del 22 de enero en este escenario.

Rusia sigue siendo el primer foco de atención. Hoy, el rublo se aprecia en torno a un 10% frente al dólar, aunque mantiene una extraordinaria volatilidad que cambia de forma brusca su cotización durante todo el día. En los mercados de renta variable, el Micex, denominado en rublos, desciende hoy un 2,1% mientras que el índice Rts, en dólares, se dispara un 14,1%.

Hoy una de las claves es el comunicado final del Comité Federal del Mercado Abierto de la Reserva Federal estadounidense (Fed, por sus siglas en inglés). Está por ver si el dato de inflación conocido hoy (los precios cayeron un 0,3% el mes pasado, frente al -0,1% estimado, con una tasa interanual del 1,3% frente al 1,4% que preveían los expertos) influyen sobre la decisión del organismo presidido por Janet Yellen. Es la primera reunión de la Fed después de acordar el final de su programa de compra de activos en octubre y los expertos debaten sobre la posibilidad de que la institución cambie su discurso sobre cuándo subirá los tipos de interés (desde marzo incluye en su comunicado la expresión de que el precio del dinero seguirá en sus niveles actuales “por un periodo prolongado de tiempo”). De momento, Wall Street mantiene las subidas con las que abrió. El Dow Jones de industriales avanza un 0,7%, igual que el Nasdaq tecnológico, mientras que el selectivo SP sube un 0,8% a la espera de Yellen.

En cualquier caso, el petróleo sigue marcando el paso de los mercados. Miguel Ángel Paz, director de la unidad de gestión de Unicorp, destaca que “entendemos que el mercado se está pasando de frenada con la depreciación del rublo, la caída del petróleo y de las materias primas en general, y sobre todo por la posible burbuja en los activos de renta fija más segura, pero preferimos esperar a un suelo fiable o que se aclare el panorama actual con menos riesgo en cartera”. Hoy, el barril de crudo Brent rebota hasta los 60,6 dólares tras conocerse que las reservas semanales de crudo cayeron en Estados Unidos, lo que ha ayudado a aminorar las caídas bursátiles o incluso a poner en positivo a varios índices europeos.

El desplome del precio del petróleo sigue siendo una losa demasiado pesada para los inversores, con la crisis de Rusia como máximo exponente. José Luis Martínez Campuzano, estratega jefe de Citi para España, señala que “los mercados no temen tanto el impacto económico derivado de la crisis de este país como el impacto financiero que puede suceder: liquidación de posiciones y mayor incertidumbre geopolítica”. Por lo pronto, hoy el rebote del rublo (que avanza cerca de un 10%) ha ayudado a contener la sangría en otras divisas emergentes. El real brasileño repuntó un 1,4%; la lira turca, un 1,2% y el peso mexicano, un 0,7%.

A vueltas con la evolución del precio del petróleo, la volatilidad ha crecido en el mercado en las últimas sesiones y esta parece una tendencia que se mantendrá en las próximas semanas, alentada también por la inestabilidad política en Grecia, donde hoy se celebra a las siete de la tarde la primera votación parlamentaria para elegir a nuevo presidente en la que la coalición de Gobierno no tiene los apoyos suficientes para que su candidato sea elegido. Si en niguna de las tres votaciones posibles (la última, el 29 de diciembre) se alcanza la mayoría parlamentaria suficiente, la Constitución helena obliga a convocar elecciones, en las que según las encuestas la victoria sería para Syriza, la formación contraria al rescate y partidaria de impagar la deuda. 

Russ Koesterich, responsable de estrategias de inversión de Black Rock, considera que “dado el dispar crecimiento mundial y el próximo endurecimiento de las condiciones monetarias en Estados Unidos, los inversores pueden esperar más episodios de volatilidad”, lo que también genera, añade oportunidades de compra.

En este contexto, aun así, los expertos avisan del elevado riesgo que supone invertir en renta variable cuando se producen bandazos bursátiles. Desde el departamento de análisis de Bankinter señalan que “si elevamos un poco la mirada, nos encontraríamos ante una oportunidad para comprar en Bolsa pero hay que reconocer que hoy por hoy solo está para valientes”.

La intranquilidad del mercado se mide también con las compras de activos refugio, aquellos considerados más seguros donde se cobijan los inversores. El interés de la deuda alemana con vencimiento a una década marcó ayer un nuevo mínimo histórico en el 0,59%.

Con todo, la deuda española apenas se está resintiendo por este volátil escenario en los mercados.El interés del bono a diez años desciende hasta el 1,77%, un nuevo mínimo histórico, con la prima de riesgo en los 118 puntos básicos. En el mercado de divisas, donde se mantiene la expectación ante lo que pueda anunciar hoy la Reserva Federal, el euro se cambia a 1,234 dólares.

Fuente: http://com.cincodias.feedsportal.com/c/33500/f/624600/s/41848153/sc/42/l/0Lcincodias0N0Ccincodias0C20A140C120C170Cmercados0C14187995910I8233350Bhtml/story01.htm