El Ibex cede los 10.100 ante los malos datos macroeconómicos

El Ibex se ha dejado seducir este miércoles por el pesimismo que emana los malos datos macroeconómicos llegados hoy desde Oriente y Occidente, así como por las tensiones que sigue generando Ucrania. Una corrección en la que se han sumido también el resto de grandes plazas europeas, después de todo.

En el caso del principal selectivo bursátil español la situación ha derivado en una corrección del 0,91%, que se suma la de ayer y le arrebata los 10.100 puntos. Concretamente, el Ibex ha cerrado la sesión en los 10.070,40 puntos.

Gamesa es el valor que peor lo pasa en la jornada, con una corrección del 3,44% mientras que la banca es el principal lastre para un selectivo que apunto ha estado de cerrar en rojo al completo.

La puntilla la ha dado el inesperado mal dato de producción industrial de la zona euro, que cayó un 0,2% en enero respecto a diciembre (aunque subió un 0,1% en el conjunto de la Unión Europea).

Las sesión ya prometía decantarse por las ventas desde primera hora, sin embargo, cuando los inversores se desayunaban con los cierres de Asia, donde el Nikkei se ha dejado un 2,59%. Las dudas sobre el devenir económico de China pesan sobre los mercados y sobre todo después de que a lo largo del fin de semana se conociera la balanza comercial del mes de febrero, que reflejó una abrupta caída interanual de las exportaciones.

Los rumores que apuntan a que el banco central adopte nuevas medidas para compensar un menor crecimiento contribuyen a apuntalar la corrección. La puesta en marcha de una política monetaria más expansiva se podría llevar a cabo si el crecimiento del 7,5% previsto se ve amenazado.

Siguiendo con el gigante asiático, “el hecho de que algunas compañías industriales, que ahora lo están pasando mal por la debilidad de la demanda, hayan garantizado créditos, potencialmente fallidos, con sus producciones de hierro y cobre ha provocado esta madrugada una fuerte caída en el precios de estas commodities”, tal y como apuntan desde Link Secutires. En apenas dos sesiones el cobre se ha dejado un 8%. Un golpe negativo también para las grandes compañías mineras europeas.

A la incertidumbre sobre una posible desaceleración en China, se suma las tensiones en Ucrania, y la falta de catalizadores en el corto plazo que ayude a recuperar el pulso a los mercados. Según publica la prensa internacional, el G7 estaría preparando una declaración de amenaza a Rusia advirtiéndole de que si se anexiona Crimea se trataría de una violación del derecho internacional.

Las ventas de este miércoles, de otra parte, son una prolongación de lo sucedido en la anterior sesión de Wall Street, que cerró con caídas del 0,5%, a pesar, eso sí, de que Nueva York parecía despertar hoy con algo más de fuerza. Conforme transcurre la tarde, eso sí, los inversores se resisten a que el SP 500 marque un nuevo máximo histórico y, de momento, se decantan por las ventas.

De regreso al Viejo Continente, la situación que vive la renta fija sigue siendo la misma, de tranquilidad. La prima de riesgo se sitúa en el entorno de los 175 puntos con la rentabilidad del bono a diez años en el 3,32%, mínimos de 2006. El buen tono que atraviesa el mercado de deuda ha abierto la puerta a nuevas emisiones de papel en la banca y las empresas españolas, con el objetivo de sacar partido a los menores costes de financiación que ayer también se dejaron sentir en la colocación de letras efectuadas por el Tesoro público.

En el mercado de divisas el euro se mantiene fuerte frente al dólar y se cambia a 1,9 billetes verdes, sube ligeramente y continúa en máximos de noviembre de 2011.

Fuente: http://com.cincodias.feedsportal.com/c/33500/f/624600/s/38130451/sc/16/l/0Lcincodias0N0Ccincodias0C20A140C0A30C120Cmercados0C139460A56520I6261370Bhtml/story01.htm