El Ibex cae de 9.900 mientras la volatilidad se dispara

Ni epifanías ni reyes de oriente han evitado que la volatilidad -en máximos desde 2012- haya seguido reinando en los mercados este sexto día del año, marcado de nuevo por la tendencia bajista del petróleo y el euro, que marcaban nuevos mínimos de seis y nueve años, respectivamente, mientras Arabia Saudí renuncia a reducir su producción de crudo y flotan en el aire las amenazas de expulsión del euro lanzadas por Alemania a Grecia.

Un contexto fatídico para el Ibex 35 que, pese a que a comienzos de la sesión, en un primer momento, y tras el despertar alcista de Wall Street después, ha intentado coronar de nuevo los 10.000, ha terminado cayendo con fuerza.

Así, finalmente, el principal selectivo bursátil español ha concluido la jornada con una caída del 1,22% que lo sitúa en los 9.871,10 puntos. La mayor subida dentro del selectivo ha sido para Abengoa, que ha ganado un 11,11%, hasta los 2,10 euros, tras comunicar que ha alcanzado un acuerdo no vinculante con el fondo de infraestructuras EIG Global Energy Partners para invertir conjuntamente en una nueva sociedad para el desarrollo de proyectos por importe de más de 9.500 millones de dólares.

En un primer momento fue de ayuda para el Ibex el buen arranque de Wall Street, que rebotaba tras las caídas del lunes, con subidas en el entorno del 0,2% en sus principales índices, sustentando a su vez a los índices del Viejo Continente.

Las tornas han cambiado, sin embargo, al conocerse que el PMI de diciembre quedó en los 53,3 puntos, ligeramente por debajo de los 53,7 esperados por el consenso, y que los pedidos de fábrica cayeron un 0,7% en noviembre, cuando el mercado aguardaba un retroceso del 0,5%. El ISM de servicios de diciembre, por su parte, quedó en 56,2 puntos, también por debajo de los 58 calculados por los economistas.

En paralelo, el temor a una posible salida de Grecia del euro ha vuelto a la palestra y ha acentuado el castigo a la renta variable, pese a que las opciones de que el país heleno opte por abandonar la divisa europea son lejanas. De poco sirvió ayer el mensaje calma de la Comisión Europea ante las próximas elecciones en Grecia del 25 de enero y la posibilidad de que gane el partido Syriza.

Mañana el presidente del BCE, Mario Draghi, se reunirá con el gobernador del Banco de Grecia, Yannis Sturnaras, para abordar posibles medidas en caso de una hipotética falta de liquidez en el sistema financiero heleno. Hoy, en el mercado de divisas, el euro continúa en niveles mínimos desde 2006.

La festividad de la Epifanía, no obstante, ha mantenido cerrados mercados como los de Grecia o Rusia.

Otro varapalo para la sesión ha sido la publicación de los índices PMI de servicios de los países de la zona euro, donde la gran sorpresa ha sido el retroceso en el baremo de Italia, donde se esperaba al menos que se mantuviera una progresión alcista.

Finalmente, el petróleo ha seguido siendo el foco de atención, después de que ayer continuara depreciándose. El barril de Brent, de referencia en Europa, cedió un 6%, hasta los 53 dólares, el precio más barato marcado desde 2009.

Este martes han continuados los recortes, tras anunciar Arabia Saudí que mantendrá una mano “firme” en la producción pese a la caída de precios, empujando al Brent por debajo de los 52 dólares por barril y al Texas por debajo de los 50 dólares.

En el mercado de deuda, el bono español a diez años ha comenzado con un ligero encarecimiento frente al alemán y se sitúa en 120 puntos básicos, mientras que la rentabilidad es del 1,64%.

Fuente: http://com.cincodias.feedsportal.com/c/33500/f/624600/s/420a154e/sc/2/l/0Lcincodias0N0Ccincodias0C20A150C0A10C0A60Cmercados0C1420A5282160I9436320Bhtml/story01.htm