El Ibex 35 ensaya el asalto a los 10.400

Las Bolsas europeas han salvado un día anodino sin referencias macroeconómicas. Solo el Ibex ha despuntado con un alza, discreta, pero del 0,64%, que sirve para asegurar los 10.300 puntos y para pensar en un impulso mayor que permita hablar al menos de un pequeño rally de fin de año.

El selectivo español se ha visto apoyado en el avance de Telefónica, beneficiada a su vez por las mejores perspectivas de resultados anunciadas por su rival Vodafone, que se ha anotado un alza en la Bolsa de Londres superior al 6%. El mensaje positivo de la operadora británica ha contagiado al conjunto del sector de telecomunicaciones, el mejor en Europa en la sesión de hoy. Mañana será el turno para la presentación de las cuentas trimestrales de la operadora española, con lo que casi se habrá puesto fin a una campaña de resultados gracias a la que la Bolsa ha evitado profundizar en la corrección. “Los resultados del tercer trimestre se han revelado en términos generales mejores que los de los dos trimestres anteriores. Han sido dignos, dan un punto de esperanza de cara al final del año. De lo contrario, habrían sido el argumento definitivo para profundizar en la corrección”, explica Miguel Castells, director de inversiones de Finanduero.

El mercado ha terminado por renunciar en el último mes a las positivas expectativas con que arrancó el año y que se fueron enfriando a medida que avanzaban los meses. Los riesgos geopolíticos, con epicentro en Ucrania por su efecto sobre las Bolsas centroeuropeas, y sobre todo, la amenaza de recaída en la recesión económica que se ha materializado en el tercer trimestre han rebajado expectativas y han instalado al Ibex en un rango lateral. Falta energía para abordar de nuevo el asalto a máximos anuales, allá por encima de los 11.100 puntos, sin que el BCE ofrezca novedades capaces de espolear a los inversores. Y la temporada de resultados ha cumplido un papel secundario en un mercado en el que el factor que más cotiza es el macroeconómico.

En la sesión de hoy no ha habido nuevas referencias y, en espera de los indicadores que llegarán esta semana, como el avance del dato de PIB de la zona euro del tercer trimestre que se conocerá el viernes, la jornada fue de transición. El Ibex se anotó la mayor alza de Europa, del 0,64%, hasta cerrar en los 10.338,8 puntos, con la contribución destacada de la subida del 1,5% de Telefónica y del 2,75% de Bankinter, la mayor del selectivo. La banca, aunque cae un 10% de media desde que se conocieron los resultados, se anota subidas, lideradas por Bankia, BBVA y Bankinter. También ha recuperado posiciones el italiano Monte dei Paschi, duramente castigado por su suspenso en los test de estrés, y que hoy sube ante los rumores que apuntan a una posible compra por parte de BNP Paribas.

En el resto de Bolsas europeas, la jornada transcurrió sin apenas cambios y sin apenas contagio por tanto desde Wall Street, que anoche renovó máximos históricos por cuarta jornada consecutiva.

“En las últimas jornadas, estamos viendo cómo el terreno lateral es el escenario más probable, sobre todo en la renta variable europea. Nos basamos para este escenario en dos motivos. Por arriba, los datos macro y resultados empresariales no son malos pero no serían argumento suficiente como para que las Bolsas rompan máximos de la primera parte del año. Y por abajo, hemos visto cómo los bancos centrales siguen dispuestos a no permitir que la situación empeore y mine la confianza de los inversores”, sentencian desde Unicorp Patrimonio.

En el mercado de deuda, la rentabilidad del bono español sigue acercándose a mínimos y cae al 2,09%, desde el 2,156% del pasado viernes. La celebración de la consulta soberanista en Cataluña no ha llegado a inyectar presión sobre la deuda soberana española. “El mercado no está contemplando la independencia de Cataluña, no se prevé tal escenario. Otra cuestión es el ascenso de Podemos, que sí va a cotizar en los próximos meses”, añade Castells.

El petróleo es otro de los elementos que gana peso estos días en el mercado, después de que la decisión de Arabia Saudí de rebajar el precio de su producción a Estados Unidos agitara la semana pasada los mercados. El barril de crudo Brent ha caído hoy por debajo de los 82 dólares, un nivel al que no cotiza desde octubre de 2010. La débil demanda de crudo por parte de las economías desarrolladas, con crecimientos económicos muy modestos, y la disposición de países productores como Arabia Saudí de resistir a una guerra de precios alimentan los bajos niveles de la materia prima.

Fuente: http://com.cincodias.feedsportal.com/c/33500/f/624600/s/405ba9ae/sc/36/l/0Lcincodias0N0Ccincodias0C20A140C110C110Cmercados0C14156893350I0A0A1570A0Bhtml/story01.htm