El banco malo de la deuda de las empresas y puede que de las hipotecas

Al final la sangre no llegó al río y bancos y Gobierno, en este caso, Economía, lograron bañarse y salvar la ropa, pese a las diferencias existentes entre ambas partes en octubre pasado y que parecían insalvables. El ex director general del Banco de España hasta octubre pasado, José María Roldán, será elegido finalmente presidente dela AEB en abril, tras la jubilación de Miguel Martín.

Su nombramiento será posible tras llegar a un consenso entre Economía y la banca, que ha mantenido la candidatura de Roldán como responsable de la patronal del sector desde que hizo su anuncio en octubre de 2013.

Al final, parece que solo ha hecho falta realizar una propuesta formal, y no solo informar a Luis de Guindos y a su mano derecha en el ministerio, el secretario de Estado de Economía, Fernando Jiménez Latorre, para zanjar la polémica desatada en octubre cuando la banca anuncio la candidatura de Roldán. El comunicado emitido el pasado día 17 porla AEBdestacaba precisamente este punto. Latorre ha sido informado “previa y debidamente” de la propuesta.

Pero para llegar a este consenso final han tenido que producirse dos hechos importantes. El primero es el visto bueno de Mariano Rajoy a la candidatura de Roldán como presidente dela AEB, pese a la oposición inicial de Guindos. Y luego, pero no menos importante, la aspiración del ministro de Economía a presidir el Eurogrupo.

Guindos zanjó la polémica sobre el nuevo presidente de la AEB al aspirar a presidir el Eurogrupo

Varias fuentes financieras aseguran que durante estos cinco meses que han transcurrido desde el primer comunicado de la banca, anunciando la candidatura de Roldán y que levantó polvareda en Economía, hasta el del pasado lunes, Guindos ha preferido desvincularse al final de este nombramiento.

Eso sí, hace dos semanas la gran banca, encabezada por Santander, habló con Guindos y con Latorre anunciando formalmente su propuesta. Pero al contrario de lo que sucedió en octubre, en esta ocasión Guindos no mostró su oposición. Considera, según las fuentes consultadas, que un enfrentamiento con la banca, uno de los sectores más influyentes de la economía de un país, le podría restar puntos para su aspiración a ser nombrado presidente del Eurogrupo.

Una de las primeras condiciones que Bruselas tiene en cuenta para elegir al candidato a este cargo es la diplomacia, y “poco o nada tiene de diplomático enfrentarte a la banca de tu país”, explica un directivo de un banco conocedor de las conversaciones mantenidas recientemente entre la banca y Economía. Otro alto ejecutivo financiero añade que Guindos “se había convencido de que poco o nada tenía que ganar con enfrentarse a la banca por el nombramiento del presidente de su patronal. Guindos, de hecho, podría transmitir en Bruselas la imagen de un dictador que intenta vetar candidatos en un sector privado, posición que Europa no habría visto nada bien, razón por la que al final Economía ha decidido bendecir a Roldán como sustituto de Miguel Martín pese a haber sido director general del Banco de España durante la crisis de la banca, o mejor dicho, de las cajas de ahorros”.

De esta forma, la banca consigue que Roldán sea su máximo representante durante los próximos cuatro años, reelegible otros cuatro, y Guindos puede que logre su objetivo, ser el presidente del Eurogrupo.

Pero la banca tiene otros frentes aún abiertos. Uno de ellos, y que ahora ocupa una parte destacada de sus discusiones, es la búsqueda del mecanismo más idóneo que les permita convertir la deuda que poseen en las empresas ahora insolventes, pero que pueden ser viables, en capital, según fija la nueva Ley Concursal.

Todo indica que la solución pasa por crear entre todas las entidades financieras una especie de banco malo o fondo con una gestión privada común. Sería una Sareb, pero solo de la banca, y en la que en vez de activos inmobiliarios tendría deuda empresarial.

Pero este no sería el único nuevo banco malo que se crearía. En el mercado también se habla de la posible creación de un instrumento en el que las entidades financieras descarguen sus hipotecas de alto riesgo y así liberar sus balances de esta carga. El objetivo del Gobierno es revitalizar el mercado de titulizaciones para vender estos activos una vez empaquetados a inversores. Pero la posible constitución de un banco malo de hipotecas está aún en una fase más incipiente que el de la deuda de las empresas.

Mientras, la selección de inspectores en el Banco Central Europeo sigue su curso, y con gran éxito para los aspirantes españoles. De hecho, ya hay cuatro inspectores provenientes del Banco de España entre los 15 que encabezan las direcciones generales I y II, es decir, las que supervisan a las entidades más grandes.

La representación española considera estos datos como muy satisfactorios si se tiene en cuenta que los inspectores españoles representan el 6% de Europa.

Fuente: http://com.cincodias.feedsportal.com/c/33500/f/624600/s/3887d9d1/sc/42/l/0Lcincodias0N0Ccincodias0C20A140C0A30C220Cmercados0C13954544550I6360A730Bhtml/story01.htm