Dividendo de BBVA: ¿qué es más rentable vender en Bolsa o cobrar en efectivo?

El proceso de retribución al accionista de BBVA bajo el sistema de scrip dividend arrancó el pasado 31 de marzo. La entidad presidida por Francisco González realiza una ampliación de capital con cargo a reservas con la que se ahorra la salida de caja que implicaría el pago del dividendo.

Este sistema da tres posibilidades al accionista: cobrar el dividendo en efectivo a un precio al que se compromete la entidad, quedarse con nuevas acciones del banco o vender los derechos en Bolsa

A cada acción de la entidad que el inversor tuviera el pasado viernes le corresponde un derecho. Con ellos, tiene tres opciones.

Cobrar el dividendo

La primera, cobrar el dividendo en efectivo. O mejor dicho, vender al banco estos derechos. BBVA se compromete a comprar por 0,168 euros cada derecho. Hoy es el último día en el que los accionistas pueden comunicar al banco que desean recibir el dividendo en efectivo.

El 17 de abril cobrarán el dividendo los accionistas que decidan acogerse a esta opción, según explica BBVA en el hecho relevante remitido a la CNMV donde detalla este proceso de retribución al accionista. Cobrar el dividendo en efectivo implica una retención del 21%, aunque los primeros 1.500 euros están exentos de tributar y las cuentas se ajustarán en el Impuesto sobre la Renta (IRPF) del presente ejercicio.

Vender en Bolsa

La segunda opción que tienen los accionistas es vender en el mercado los derechos. Hasta el 14 de abril se podrá negociar con ellos en el mercado. Hoy cotizan a 0,179 euros, un 6% por encima de los 0,168 euros a los que se ha comprometido el banco a comprar los derechos. La subida en Bolsa de BBVA desde los 8,71 euros que se tomaron de referencia para fijar el precio de compra –de un 5,2%– ha permitido que esta sea opción sea la más rentable para aquellos que quieran dinero contante y sonante.

Si los derechos se venden en Bolsa, el pago fiscal también se aplaza hasta el momento de la venta de las acciones. Por ejemplo, si se adquirieron las acciones a 10 euros y se venden los derechos a 0,1 euros, en el momento de deshacerse de las acciones las plusvalías se calcularán sobre un precio de compra de 9,9 euros (10-0,1 euros).

Recibir las acciones

Si el accionista no dice nada a la entidad, se quedará con las nuevas acciones del banco. Para tener una nueva acción harán falta 51 derechos. Es decir, 51 acciones actuales. El 24 de abril se asignarán estas nuevas acciones y un día después comenzarán a cotizar. Respecto al tratamiento fiscal de esta opción, la tributación se diferirá hasta el momento de venta de las acciones y bajará el precio medio de compra del accionista. Por ejemplo, si un inversor destinó 1.000 euros a comprar 100 acciones y ahora recibe 10 títulos nuevos, bajará su precio medio de compra desde 10 euros (1.000 euros/100 acciones), hasta 9,09 euros (1.000 euros/110 acciones).

 

 

Fuente: http://com.cincodias.feedsportal.com/c/33500/f/624600/s/3927cadb/sc/42/l/0Lcincodias0N0Ccincodias0C20A140C0A40C0A90Cmercados0C13970A318810I0A20A2530Bhtml/story01.htm