Comprar el mundo a golpe de clic

Hace no muchos años invertir era una práctica reservada solo para mentes expertas. Ni era fácil acceder a las operativas de Bolsa ni a los ciudadanos les picaba en exceso la curiosidad de probar a lograr ganancias con sus ahorros. Hoy en día ese panorama ha cambiado radicalmente. Acudir a nuestra sucursal bancaria a dar una orden de compra o venta de acciones es casi la opción menos utilizada. Ahora, el pequeño inversor puede manejar sus finanzas por teléfono, mediante el ordenador o vía smartphone, lo que ha revolucionado en apenas unos años el sector de la inversión.

De hecho, no solo las grandes entidades financieras y casas tradicionales de inversión han lanzado su bróker online, sino que han surgido una decena de nuevas casas dispuestas a arrancarles una parte del negocio.

Para ello están compitiendo en servicios y, sobre todo, en precios. Se trata de atraer a un tipo de ahorrador que gracias a lo fácil que es hoy en día invertir a golpe de clic, se animen a hacerlo con ellos. Para ayudar en esa elección, hemos elaborado un cuadro comparativo con las tarifas que aplican los brókeres más importantes.

Ya les advertimos que es complicado comparar. Quizá una casa no cobre una comisión determinada, pero sí lo hace por otro concepto. O igual su tarifa es alta o baja en algunos servicios de intermediación pero estos precisamente no tiene pensado utilizarlos. Tenga en cuenta también el volumen de dinero que tiene previsto invertir, ya que algunas casas apuestan por facilitar las pequeñas inversiones y otras, al contrario, las penalizan. Asimismo, observe que según si las operaciones se realizan en el mercado español o en el extranjero, las comisiones son muy diferentes y tampoco todas las entidades tienen la misma experiencia en otras Bolsas. En definitiva, estudie la comparativa y no dude en pedir más información a la entidad antes de decidirse por una u otra.

Torres, de Self Bank: “Con la aparición de internet, la Bolsa se ha ido ‘democratizando”

Una de cada cuatro acciones que cotizan en la Bolsa española está en manos de familias, según el último Informe sobre la distribución de la propiedad de las acciones españolas cotizadas que anualmente elabora el Servicio de Estudios de BME. Estos datos se refieren a 2012, sin embargo, no resulta descabellado pensar que el porcentaje haya subido en 2013 coincidiendo con el regreso del pequeño inversor a la renta variable.

Apuntan desde Unoe que en el despegue del particular en el mundo de la inversión está siendo esencial el desarrollo de internet y de nuevas tecnologías que permiten al cliente conectarse desde cualquier parte y en todo momento y “pueden consultar sus inversiones, tomar sus decisiones y operar sin tener que esperar para ir a una oficina o casa para realizar una operación”.

Hoy, y desde la aparición de Internet, la Bolsa se ha ido democratizando y algunos segmentos de población se han ido acercando al mundo de las inversión. Por ejemplo, las mujeres invierten ahora más, aunque aún el porcentaje es bajo”, opina Victoria Torre, responsable de análisis y producto de Self Bank, quien añade que “antes la información era reducto de unos pocos y en cambio ahora es sencillo encontrar todo tipo de datos sobre cualquier valor, asistir a cursos de formación, contar con programas que me faciliten la inversión, etc”.

No solo es más fácil invertir, también se puede hacer mejor. Según Carlos Moreno, director general de Inversis Banco, “aquellos que hoy invierten en acciones son más exigentes aún de lo que eran hace meses. Quieren mejores herramientas transaccionales, mejores gráficos, información de precios en tiempo real y mejores comisiones. Cuando han conseguido todo eso, lo que buscan es información de análisis de mercados, valores, recomendaciones, carteras modelo… Son auténticos devoradores de información porque para tomar sus propias decisiones requieren estar más informados”.

Asier Sanz, de Activotrade, también admite que “el entorno está favoreciendo que los inversores sean más proactivos en controlar sus ahorros y que, por tanto, se arremanguen y tomen control sobre la gestión de sus ahorros. Cómo es lógico, como bróker online, esto nos está beneficiando”.
En el bróker online de ING Direct también han notado una mayor demanda de herramientas que ayuden a decidir qué y cuándo comprar “como nuestras carteras modelo, informes de bolsa o nuestra plataforma interactiva de cotizaciones y gráficos”. Efectivamente, este tipo de servicios, con mayor o menor detalle y calidad, es el que han comenzado a ofrecer todas las casas de inversión.

Pero, ¿quién utiliza los brókers online? ING Direct, por ejemplo, lo describe como un hombre urbano, con una media de edad de 47 años y predominantemente masculino (el 68% son hombres y el 32%, mujeres). En Self Bank hablan de un hombre, de entre 35 y 55 años, con domicilio en Madrid o Barcelona, que trabaja por cuenta ajena en un puesto de grado medio/alto (principalmente funcionarios, administrativos, directivos, comerciales…) y con un nivel de remuneración medio-alto. Además, este tiene “un perfil más moderados con algo más de riesgo, sobre todo en los últimos meses en que los mercados tienen una tendencia más positiva y estable y hay más apetito de riesgo, complementado con una gran bajada de tipos en renta fija”, añade Estela Huertas, responsable de la oficina de Madrid de Orey iTrade.

En cualquier caso, hay que apostar por la prudencia. Para un cliente que desee empezar a invertir en renta variable, “recomendaríamos, sobre todo, que conociese bien la operativa de este mercado, los riesgos inherentes a la misma, así como las herramientas que tiene a su disposición para gestionar su inversión de forma más ágil, más eficiente y con un cierto control de los riesgos. En definitiva, que conozca y se forme”, señalan en Bankinter, entidad que está impartiendo cursos formativos de operativa en Bolsa por diferentes ciudades, durante los cuales expertos del banco enseñan todas las particularidades.

Desde Ahorro.com, por su parte, recomiendan al inversor novato que elija un bróker especialista en inversión online con profundos conocimientos, recursos y experiencia, que le ayudará a identificar el perfil de riesgo y le orientará sobre el producto más adecuado. Además, es esencial aprender a identificar las fuentes de información fiables de las que no lo son y utilizar las herramientas adecuadas para el control del riesgo y limitar así las pérdidas. Por último, desde Ahorro.com aconsejan tener paciencia, “ya que aprender a invertir lleva su tiempo, mucho tiempo”.

A esto nosotros añadiríamos crearse una cuenta de prueba. Algunos brókers online dejan operar ficticiamente durante unos días para que el inversor se familiarice con sus herramientas, forma de operar y el coste que le van a suponer sus movimientos, de manera que cuando haga uso de sus ahorros lo haga sin más problemas añadidos a los que supone acertar con su apuesta… que no es poco.

Fuente: http://com.cincodias.feedsportal.com/c/33500/f/624600/s/37879516/sc/36/l/0Lcincodias0N0Ccincodias0C20A140C0A20C250Cmercados0C13933583330I3486450Bhtml/story01.htm