China y Wall Street apean al Ibex del 10.000

Cuatro días ha durado el Ibex por encima de los 10.000 puntos. El selectivo español comienza la semana con una caída del 1,39%, hasta los 9.913,1 puntos. De nuevo, su visita a la cota de los 10.000 ha sido breve. La creciente debilidad de la economía china, reflejada esta vez unos flojos datos del sector manufacturero, empuja hacia abajo a las Bolsas. Las caídas en Wall Street, especialmente pronunciadas en el Nasdaq tecnológico, han agrandado los descensos en Europa, donde el Ibex registra la principal bajada de todas las grandes plazas. En un segundo plano, continúa cierto nerviosismo sobre las tensiones en Ucrania, con las potencias occidentales estudiando nuevas sanciones a Rusia.

El selectivo español llegó a caer un 1,81%, por debajo de los 9.900 puntos, en algunos momentos del día, aunque en la parte final de la sesión consiguió frenar algo la caída. Amadeus ha sido el único valor de los 35 que componen el Ibex que cierra en verde, al subir un 0,90%. Las mayores caídas del día han sido las de Bankia (-5,28%), Sababell (-5,21%) y Gamesa (-3,86%).

El agitado comienzo de semana en las Bolsas responde sobre todo a los temores procedentes de China. Desde hace semanas, la publicación de cifras modestas sobre su economía, las quiebras de algunas empresas y las dudas sobre la fortaleza de su sector financiero inquietan a los mercados. Hoy se ha conocido el índice adelantado de actividad del sector manufacturero en el gigante asiático, que cayó hasta su nivel más bajo en ocho meses. El índice descendió hasta los 48,1 puntos. En este indicador, los 50 puntos marcan la diferencia entre la contracción y la expansión de la economía, por lo que el dato es una demostración más de la desaceleración del crecimiento de de la segunda mayor economía del mundo.

El índice de perspectivas cayó hasta los 47,3 puntos desde los 48,1 de enero, un augurio de que debilidad en la demanda y la actividad económica continuará. Desde Barclays explican que ven riesgos al crecimiento previsto en la segunda economía mundial y que el gobierno debe actuar con rapidez para cumplir su objetivo del 7,5%. Todo ello, con el país inmerso en un cambio de modelo económico en el que busca pasar a ser una economía más dependiente del consumo interno que de las exportaciones, como hasta ahora.

A pesar de este mal dato, las Bolsas asiáticos subieron tras conocer la cifra, “lo que puede indicar que los inversores ya descontaban este dato o que esperan que la política monetaria del Banco Popular de China se flexibilice para impulsar el crecimiento”, explican desde Link Securities. No obstante, desde el departamento de análisis de Bankinter advierten que “el debilitamiento es un hecho y las medidas adicionales son una esperanza y un riesgo simultáneamente, ya que la política monetaria empleada de forma excesivamente laxa puede convertirse en un arma de doble filo”. La expectativa de que el banco central chino adopte nuevas medidas puede estar detrás de la subida del yuan, que se aprecia un 0,51% frente al dólar tras las fuertes caídas de la semana pasada.

Los datos de actividad económica conocidos en Europa tampoco han respaldado a las Bolsas, aunque han estado en línea con las previsiones del mercado. Hoy se ha publicado el índice PMI compuesto de la eurozona, que cae en marzo hasta los 53,2 puntos desde los 53,3 del mes anterior. El índice del sector servicios baja dos décimas hasta los 52,4 puntos y el índice manufacturero cae hasta los 53 puntos, desde los 53,2 de febrero. El dato de Francia ha sido la sorpresa positiva del día, porque su PMI compuesto sube hasta los 51,6 puntos desde los 47,9 del mes anterior. Es su mejor dato en 31 meses, pero no ha evitado una caída superior al 1% del Cac 40 de París. En Alemania, por el contrario, este indicador cayó más de un punto, peor de lo esperado por el consenso de los analistas, hasta los 55 puntos, su peor tasa en tres meses.

También defrauda expectativas la referencia económica del día en Estados Unidos, donde cae el índice PMI de manufacturas Markit de febrero en Estados Unidos. Este indicador bajó de 57,1 a 55,5 puntos, peor de lo esperado. Los nuevos pedidos bajaron de 59,6 a 58 y el indicador de producción industrial cayó tres décimas hasta los 57,5. Wall Street se tiñe de rojo con el índice Nasdaq tecnológico cayendo un 1,6%. El selectivo SP se deja un 0,6% y el Dow Jones, un 0,32%.

“La semana en las Bolsas occidentales será “movida”, al mantener los inversores múltiples frentes abiertos a los que atender. Así, y en este contexto, Wall Street se convertirá, nuevamente, en la principal referencia a seguir por los mercados europeos, a los que continuará marcando el paso en los próximos días”, señalan desde Link Securities. En el frente ucraniano, la atención se centra en la reunión que mantendrán los líderes del G-7 y la Unión Europea en La Haya para debatir posibles nuevas sanciones a Rusia por la anexión de Crimea.

El mal día en las Bolsas no se traslada al mercado secundario de deuda, donde el interés del bono español a diez años cae hasta el 3,35%. La prima de riesgo sube hasta los 176 puntos básicos por el descenso del bund alemán hasta el 1,58%.

En el mercado de divisas, el euro sigue bajando frente al dólar, una tendencia que comenzó tras el cambio de discurso de la Reserva Federal estadounidense la semana pasada, en el que Janet Yellen anticipó una posible subida de tipos para la primavera de 2015. El euro, que llegó a acercarse a los 1,40 dólares hace unos días, se cambia ahora por 1,377 dólares.

Fuente: http://com.cincodias.feedsportal.com/c/33500/f/624600/s/3887cd2f/sc/36/l/0Lcincodias0N0Ccincodias0C20A140C0A30C240Cmercados0C13956440A340I7290A710Bhtml/story01.htm