Chaori Solar, primer impago de una emisión de bonos en China

Chaori Solar, empresa china de placas solares, se ha convertido hoy en la primera en caer en un impago de sus bonos emitidos en China, un caso sin precedentes en el gigante asiático.

 La firma, que cotiza en la Bolsa de Shenzhen (provincia de Cantón, sureste), el segundo parqué del país, anunció que no tiene la liquidez necesaria para pagar a tiempo los 89,8 millones de yuanes (10,5 millones de euros), que debe a sus inversores, que probablemente tomarán medidas legales.

Los intereses corresponden a una emisión de bonos por 1.000 millones de yuanes (118 millones de euros) que Chaori lanzó en marzo de 2012. A pesar de que el pago debía hacerlo hoy, la compañía asegura que sólo puede entregar a los poseedores de sus bonos hasta cuatro millones de yuanes en total debido a “factores incontrolables”, según el documento que presentó ante el mercado de Shenzhen.

Debido a las pérdidas que ha estado afrontando el sector, con problemas de exceso de capacidad tras el estallido de la crisis internacional en 2008, lo que condujo también a un aumento del recurso a la emisión de deuda por parte de muchas empresas en el país asiático, Chaori ha acabado superada por las dificultades.

Las acciones de la compañía, fundada en 2003, han caído un 40 por ciento en el último año, y antes de anunciar su incapacidad de abonar los intereses que debe para hoy, ya tuvo que suspender la cotización de sus títulos en Shenzhen el pasado 19 de febrero.

El hecho de que Chaori no pueda hacer frente al pago de una cantidad relativamente reducida parece indicar las dificultades que las firmas solares chinas afrontan todavía para acceder a nueva financiación, ante los crecientes riesgos para las entidades crediticias de prestar al sector mientras no vuelva a ser rentable.

A pesar del importante tamaño del mercado de bonos de China, los observadores internacionales suelen considerar que está poco desarrollado y que no valora adecuadamente los riesgos, de ahí lo peculiar de que hasta ahora no se hubiera dado ni un solo impago de intereses en el país.

Con todo, no es desde luego la primera vez que empresas chinas, incluso del sector solar, caen en impagos de obligaciones fuera de su mercado nacional, como ocurrió el año pasado con Suntech Solar, el mayor fabricante de paneles chino hasta hace un año, que antes de caer en bancarrota tuvo que hacer lo mismo que hace ahora Chaori.

En el caso de Suntech, tuvo que negociar una moratoria para pagar parte de los 541 millones de dólares de intereses de bonos que debía a sus inversores (390 millones de euros al cambio de hoy).

Fuente: http://com.cincodias.feedsportal.com/c/33500/f/624600/s/37e48c9d/sc/29/l/0Lcincodias0N0Ccincodias0C20A140C0A30C0A70Cmercados0C13941772580I9483310Bhtml/story01.htm