BBVA vende por 845 millones un 30% del chino CIFH

BBVA ha decidido replegar en parte su presencia en el sureste asiático a cambio de seguir fortaleciendo la solvencia del grupo. Esta es la principal consecuencia que se deriva de la venta de su 29,68% de participación en el Citic International Financial Holding (CIFH) de Hong Kong, operación que la entidad anunció este martes a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). Un movimiento que le permitirá elevar en 20 puntos básicos su ratio de capital CET1, que incrementa en 700 millones, hasta alcanzar un 10,26% de solvencia.

El acuerdo fue alcanzado con el China Citic Bank Corporation Limited (CNBC), socio de BBVA en el gigante asiático y matriz del CIFH, que volverá a controlar el 100% de su filial. La transacción se cerrará por unos 845 millones de euros una vez que ambas partes cuenten con las correspondientes autorizaciones necesarias, lo que se prevé que ocurra en el segundo trimestre del próximo año. Será sobre dicho ejercicio sobre el que pesen los 25 millones de pérdidas que se estima producirá la operación en las cuentas de BBVA, fundamentalmente, según fuentes cercanas a la entidad, por el ajuste en los tipos de cambio.

Como filial no cotizada del CNBC, CIFH desarrolla en Hong Kong labores de banca mayorista. Pese a la salida de su capital, desde BBVA defienden que la entidad no perderá fuelle en este importante foco comercial del sureste asiático, dado que cuentan con oficina propia en la zona, así como en Tokio, Singapur, Seúl y Taipei, así como oficinas de representación en Pekín, Shangái, Bombay y Sidney.

La entidad que preside Francisco González comenzó su expansión por los confines orientales de Asia hace ocho años, en 2006, cuando selló un pacto con el grupo bancario chino Citic Group para adquirir una participación del 5% en CNCB por 501 millones de euros y un 15% de las acciones de la filial no cotizada CIFH, de la que sale ahora, por 488 millones de euros.

La transacción también incluía la opción de comprar otro 4,9% adicional de CNCB, lo que permitía a BBVA alcanzar el 9,9% del capital de la entidad, así como el desarrollo de una cooperación en las áreas de banca minorista y corporativa.

En una segunda fase de su desembarco asiático, en junio de 2008, el banco español suscribió un nuevo acuerdo con Citic Group que le permitió elevar su participación en el CIFH hasta el 30% y en Citic Bank hasta el 10,07%, lo que le posibilitó duplicar su posición accionarial en las dos firmas.

Participaciones penalizadas

A continuación, ya en 2009, la entidad adquirió el 4,9% adicional que de CNCB al que tenía derecho y elevó su participación total al 15%. Con los nuevos requerimientos regulatorios de Basilea III, que penalizan la tenencia de participaciones por encima del 10%, BBVA decidió desprenderse en octubre de 2013 del 5,1% de CNCB, una operación que le permitiría mejorar su ratio de capital en 2.400 millones (72 puntos básicos), eso sí con minusvalías de 2.300 millones, asumiendo ya todos los impactos sobre capital de la nueva normativa.

En la actualidad, y tras la venta del 29,68% de CIFH, BBVA mantiene una participación del 9,9% en CNCB con vocación de permanencia, pues desde la firma consideran a esta entidad un socio de referencia clave para seguir desarrollando su negocio en China.

La matizada apuesta de González por Asia viene a complementar el resto de expansión internacional de un grupo que ha logrado capear los peores momentos de crisis española gracias a su fuerte presencia más allá de las fronteras.

Su posición en México es una de las principales bazas del grupo, si bien el banco está presente en un total de 31 países, incluyendo desde Estados Unidos a Argentina, pasando por Turquía, con una presencia física de 7.362 oficinas y 51 millones de clientes en todo el globo.

Fuente: http://com.cincodias.feedsportal.com/c/33500/f/624600/s/41b50136/sc/31/l/0Lcincodias0N0Ccincodias0C20A140C120C230Cmercados0C141932270A80I20A0A3290Bhtml/story01.htm