Argentina: en busca de la credibilidad perdida

Como epicentro de las tensiones en el mercado de divisas emergentes a finales de enero, Argentina ha protagonizado titulares alarmantes en las últimas semanas por la fragilidad de su economía. El agotamiento de las reservas en dólares del banco central le obligó a dejar de proteger su divisa artificialmente y el peso se ha depreciado un 17,4% en lo que va de año.

Desde Deutsche Bank explican que “una fuerte disminución de las reservas internacionales sigue siendo el mayor riesgo a corto plazo y el escenario más probable es una recesión con alta inflación”. Barclays maneja una recesión del 1,5% para este año y desde Citi añaden que las condiciones macroeconómicas siguen siendo insostenibles.

La firma estadounidense dibuja un escenario muy adverso: “vemos el cambio oficial del peso argentino y el dólar en las 10 unidades a final de año, la inflación no oficial subiendo hasta el 38% y la actividad cayendo un 1%”.

Las perspectivas económicas no animan a invertir en el país. Desde el punto de vista empresarial, la expropiación de YPF a Repsol en 2012 generó una imagen de falta de seguridad jurídica. “El Gobierno ha demostrado una completa falta de respeto hacia las normas y han creado una gran incertidumbre legal en el país debido a las nacionalizaciones de compañías privadas”, afirma Manuel Andrade, jefe de servicios de inversión de Saxo Bank. Por eso, Thierry Planet, Director del Área Internacional de March JLT (broker de seguros de Banca March), cree que es probable que algunas empresas españolas disminuyan sus inversiones en Argentina a corto plazo.

Tras el acuerdo entre el Gobierno argentino y Repsol por la expropiación de YPF, las autoridades de aquel país buscan negociar con el Club de París, un foro de países acreedores a los que Argentina debe unos 9.500 millones de euros. Los analistas interpretan este acercamiento como un intento de romper el hielo en las gélidas relaciones entre Argentina y los mercados financieros internacionales. También saludan como pasos positivos el nuevo IPC creado por el Gobierno, más creíble que el anterior, y su disposición a reducir subsidios.

La mayoría de los proyectos que fomenta el Banco de Proyectos de Inversión Productiva de Argentina se centra en sectores como energías renovables, infraestructuras o industria. Por ejemplo, un proyecto de producción de bioetanol a partir de grano de maíz en Santa Fe con un monto total de 331 millones.

Desde el punto de vista del inversor particular, los expertos consultados recuerdan que el mercado argentino es una opción muy arriesgada. El país tiene una nota de B3 para Moody´s, CCC+ para SP y CC para Fitch. Calificaciones de bono especulativo con riesgo de impago.

Aun así, Deutsche Bank recomienda en un reciente informe los bonos Par de Argentina como inversión defensiva para inversores con un horizonte largo. El país emitió estos bonos en dólares tras el corralito de 2002 para pagar a inversores extranjeros. En Bolsa, HSBC incluye en su cartera a la empresa argentina Adecoagro. Álex Fusté, economista jefe de Andbank, cree YPF puede ser atractiva “ahora que el Gobierno está solucionando el pago a Repsol junto a los buenos resultados del último trimestre y un nuevo hallazgo de reservas de crudo en la provincia de Río Negro”.

Fuente: http://com.cincodias.feedsportal.com/c/33500/f/624600/s/38364d02/sc/42/l/0Lcincodias0N0Ccincodias0C20A140C0A30C140Cmercados0C13948214440I593950A0Bhtml/story01.htm