¡Abran fuego señores!

Se desató la violencia ayer en Europa, si bien es cierto que con desigual intensidad según que Bolsas. El comisario Draghi no sacó su arma contra la amenaza de deflación y dejó intacto el tipo de interés en el 0,25%. Pero apuntó con su pistola a los pistoleros bajistas. Advirtió que hay consenso en el BCE para tomar las medidas necesarias llegado el caso, sin descartar un programa de compra de deuda. Estas palabras cargadas de pólvora desataron la euforia en todas las Bolsas de nuestro continente. Ascenso rápido y vertical. Pasada la violenta reacción alcista y según se acercaba el cierre, fueron los selectivos mediterráneos quienes no cesaron de disparar. Otros, como el Dax germano, volvía a niveles de apertura y quedaba plano. EL tiroteo entre toros y osos fue por barrios al final.

Brillan las Bolsas del Mediterráneo

Lo más destacable sin ningún género de dudas lo protagonizó el Campeador. Ya desde el inició de la sesión se vieron las ganas de romper los máximos anuales, asediándolos continuamente. Durante todas las refriegas fueron los toros quienes llevaron la flauta alcista. La melodía que sonaba en nuestro selectivo era muy dulce, a pesar que los pesos pesados europeos no estaban por la labor de bailar antes de las palabras del mandatario del BCE. Una vez iniciado el baile, los toros salían a pista, corneando con bravura una y otra vez al oso que había agazapado en la trinchera de los máximos anuales. A los lomos se lo echó sin piedad. El Campeador alcanzaba nuevos máximos anuales sobre los 10.644 puntos. El nivel de los 10.552 puntos quedó pulverizado.

Según se enfriaba la euforia en los selectivos europeos, el Ibex fue replegándose pero sin perder la cara a su maltrecho enemigo. A cierre confirmaba la ruptura de la resistencia anual. Terminaba sobre los 10.585 puntos con un contundente ascenso del +1,42%. Traza una enérgica vela al alza que anula el intento bajista de desarrollar una nueva pauta de agotamiento, en forma de Hombre Colgado con el martillo previo. Van dos intentos en una semana. La primera fue el doji el lunes, en busca de una estrella fugaz. Pone de relieve la fuerza que traen las Bolsas mediterráneas. Hoy habrá que ver si el Campeador logra confirmar la hazaña a cierre semanal. Los 11.000 puntos esperan.

Lo del César italiano es ya un auténtico Expediente X bursátil. Ni la sobrecompra extrema, ni las complicadas figuras bajistas, ni el vértigo por las verticales subidas, no le afecta nada. Las legiones romanas se prestan al combate una y otra vez. Ayer, tras la sólida envolvente bajista previa que pedía a gritos un descanso sobre los 22.000 puntos, volvió a levantar una contrafigura de similar potencia. Tremenda respuesta del Mibtel con una vela envolvente alcista que le dejó de nuevo en los 21.992 puntos. Ascenso del +1,38%. Atentos a esa pauta dual que puede poner rumbo a los 22.500 puntos aunque parezca imposible.

La Europa que no se asusta

El Emperador europeo confirmó lo que ya había avisado dos días antes, sus tropas quieren alcanzar la victoria en sus resistencias épicas. Tras las palabras de Draghi, el Eurostoxx que esperó sin mucho ímpetu, se fue como un tiro hacia la parte alta del canal lateral/alcista. Clavó los 3.220 puntos como máximos de la sesión. La vela doji de incertidumbre previa quedó en nada. Al finalizar la sesión, el gran selectivo europeo cerró sobre los 3.206 puntos. Ascenso del +0,61% trazando una extensa vela de larga sombra superior. Avisa de esa última dificultad en forma de resistencia creciente que ha de superar el Emperador. Una vez conseguido, la gran batalla de los 3.077 puntos y de la ruptura canal alcista del medio/largo plazo tendrá un vencedor, el ejército alcista. Habrá que ver si hay confirmación a cierre semanal. Su próxima resistencia horizontal se encuentra entre los 3.400/500 puntos. Será su siguiente cita si logra la proeza.

Figura muy similar dejó trazado el general De Gaulle francés en su gráfico después del doji de incertidumbre previo. Ascendió un +0,42% hasta los 4.449 puntos, marcado nuevos máximos anuales en los 4.469 puntos. Su escenario es mucho más claro que el de su homóloga. En su batalla por los máximos del año 2011 sobre los 4.169 puntos fueron perdidos en dos ocasiones desde octubre pasado. Pero los bajistas no lograron hacer daño. En su tercer y último intento, ya los osos no pasaron. La solidez del Cac demostrada desde tiempo atrás sigue intacta. Su próxima cita son los 4.550/600 puntos, parte alta del canal alcista del largo plazo. Esto se confirmará si hoy la legión extranjera logra a cierre semanal no ceder los anteriores máximos anuales en los 4.432 puntos.

Recelo alemán y británico

Tanto el Káiser germano como el Footsie inglés no terminaron de rematar la faena tras la llegada del comisario. Si bien reaccionaron al aviso, no echaron a los osos de sus trincheras en los gráficos. Los blindados germanos fueran detenidos al pasar los altos de la bandera de consolidación. Tras tocar los 9.689 puntos, acabaron la sesión planos sobre los 9.628 puntos. El Dax deja una extensa vela sin apenas cuerpo real que insinúa agotamiento en la vigorosa ascensión desde los 8.913 puntos. Parece que a los Panzer les costará pasar a los máximos anuales. Mientras no lo hagan, los bajistas mantendrán alguna opción en la batalla por la cima anual en nuestro continente.

La reacción en el Gentleman inglés fue muy tímida. La falta de momento alcista del selectivo inglés es evidente. A pesar de confirmar la pauta de doble suelo, sobre los 6.500 puntos, los cuerpos especiales no lograron superar la resistencia de los 6.671 puntos. Tras alcanzar los 6.680 puntos se vinieron abajo y acabaron la sesión perdiendo un -0,15% hasta los 6.649 puntos. Traza un martillo invertido que se sujeta de nuevo sobre la media móvil de las 50 sesiones. Será importante ver si hoy a cierre semanal logra cerrar por encima de la mencionada resistencia.

En Wall Street, la tecnología vuelve a las andadas

Al otro lado del Atlántico, el Nasdaq Composite se dio una peligrosa vuelta tras el martillo trazado el día anterior. Si en el Ibex no funcionó el Hombre Colgado aquí sí. Se traza una compacta vela bajista con sombra inferior que deja un descenso del -0,91% hasta los 4.237 puntos. La media móvil de las 50 sesiones detuvo a los osos. Ahora el riesgo de volver al soporte de los 4.200 puntos es alto. Veremos si los alcistas logran detener un nuevo test al soporte. La divergencia con sus homólogas puede ser un aviso a navegantes. Ya sabemos que el Nasdaq suele anticipar el movimiento del resto.

No se inmutaron ni el Dow Jones ni el SP 500 en la sesión de ayer. Plano quedó en Sargento de Hierro alcanzando nuevos altos históricos sobre los 16.604 puntos. Trazó a cierre un limpio doji con cierre en la mitad de la figura en la cima. Cerró en los 16.572 puntos. Habrá que ver si a cierre semanal logra situarse por encima de los 16.600 puntos o la figura de incertidumbre obliga a replegarse a los toros.

En el General Custer, mínimo descenso del -0,11% hasta los 1.888 puntos, tras volver a tocar los 1.893 puntos. Martillo en todo lo alto a la espera del cierre semanal para confirmar la rotura de los últimos máximos. Los 1.900 puntos esperan a ser conquistados. Habrá que ver si la divergencia de la tecnología afecta a los dos grandes selectivos americanos. De momento no parece que así sea.

Esperemos que hoy no haya sorpresas y se confirme lo que cada vez está más claro en los gráficos. Llega un nuevo impulso al alza, tras superar en muchos selectivos el extenso lateral. Los gurús que llevan tiempo clamando por un fuerte descenso en la renta variable global, mejor que empiecen a cerrar el pico, sino quieren seguir haciendo el ridículo. El mercado manda y no sus catastrofistas predicciones. Feliz fin de semana a todos.

Fuente: http://com.cincodias.feedsportal.com/c/33500/f/624600/s/38fa96fc/sc/31/l/0Lcincodias0N0Ccincodias0C20A140C0A40C0A40Czona0Itrading0C139660A0A2460I27380A10Bhtml/story01.htm