A los inversores no les gustará nada Podemos

El 13 y 14 de enero vuelve Spain Investors Day. En la quinta edición de este evento, que reúne a cotizadas españolas con inversores extranjeros, el debate ha pasado de las dudas sobre el rescate a las oportunidades de la recuperación. Blas Calzada (Valladolid, 1937) es el presidente del consejo rector de este foro. Este economista ha sido director general del Instituto Nacional de Estadística y presidente de la CNMV entre 2001 y 2004.

¿Qué cambia en el Spain Investors Day de 2015 frente a 2010?
respuesta. Antes estábamos en un círculo vicioso y ahora estamos en un círculo virtuoso. Las malas cosas se iban acumulando y ahora se van diluyendo y aparecen algunas buenas, aunque a una velocidad que a todos nos parece lenta.

 ¿Qué forma ese círculo virtuoso?
Las empresas crecen más, los bancos no tienen tantos morosos, hay menos parados, se pagan menos subsidios y el gasto en la deuda es menor. Esto se traslada a la economía y ha permitido que la gente comience a consumir más.

¿Y qué riesgos hay de que se rompa ese crecimiento?
El círculo virtuoso crece en forma de espiral, lo que hace falta es que no haya ninguna cortapisa, ya que tenemos muchos problemas alrededor. Uno de los logros es que la balanza por cuenta corriente se equilibre e incluso tenga superávit, pero se resiente cuando se tira del consumo y de la inversión.

Aunque la balanza sea difícil de controlar.

Si se tiene productividad y se exporta salen los números. Tenemos también una gran ventaja, ya que ha caído el precio del petróleo. Además, se ha devaluado el euro respecto al dólar, por lo que las exportaciones pueden seguir yendo bien. Como inconveniente está que el crecimiento de Europa, de nuestros socios más cercanos, no va del todo bien. Otro riesgo es que no sigamos con la política de austeridad, de buenas cuentas. Es un riesgo que puede aparecer en cualquier momento porque la sociedad está acostumbrada a que el bienestar se asegure de todas maneras y además hay riesgos de partidos políticos que dicen que eso hay que hacerlo antes que nada. Por último, hay peligro de que los costes laborales en España crezcan por encima del resto de países. Es verdad que los salarios pueden subir algo, pero no de manera generalizada porque si no, perderemos competitividad con el exterior.

Habla de demandas políticas, ¿qué opina de partidos como Podemos que proponen renegociar la deuda?

Todos los días el Tesoro renegocia deuda a un tipo de interés más bajo. Dicen de hacer la deuda a más largo plazo, pero es que eso también se hace. Creo que en general no saben lo que dicen. Otra cosa es que digan que no van a pagar la deuda. Eso es un tema muy grave. En una economía abierta como la nuestra, nos metemos en un lío tremendo. Puede dejar de pagar la deuda un país que esté cerrado, como Cuba, que le da igual porque no tienen relación con el exterior y no le van a prestar. Cuando estamos dependiendo de nuestras exportaciones, no pagar la deuda es convertirse en Senegal o peor.

 ¿Qué consecuencia puede tener?
Que baje la renta un 30%, como pasó en Argentina.

Los inversores extranjeros y los mercados pueden tener miedo a una opción política como Podemos, ¿o al final un inversor se adapta?
A los inversores no les gustará nada Podemos. No les parecerá nada bien, porque están diciendo que no pagarán la deuda o por la renta básica.

En Grecia vuelve la inestabilidad ante posibles elecciones generales y un probable cambio de rumbo con la izquierda de Syriza en el Gobierno. ¿Las dudas volverán a contaminar a los países del Sur y a España?
Se dice que Grecia no puede continuar en el euro y por tanto que la moneda ya no es monolítica, como habría conseguido Draghi que se creyese la gente. Creo que debería continuar en el euro para evitar que la gente piense que no solo ese país se debe marchar. Lo que se intenta por todos los medios es que se quede, pero si los griegos no quieren eso, ¿qué hacemos? Esa situación puede contaminar a todo el mundo. Si sale y no se tambalea nada más, sería serio solo para sus ciudadanos, porque no podrá pagar la deuda y los griegos se irán otra vez de marineros por el mundo. Hay un dicho de la Grecia clásica que decía que los dioses ciegan a quien quieren perder. Cuando nacen unos partidos como Podemos es que los dioses te quieren cegar, porque quieren perderte.

¿Qué ha cambiado en el Spain Investors Day en el último año?
El año pasado y el anterior estábamos en un cambio de coyuntura bursátil. La intención era estar en el momento adecuado para coger las subidas. Para el año que viene, además de una subida, sobre todo habrá muchas operaciones corporativas. Estamos en un momento en que se empieza a invertir y por tanto hay que reconsiderar el pasivo, hay que hacer fusiones, comprar empresas que no cotizan. Va a haber bastante movimiento en la Bolsa y eso da aliciente a los inversores. Antes no tenía sentido pero ahora se intenta crecer más deprisa.

“El BCE debe arreglar los problemas”

Una parte que se escapa del círculo virtuoso del que usted habla es el empleo.
Desde el punto de vista tecnológico, aumentamos la productividad pero no el empleo. Además, no aparecen nuevos sectores que demanden trabajo. Los desarrollos más importantes vienen de las comunicaciones e internet, que ofrecen unos pocos puestos en EE UU y quita en el resto del mundo. En España todavía hay cosas por hacer porque el nivel de industria es demasiado pequeño.

Entiendo la reflexión sobre la tecnología, pero el caso de España es algo particular, porque estamos cerca del 24% de tasa de desempleo y los países del entorno por debajo del 10%.
Los otros países europeos tienen un 10% de parados y un 10% de empleos basura. En eso consisten los minijobs alemanes. Es un problema generalizado y que exige una respuesta. Esto no puede continuar así. Habrá que formar a la gente en hacer cosas que aumenten la productividad.

¿La banca está suficientemente recapitalizada y saneada?
Creo que sí. A ver si por fin el Banco Central Europeo hace de supervisor general y administrador de lo que realmente haga falta y dejamos de hacer test de estrés, que no tienen sentido, ya que los balances de un banco son una cosa viva. Si hay un supervisor que además puede suministrar dinero, eso es lo mejor. Cuando haya un problema lo debería arreglar el BCE, como lo hacía el Banco de España. Así es como de verdad funciona la banca. El BCE no solo debe ser el que supervisa sino el que arregla el problema cuando las entidades no tienen dinero. Es lo que se ha hecho siempre en el sector, poniendo el capital necesario o cerrando el banco que haga falta a costa de otros bancos, no a costa del Estado.

¿A los inversores extranjeros les interesa la banca española?
Seguro que sí, porque van a tener mejores beneficios. Hasta ahora hemos estado utilizando los beneficios en tapar huecos. Los márgenes de los bancos han sido buenos, pero luego llegaba el auditor con las rebajas.

Fuente: http://com.cincodias.feedsportal.com/c/33500/f/624600/s/41712d55/sc/7/l/0Lcincodias0N0Ccincodias0C20A140C120C120Cmercados0C14184119760I118440A0Bhtml/story01.htm