Rajoy le hace caso a Rubalcaba y defenderá el ‘no’ a la consulta en el Congreso

El presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, duda. Sus silencios, o la falta de agilidad para tomar decisiones no se deben a una elaborada estrategia. Aunque como le ha ido bien hasta ahora, se recrea en sus propias indecisiones. Esa es una de las interpretaciones que alcanza un mayor consenso entre sus interlocutores.

El caso es que Rajoy protagonizará el debate este martes en el Congreso en el que el PP y el PSOE rechazarán la transferencia a la Generalitat de la competencia para convocar una consulta soberanista en Catalunya.

Rajoy pidió consejo a Alfredo Pérez Rubalcaba. Los dos mandatarios se ven a menudo, o hablan con frecuencia. Rubalcaba, según fuentes conocedoras del debate, le hizo ver a Rajoy que no podía inhibirse “del problema más importante que debe abordar ahora la política española”.

Y Rajoy asumió su petición para ser él quien defienda, en nombre del Gobierno, el ‘no’ a la consulta soberanista que pide el Parlament de Catalunya.

La salida de la reforma de la Constitución

Claro que esa petición no fue satisfecha de inmediato. Rajoy, en ese encuentro reciente con Rubalcaba, aseguró al líder socialista que se lo pensaría. Hasta que este domingo, la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, ha anunciado que será, efectivamente, Rajoy el que defenderá que “la soberanía recae en el conjunto de los españoles”.

Se trata de un debate fundamental, y que podría marcar el futuro inmediato de las relaciones entre Catalunya y el resto de España. Rajoy quiere marcar ese rechazo con contundencia, pero, como ha hecho en sus últimas visitas a Catalunya, ofrecerá una vía alternativa a Mas. El presidente el Gobierno, aunque tímidamente, ha ‘invitado’ a los partidos políticos catalanes que deseen una relación diferente que existe la posibilidad de reformar la Constitución, y que esa vía es, precisamente, “constitucional”.

La vía del Tribunal Constitucional

Es lo que ha dejado clara la sentencia del Tribunal Constitucional sobre la declaración soberanista del Parlament. En ella el TC rechaza que Catalunya sea un sujeto político y jurídico propios, pero avala que se pueda reclamar el derecho a decidir, si se encuentra una vía dentro de la Constitución, y que pasaría por su reforma.

Rubalcaba insiste en ese camino, y de ello ha hablado con Rajoy. Como siempre, el líder del PP se lo piensa. Admite que existen cuestiones que exigen una actualización de la Constitución, como todos los aspectos que hacen referencia a la “regeneración democrática”, como la ley de partidos, ley electoral, o la elección de los principales organismos institucionales. Y también, claro, está la cuestión de la Monarquía y la posible sucesión del Rey Juan Carlos en la figura del Príncipe Felipe, y, por supuesto, la cuestión de Catalunya.

Pero eso sólo podría llegar después de un acuerdo entre el PP y el PSOE después de las elecciones generales de 2015. En ese horizonte está dispuesto a trabajar Rubalcaba, –ya se verá si en calidad de secretario general del PSOE o como líder electoral—y Rajoy comienza a valorar seriamente esa opción.

Mas insiste en la consulta

Esa posibilidad se podría deslizar en el debate en el Congreso de este martes. El problema para Rajoy y Rubalcaba es que el President Artur Mas no está dispuesto a renunciar a la consulta, fijada para el 9 de noviembre. No se trata de una mejora en la financiación, de blindar competencias. Mas; el líder de ERC, Oriol Junqueras, y el movimiento social soberanista, lo que piden es una consulta como algo irrenunciable.

Mas, en el marco de la conmemoración de los 100 años de la Mancomunitat de Catalunya, ha defendido la voluntad de acuerdo y de pacto que ha mantenido Catalunya con el Estado históricamente. Y ha afirmado que si se rechaza la transferencia de la competencia para convocar un referéndum, “se dirá ‘no’ a una ley, pero eso no podrá parar la voluntad del pueblo”.

La fuerza de la ANC

Para el mandatario catalán ahora Catalunya goza de una estructura de estado, que es “la social”, en una clara alusión a la fuerza de los movimientos sociales soberanistas, como la ANC, que ha propuesto movilizaciones para los próximos meses, y para la Diada del 11 de septiembre. Mas ha concluido que lo que pasa en Catalunya “no es el capricho de unos pocos, sino la voluntad de muchos”.

En apoyo de Mas, esta vez ha salido Miquel Roca, quien ha defendido que celebración de una consulta “puede ser constitucional”, en función de la pregunta que se quiera formular. Y se ha mostrado contrariado ante los que sostienen que defender que Catalunya es una nación es contrario al interés de España. “Yo he dicho lo mismo que el Tribunal Constitucional”, ha asegurado, en una entrevista en el diario ABC, asegurando que sería absurdo ignorar el proceso soberanista, “porque lo que está en juego es el proyecto de España”.

Rajoy, en todo caso, ha asumido que debe ser él mismo quien ofrezca una respuesta en el Congreso a Artur Mas, aunque el President no estará presente.

Fuente: http://www.economiadigital.es/es/notices/2014/04/rajoy_le_hace_caso_a_rubalcaba_y_defendera_el_no_a_la_consulta_en_el_congreso_52852.php