Puñaladas en el Colegio de Médicos de Madrid para controlar el negocio de los seguros

El Colegio de Médicos de Madrid se ha convertido en una casa de intrigas y espías. La entidad, que agrupa a 40.000 profesionales, tiene a toda la cúpula directiva imputada por acusaciones de espionaje y falsificación. La presidenta, Sonia López, ha denunciado al resto de la junta de falsificar sus firmas para avalar decisiones que no ha tomado. A su vez, la directiva llevó a los juzgados a la presidenta por filtrar información del Colegio a terceros.

La Organización Médica Colegial, que agrupa a los colegios médicos de España, ha recomendado a todos los miembros de la Junta Directiva a renunciar en bloque y convocar a nuevas elecciones. Pero los negocios en juego, los seguros de la mayoría de colegiados, impiden a los miembros de la junta a renunciar a sus cargos, según explican los sectores críticos de la organización.

La presidenta afirma que descubrió micrófonos instalados en su despacho y en la sala de juntas, mientras que los integrantes de la directiva acusan a López de grabar con al resto de miembros con un aparato oculto que llevaba debajo de la ropa. Detrás de todo el entramado de espías se esconden los contratos y convenios que la organización firma con un presupuesto anual de unos ocho millones de euros.

El negocio

Los sectores críticos aseguran que las últimas juntas directivas siempre han gestionado el dinero de los afiliados bajo la sombra de una importante mediadora de seguros del sector: Uniteco. La empresa familiar, de 100 empleados y propiedad de Gabriel Núñez, ofrece un seguro de vida a todos los colegiados. La compañía, con sede en el propio colegio, cobra unos 1,2 millones de euros anuales por este servicio exclusivo, según explica Miguel Ángel Sánchez Chillón, que perdió las últimas elecciones al colegio por menos de un centenar de votos.

También cuenta con otros negocios relacionados con el colegio como servicios de informática y el alquiler de salas y espacios. Uno de los más polémicos fue la cesión a finales del año pasado del recinto para la celebración de un acto de Nuevas Generaciones del Partido Popular.

“Muchos intereses en juego”

La empresa Uniteco niega que intente influir en las decisiones del Colegio de Médicos de Madrid aunque admite que el fondo del conflicto que ha dejado sin gobierno a la entidad “es un problema complejo” y “hay muchos intereses en juego”. Uniteco, no obstante, asegura que se ha especializado en ofrecer seguros a los médicos y ve normal la relación de exclusividad que mantiene con la organización.

“Pago unos 400 euros al año por pertenecer al colegio más otros 400 por el seguro de responsabilidad civil. Éste último no es obligatorio, pero cuando te inscribes, te meten miedo en el cuerpo. Te dicen que, ante cualquier problema que tengas con el ejercicio profesional, siempre es mejor tenerlo. Aunque los médicos que trabajan en la empresa pública no lo necesitan, porque ya tienen un seguro de este tipo, al final, la mayoría lo firma”, explica una colegiada que solicitó mantener su nombre en el anonimato.

La mayoría de consultados coinciden en que si la colegiación de los médicos fuese opcional, no pertenecerían a la asociación. Todos consideran vergonzoso el enfrentamiento que vive la casa que representa al sector frente a al opinión pública.

Fuente: http://www.economiadigital.es/es/notices/2014/03/punaladas_en_el_colegio_de_medicos_de_madrid_para_controlar_el_negocio_de_los_seguros_51788.php