La inversión española en I+D se olvida de las patentes

La inversión española en Investigación y Desarrollo (I+D) se olvida de las patentes. Los últimos datos disponibles son de 2012, aunque el panorama no ha cambiado mucho desde entonces. Ese año, los registros nacionales, europeos o internacionales de empresas nacionales representaron el 0,27% del total de la inversión en innovación.

El despacho Isern patentes y marcas sostiene que los empresarios optan por ahorrarse entre los 3.500 y 8.700 euros que cuestan los registros en las diferentes oficinas. Pero estos expertos puntualizan que, con el tiempo, el no patentar los productos puede suponer un coste varias veces superior.

Comercialización exclusiva

El director de la oficina de Madrid, Daniel Juárez, sostiene que no se puede dar una cifra de la pérdida exacta, ya que depende de cada producto y sector. Pero sí mantiene que, al no patentar el producto, una empresa pierde el monopolio que este registro le otorga durante los próximos 20 años. Y, por consiguiente, comercializar en condiciones de exclusividad.

El titular de la patente también puede dar su permiso o licencia a terceros, por lo que el registro se convierte en un valor para la empresa, según este despacho.

Litigios por patentes

“A menudo, las ganas de difundir una novedad, una invención, un producto o procedimiento a terceros antes de solicitar una patente puede resultar muy caro a una empresa”, puntualiza Juárez. Motivo por el que, en los últimos años, se han visto como aumentaba el cruce de denuncias entre compañías. El caso más internacional es la guerra que mantienen Apple y Samsung por el control exclusivo del mercado.

“Actualmente, el tema de litigios entre empresas por infracción de patentes es un asunto que está creciendo considerablemente, debido a que, cada vez más, las empresas consideran sus intangibles (marca, diseños, etc) como activos que incrementan su valor financiero”, añade el experto.

Las empresas con más patentes

En 2013, la Oficina Europea de Patentes (EPO) batió su propio récord de solicitudes con un total de 265.000 registros. El 2,8% más que un año antes. Pero el mérito no es tanto de las compañías europeas sino de las chinas y las surcoreanas, que presentaron el 16,2 y un 14% más que en 2012. Samsung es la reina de las patentes (2.833 en el último año), seguida de Siemens (1.974) y Philips (1.839).

España ocupa el noveno puesto en el ránking del viejo continente y el 14 a nivel mundial. Por empresas, Telefónica lideró la clasificación, seguida de las multinacionales EADS y Alstom, CSIC, laboratorios Esteve, Abengoa, la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB) y Almirall.

Fuente: http://www.economiadigital.es/es/notices/2014/04/la_inversion_espanola_en_i_d_se_olvida_de_las_patentes_53292.php