La Agencia Tributaria catalana se brinda a la agitación independentista

Son ya 70 municipios los que han decidido pagar sus impuestos en la Agencia Tributaria Catalana, en la calle Fontanella de Barcelona, como método para ejercer presión, y reclamar que toda la carga impositiva se recaude y se gestione en Catalunya. El Govern que preside Artur Mas lo incentiva, y lo facilita, dentro del proyecto político soberanista. Para ello no ha dudado en relevar al director, hasta ahora, de la agencia catalana, Lluís Franco, ex conseller de Treball, de Unió Democràtica, que había mostrado sus diferencias con los nuevos criterios del entorno del conseller de Presidència, Francesc Homs.

Formalmente, Franco ha pedido dejar la agencia, para optar a la presidencia del Consell de Treball Econòmic i Social de Catalunya (CTESC), en sustitución de Josep Maria Rañé.

Porque esa política, por ahora, sólo es propagandística, pero ejerce un gran impulso entre amplios sectores sociales que ven posible que, efectivamente, a través de la presión, la Generalitat acabe centralizando todos los impuestos y convirtiendo la Agencia tributaria catalana en una “estructura de estado”.

Más formal que efectiva

Franco se hizo cargo de la agencia en 2011, pero las directrices, para que se convierta en una especie de embrión de la agencia tributaria de un estado catalán, se perfilan desde Presidència.

La sustituta de Franco será Teresa Ribas, que ingresó en la agencia en 2008, cuando fue nombrada jefa de la dependencia de recaudación de la delegación territorial de Barcelona. Ribas tendrá un cometido. Coordinará el despliegue de la Agencia Tributaria Catalana, que ha firmado acuerdos con las diputaciones para formar Tributs de Catalunya.

Esa red tributaria, que contará con una “ventanilla única”, dispondrá de 152 oficinas, aunque inicialmente serán 53, y recaudará impuestos locales y autonómicos. No tendrá apenas competencias, pero supone un paso más en la estrategia del Govern de Artur Mas de lograr recaudar y gestionar todos los impuestos.

El apoyo de Ernest Maragall

El caso es que la plataforma Catalunya diu prou, coincidiendo con la apertura del plazo para presentar la declaración de la Renta de 2013, este mismo viernes, ha presentado una campaña informativa en la que invita a los ciudadanos catalanes a pagar sus impuestos directamente en la Agencia Tributaria de Catalunya.

Y se dirige a los empresarios y a los ayuntamientos, concretando todos los pasos que deben hacer para pagar sus tributos a la Generalitat, y no al Estado.

¿Y quién se ha sumado? Ernest Maragall, ex conseller, hombre fuerte del Ayuntamiento de Barcelona durante años, se ha adherido a esa plataforma con la idea de potenciar la iniciativa hacia otros colectivos que hasta ahora pudieran ver en esa práctica una cuestión de CiU o de ERC. El ex dirigente socialista, ahora número dos en la candidatura de Esquerra Republicana en las elecciones europeas, ha querido ser preciso: “Invito a los ciudadanos y empresas a que hagan lo mismo que yo”, es decir, a ingresar sus impuestos en la Agencia Tributaria de Catalunya.

Municipios de CiU y ERC

En la plataforma se ha adherido también el municipio de Mataró, en manos de CiU, aunque en minoría. Se trata de una de las grandes ciudades metropolitanas que se suma, con 120.000 habitantes, lo que supone un triunfo para la causa. También paga sus impuestos directamente a la Agencia Tributaria de Catalunya el municipio de Alella, de unos 10.000 habitantes, cuyo alcalde es Andreu Francisco, de ERC, “Es un acto de afirmación nacional”, aseguró Francisco.

También Solsona forma parte de la iniciativa. Su primer teniente de alcalde, Lluís Xavier González, también de Esquerra, pide a la Generalitat mayores facilidades para tramitar los impuestos.

Ahora bien, en algún momento, toda esa recaudación podría ser un arma de la Generalitat, que, aunque legalmente la deba entregar a la Agencia Tributaria del Estado, la podría retener. Con ello se ha especulado en la Agencia Tributaria de Catalunya, lo que dejaba descolocado al democristiano Lluís Franco.

Economistas afines a las tesis soberanistas insisten en que no se trata de nada ilegal. Elisenda Paluzie considera que pagar impuestos a la Agencia catalana “es legal y no hay ningún problema”. Supone, sin embargo, un elemento más dentro de esa agitación propagandística que comparten CiU y ERC en el intento de crear una situación de presión popular en contra del Gobierno central.

Fuente: http://www.economiadigital.es/es/notices/2014/04/la_agencia_tributaria_catalana_se_brinda_a_la_agitacion_independentista_52810.php