Gana Collboni, gana Navarro frente a los críticos del PSC

Era un experimento con riesgos, y con posibilidades de éxito. El PSC ha realizado unas primarias para elegir a su candidato a la alcaldía por Barcelona. Y ha logrado parcialmente sus objetivos. El reciente portavoz del PSC, y diputado en el Parlament, Jaume Collboni, que había buscado durante la campaña un cierto distanciamiento de la dirección del partido para marcar un perfil propio, ha ganado las elecciones primarias, con 2.539 votos.

Pasa a una segunda vuelta, al no ganar con el 40% de los votos como marcaba el reglamento, y se enfrentará con Carmen Andrés el próximo 5 de abril.

Andrés ha conseguido 1.702 votos. La concejal por Nou Barris, que ha defendido los movimientos de base de los socialistas en los barrios, ha huido en toda la campaña del debate soberanista, y, como Collboni, no ataca a la actual dirección que lidera Pere Navarro, en una defensa clara del partido, frente a los críticos que han insistido en que el PSC se ha equivocado al distanciarse del derecho a decidir.

Los votos ajenos al PSC

Esos son los resultados. Los dos candidatos suman 4.241 votos, de los 7.447 votos emitidos. Y esa fuerza conjunta no es el producto de una gran movilización del PSC, no se trata del voto de los militantes de las agrupaciones, encuadrados bajo las directrices de los aparatos locales. Porque en esa cuestión el PSC no ha estado a la altura.

De los casi 3.000 militantes del PSC en Barcelona, sólo 1.462 votaron este sábado. Y de los casi 7.000 simpatizantes, sólo participaron en las primarias 797.

¿Entonces, qué ha ocurrido? El PSC, con sus primarias abiertas ha conseguido la participación de 5.204 ciudadanos y ciudadanas de Barcelona que no tienen un vínculo con el PSC. Y éstos, junto con el resto de votantes, se han inclinado por Collboni y Andrés, dos candidatos que se pueden alinear perfectamente con la actual dirección del PSC, o que, por lo menos, no la cuestionan.

El PSC no moviliza a los suyos

¿Lecciones? Unas cuantas. La primera es que el PSC no puede movilizar a los suyos, que, por distintas razones, ya no responden a las indicaciones de sus dirigentes. Están en casa. Y podrían volver. Pero por ahora siguen las cosas con distancia. La otra lección, como apuntaban en la noche del sábado en la sede del PSC en la calle Nicaragua, es que los críticos han fracasado.

Si Jordi Martí tenía una oportunidad ésta pasaba por una participación numerosa de personas ajenas al PSC, o que, distanciadas con la actual dirección por su posición contraria al soberanismo, apostaran por alguien que desea abiertamente un nuevo PSC.

Tampoco consiguió movilizar personas afines a sus propuestas Rocío Martínez-Sampere, que nunca ha evitado mostrar sus distancias con la dirección que encabeza Pere Navarro, aunque siempre ha defendido un cierto patriotismo de partido. Y tampoco lo hizo Laia Bonet, aunque consiguió un resultado importante, con 1.102 votos, con una campaña más atrevida.

¿Crisis económica o soberanismo?

La cuestión parece clara, a la espera de que cada uno de los candidatos y la propia dirección diseccione los resultados. Que Collboni y Andrés hayan encabezado las primarias, y que los votos hayan llegado en un 70% de personas ajenas al PSC, podría indicar que los ciudadanos quieren respuestas políticas ante la crisis económica, ante los problemas socio-económicos que padecen, y que no consideran como prioritario el eje nacional, el que han puesto sobre la mesa en toda la campaña candidatos como Jordi Martí o Laia Bonet.

¿Es una conclusión atrevida? Se verá en los próximos meses. El número que ha participado en las primarias del PSC es poco significativo, pero lo es para el propio partido.

El PSC se la juega. Está en una posición muy delicada, pero en estas primarias si el objetivo era rehacer el partido, y provocar el cambio de Pere Navarro, los votantes no han ido en esa dirección. ¿Qué hay muchos más votantes fuera de todas estas disquisiciones? Seguro, pero ahí están esos resultados.

El acercamiento de Navarro a Mas

Navarro busca reiventarse, quiere que el partido sea útil en la política catalana, más allá del debate sobre la consulta soberanista, y para ello ya ha tomado algunas decisiones, como el acuerdo con el President Artur Mas para sacar adelante el proyecto de BCN World. Seguirá ahora con la Ley de Transparencia y la Ley electoral.

¿Será suficiente?

Jordi Martí podría dejar en breve su despacho en el Ayuntamiento de Barcelona. Fuentes municipales indicaban que Assumpta Escarp podría hacerse momentáneamente con el mando del grupo municipal.

El próximo sábado, Collboni y Andrés se volverán a someter a las urnas. Collboni parte con ventaja, vistos los resultados de la primera vuelta. En todo caso, gana Navarro, frente a los sectores críticos, que se habían ilusionado con una victoria de Jordi Martí.

Fuente: http://www.economiadigital.es/es/notices/2014/03/gana_collboni_gana_navarro_frente_los_criticos_del_psc_52560.php