Carulla guardará cuatro años más las espaldas de Brufau en Repsol

El presidente de Repsol, Antoni Brufau, contará cuatro años más con uno de sus mayores aliados en el consejo. La junta de accionistas, celebrada este viernes en Madrid, ha aprobado la reelección de Artur Carulla como miembro del órgano de gobierno de la petrolera española. El primogénito de la familia empresarial catalana sumará 400.000 euros al año como retribución.

La continuidad del también presidente de Agrolimen en Repsol apenas recibió contestación por los accionistas presentes en el cónclave. Más polémicos fueron los debates en torno a la figura de Paulina Beato. “Sus conexiones con el poder nos hacen pensar que no defenderá los intereses de los minoritarios”, dijo el representante de Adicae en su turno de palabra.

Respaldo cerrado a Brufau

En todo caso, las propuestas presentadas por Brufau a la junta fueron aprobadas sin dificultad; incluido el cambio de estatutos para elevar al 75% el quórum necesario con el que dar luz verde a operaciones importantes. Los accionistas cerraron filas con el presidente ante las sospechas de que Pemex, propietario del 10%, busca aliados para trocear Repsol.

La presencia de la compañía pública mejicana en el seno de la española es la mayor batalla en la que Brufau deberá plantar cara los próximos meses. De este modo, no pasa desapercibida la reelección de Carulla y en, menor medida, de Beato. El principal aliado seguirá a bordo del consejo y Brufau volverá a contar con él si la situación se tuerce.

Paralelismos con la crisis de Sacyr

Durante el cóctel posterior a la junta, varios accionistas buscaban paralelismos. Carulla, a cuya familia Hacienda reclama en los tribunales 60 millones de euros en impuestos presuntamente evadidos, actúo de parapeto en la última crisis institucional de Repsol. Fue en septiembre de 2012.

Entonces se celebró un consejo clave, que podría haber terminado desalojando a Brufau de la silla presidencial. La alianza que se maduró entre ambos ejecutivos catalanes, para combatir la andanada orquestada por Juan Abelló en representación de Sacyr, se fraguó, sin embargo, un año antes.

Pemex ya asaltó la presidencia

Pemex convenció a la constructora para asaltar Repsol y empezó la campaña de desgaste. Carulla llamó uno por uno a todos los consejeros, incluidos los dominicales, para lograr una posición común contra los mejicanos y Abelló. Carulla estaría a punto para descolgar el teléfono de nuevo, también contra Pemex, aventuraron en la junta general.

Fuente: http://www.economiadigital.es/es/notices/2014/03/carulla_guardara_cuatro_anos_mas_las_espaldas_de_brufau_en_repsol_52515.php