Un capitán de Fragata defiende a los Harriers ante los planes de compra del F-35

Ya es algo que se da por hecho: las primeras unidades del caza F-35 para el Ejército del Aire y la Armada entrarán en servicio en la década del 2030 como muy tarde. Asunto aparte será la cantidad de unidades –y como se repartirán-, las condiciones del contrato o la viabilidad de un proyecto tan ambicioso como costoso.

La compra no tiene marcha atrás aseguraban a ECD fuentes bien posicionadas de la Armada. Pero esta, dicen, no se hará efectiva hasta “al menos una década”, siendo “muy posible” que España se quede durante un tiempo sin ala embarcada.

Y es que el calendario corre a contracorriente de los intereses españoles. Los cazas Harrier, según confirmó el año pasado el anterior AJEMA, no superarán el horizonte del 2025-2027. Año en que también está previsto que entre en servicio el F-35 B –versión de despegue vertical- en Estados Unidos e Italia, los dos países que aún operan, junto a España, una flota de AV-8B Harrier II.

Sin embargo, no todos en la Armada se muestran confiados en que dar de baja los Harrier de la 9ª Escuadrilla de Aeronaves sea una buena idea. Un artículo publicado en la Revista General de Marina, firmado por el Capitán de Fragata –equivalente a Teniente Coronel en otros ejércitos-  ha reabierto el debate.

Bajo el título “Con la que está cayendo… ¿Harrier? ¿Para qué?”, Carlos Cárdenas –piloto de caza- reivindica el futuro papel que aún le queda por hacer a las aeronaves que quedan al servicio de la Armada. Deja claro, desde el primer momento, que se trata de una opinión y valoración personal.

Según argumenta, el Harrier sigue siendo “una de las mejores plataformas del mundo” a pesar de que ya no se construye. “No está obsoleto” gracias al programa de apoyo conjunto (JPO) que mantienen los Marines americanos y la fuerza naval italiana –además de España-.

“Podemos decir que, con sus sistema de combate, es un buen avión para misiones aire/aire y una de las mejores plataformas para misiones aire/suelo que existen actualmente” asegura el autor del artículo.

Otra de las cosas que han achacado a los Harriers españoles sus ‘detractores’ –o partidarios de su baja- es la ausencia de experiencias en combate real, más allá de su despliegue a bordo del portaaviones Príncipe de Asturias en la operación de paz de Kosovo.

Sin embargo, el capitán de Fragata Cárdenas asegura que los resultados y puntería mostrada durante los ejercicios de entrenamiento de la 9º Escuadrilla muestran un altísimo grado  de efectividad. Y que esta puede comprobarse cuando los Harriers españoles comparten ejercicios con los Harriers de los Marines estadounidenses que pasan por la base aeronaval de  Rota.

Además, señala, es una opción relativamente ‘barata’, términos difícil de equilibrar cuando se trata de plataformas de armamento tan complejas. La pertenencia de España a ese ‘club’ de operadores de Harrier que es la JPO, que unifica el mantenimiento de todas las unidades, le posibilita el acceso a piezas de repuesto y actualizaciones a coste reducido.

“Finalizo con la esperanza de que aquellos que opinan que el cierre de la Novena Escuadrilla sería una buena opción para la Armada tengan la oportunidad de leer estas líneas y, de esta forma, sepan que renunciar a la Novena  supondría carecer de una de las mejores plataformas para reforzar la capacidad de proyección de la Armada” finaliza su autor.

Puede leer el artículo completo aquí.

Fuente: http://www.elconfidencialdigital.com/defensa/capitan-Fragata-defiende-Harriers-F-35_0_2948705106.html