Rebelion interna en CEOE por la reforma de la formación

Tras la intervención del presidente, Juan Rosell, saltó la sorpresa en el último punto del orden del día: el de ruegos y preguntas. En ese momento, cuatro responsables de varias patronales entre ellas las de hostelería y restauración, los hoteleros y las clínicas privadas, lanzaron duras críticas y reproches a la Comisión de Formación de CEOE a la que acusaron de “no trasladar una postura consensuada, ocultar información y plantear mal la negociación con el Gobierno para reformar e sistema de formación ocupacional”.

Según las críticas de estas voces disidentes dentro de CEOE –en total casi una decena de organizaciones entre las que también están la patronal de las tecnológicas (Ametic) o de la madera– el pasado 25 de marzo en una reunión de la Comisión de Formación se constataron las posturas encontradas de las ditintas organizaciones empresariales de cara a presentar un documento consensuado de propuestas de reforma de la formación al Gobierno. Por eso, el 2 de abril, la propia Comisión de Formación puso en circulación un borrador para que las patronales aportaran sus propuestas. Pero al día siguiente se hizo público que la cúpula de CEOE había presentado al Ministerio de Empleo un documento de máximos para la reforma de la formación consensuado con los sindicatos y, al parecer, no con las bases empresariales. Es más, los críticos aseguran que este documento no recoge el sentir de la mayoría de la organización en algo que “se juega mucho dinero: 1.800 millones al año”.

En un primer momento, el presidente de CEOE, Juan Rosell, visiblemente incómodo, reprochó que la mayoría de las críticas venían de organizaciones “que no pagan su cuota”. Si bien, tras ser rebatido este argumento por los que sí la pagan, precisó que cuando haya un documento del Gobierno, se votará en los órganos de dirección.

Al margen de la polémica, la CEOE aprobó ayer sus cuentas que arrojan un déficit de 2,04 millones de euros en 2013. Y una reforma de sus estatutos que reduce los miembros de sus órganos directivos y abre la puerta a que su presidente cobre un sueldo –que deberá aprobar la Junta Directiva– a partir del próximo mandato, algo que solo ha recibido José María Cuevas. Rosell no ha conseguido, sin embargo, que las empresas tengan voto directo en CEOE, pero si tendrán voz siempre que estén afiliados a alguna organización.

Fuente: http://com.cincodias.feedsportal.com/c/33500/f/624601/s/3921f544/sc/3/l/0Lcincodias0N0Ccincodias0C20A140C0A40C0A80Ceconomia0C1396981970A0I2422730Bhtml/story01.htm