Ocho trucos que te pueden ayudar a ahorrar en gasolina

No está en la mano de los conductores controlar la oscilación de los precios de la gasolina y el diésel, pero sí controlar su propio gasto. Hábitos tan extendidos como dejar el coche al ralentí mientras esperamos a alguien en lugar de apagar el coche, o un mal uso de las marchas del vehículo durante la coducción provocan un mayor gasto de combustible sin que nos demos cuenta.

Con el objetivo de ayudar a ahorrar a los conductores, RACE ha elaborado una lista de ocho pautas a seguir que reducen el consumo de gasolina o diésel y, por tanto, nos ayuda a ahorrar mes a mes en un gasto que en muchos casos es irremediable.

Antes de nada, los expertos destacan que una premisa a tener en cuenta sobre todas las cosas “si no forzamos el vehículo se consume menos gasolina”. No siempre conocemos nuestro coche lo necesario como para respetar su funcionamiento óptimo. De media, en los de gasolina el punto de equilibrio se encuentra normalmente en las 2.000 revoluciones por minuto, mientras que en los diésel suele rondar las 1.500.

Al sobrepasar estos parámetros, forzamos el coche, lo que provoca un incremento automático de su rendimiento, que se traducirá en un mayor consumo.

Ocho trucos para ahorrar al volante

— Planifica tu viaje. No importa la distancia o la duración del trayecto.Un viaje bien planificado le permitirá llegar a su destino de la manera más rápida, fácil y segura.

Diez minutos de conducción innecesaria en un viaje de 1 hora provocan que el rendimiento del combustible se reduzca en un 14%.

— Comprueba la presión de tus neumáticos. Conducir usando neumáticos con una presión de 50 kPa (0.5 kg./ cm2) inferior a la correcta reduce el rendimiento del combustible en un 2% y en un 4% respectivamente. Se produce tanto en áreas urbanas, como en suburbanas. Además, un neumático correctamente hinchado es más seguro.

— Reduce las cargas innecesarias. Conducir con 100 kg de peso innecesarios a bordo ocasiona una reducción del rendimiento del carburante de aproximadamente el 6% en un coche de tamaño medio. Es importante, por tanto, mantener el coche lo más limpio posible de “trastos” en la mayoría de ocasiones innecesarios en el día a día.

— Arranque y puesta en marcha. Desde RACE ofrecen varios consejos a este respecto:

  • Arrancar el motor sin pisar el acelerador: en los motores de gasolina, iniciar la marcha inmediatamente después del arranque.

  • En el caso de los motores diesel, esperar unos segundo antes de comenzar la marcha una vez arrancado el vehículo.

  • Usar la primera marcha solo para el inicio. Cambiar a 2ª a los 2 segundos o 6 metros aproximadamente.

  • Comenzar a conducir lentamente, 20 km/h en 5 segundos para ahorrar un 11% de combustible, y evite acelerar bruscamente.

— Mantener la velocidad uniforme. Circular lo máximo posible en las marchas más largas y siempre a bajas revoluciones. Según recomiendan, en la ciudad, siempre que sea posible, utilizar la 4ª o 5ª marcha, respetando los límites de velocidad.

Es aconsejable mantener la velocidad lo más uniforme posible, para ello, hay que buscar fluidez en la circulación, evitando frenados, aceleraciones y cambios de marcha innecesarios. Para decelerar, levantar el pie del acelerador y dejar rodar el vehículo con la marcha metida en ese instante.

Frenar de forma suave con el pedal del freno y reducir de marcha lo más tarde posible, con especial atención a las bajadas supone otro de los consejos en los que hacen incapié los expertos.

Circulando a más de unos 20 km/h con una marcha metida, si no pisa el acelerador, el consumo de carburante será prácticamente nulo. En cambio, a ralentí, el coche consumirá entre 0.5 y 0.7 litros/hora.

— No mantengas el motor inactivo. En paradas prolongadas, es recomendable apagar el motor. Un motor inactivo durante 10 minutos, en posición neutra y con el aire acondicionado desconectado, consume de media 130 centímetros cúbicos de combustible.

— Uso del aire acondicionado. Use el aire acondicionado solamente cuando sea necesario.Cuando la temperatura exterior sea de 25º C, el aire acondicionado reducirá el rendimiento del combustible en un 12%, en un área urbana. Por este motivo, abrir las ventanillas, siempre y cuando hacerlo sea seguro, es más eficiente que usar el aire acondicionado.Sin embargo, ocurre lo contrario cuando se conduce a más velocidad, debido a que aire opone una mayor resistencia.

— Usa el frenado del motor. Si suelta el acelerador cuando se da cuenta de que debe frenar, se detiene el suministro de combustible, lo que provocará que el rendimiento de éste aumente, al menos, en un 2%. Conducir siempre con una adecuada distancia de seguridad y un amplio campo de visión que permita ver 2 ó 3 vehículos por delante, ayudará al conductor a anticiparse a situaciones que podrían conllevar una reacción brusca del coche, como un frenazo, que aumentaría el consumo de combustible.

Fuente: http://www.elconfidencialdigital.com/la_buena_vida/motor/trucos-pueden-ayudar-ahorrar-gasolina_0_2425557431.html