Miguel Carcaño reaccionó ante las imágenes de una escombrera en el test de la verdad al que se sometió en Zaragoza

Según las fuentes policiales consultadas por El Confidencial Digital, el joven vio unas 50 fotografías diferentes, seleccionadas por el equipo de investigación del caso. La prueba, que duró más de dos horas, mostró una reacción cerebral, de la llamada onda P-300, que indica que Carcaño recordó una situación vivida a raíz de una imagen.

En concreto, el electroencefalograma indicó que el asesino confeso de Marta del Castillo pareció “refrescar su memoria” al ver una instantánea de una escombrera cerca de una zona conocida como La Majoloba. Ese escenario ya fue contemplado por la Policía como uno de los posibles terrenos en los que Carcaño enterró a la joven sevillana.

El “último recurso” para la Policía

Aunque esa reacción “no tiene por qué ser concluyente”, ya que la reacción de la onda P-300 “puede ser motivada por cualquier otro recuerdo”, en la Policía han visto en esta prueba, realizada por el doctor Valdizán en el Hospital Servet de Zaragoza, un motivo para la esperanza.

Es más, las fuentes policiales consultadas reconocen que el ‘test de la verdad’ “era nuestra última bala, nuestro último recurso”, para encontrar el cuerpo de Marta del Castillo.

Esta prueba, muy utilizada en Estados Unidos, solo se había realizado una vez en España, hace tan solo unos meses, y su resultado no había sido del todo positivo. Fue en diciembre, cuando Antonio Losilla, un hombre que había confesado el asesinato de su mujer, Pilar Cebrián, se sometió al mismo test que Carcaño.

En esta primera ocasión, sin embargo, no se obtuvieron resultados concluyentes. Según las fuentes policiales consultadas, Losilla, que tampoco aclaraba a los agentes dónde estaba el cuerpo de su esposa “no reaccionó a ninguna de las imágenes a las que se expuso”.

Carcaño aceptó para “cambiar de aires”

El llamado ‘test de la verdad’ a podido aplicarse a Miguel Carcaño gracias al consentimiento del sevillano. Según la Policía, “se le hizo esta propuesta, y aceptó, pero no tenía ninguna obligación legal para ello”. Los agentes consideran que “no puso objeción porque en la cárcel se aburre y quería cambiar de aires”.

Así las cosas, Carcaño fue trasladado el pasado martes de la prisión de Herrera de La Mancha a la de Zuera, en Zaragoza. En la cárcel aragonesa ha pernoctado desde el día de su traslado hasta el pasado jueves, día en que se sometió a la prueba.

Fuente: http://www.elconfidencialdigital.com/seguridad/Miguel-Carcano-reacciono-escombrera-Zaragoza_0_2230576927.html