Los nuevos profesionales de la edificación ya tienen certificación

Los profesionales de la edificación y de la arquitectura española ya disponen de su organismo certificador. Se trata de la Agencia de Certificación Profesional (ACP), cuyo objetivo es dotarles de un reconocimiento internacional de sus competencias, fomentar su movilidad y hacer frente a la liberalización de los servicios profesionales que plantea la Ley de Colegios Profesionales, todavía en trámite parlamentario.

Así lo han anunciado este jueves, durante la presentación del organismo, Jesús Paños y María Rosa Remolá, presidentes de los dos estamentos profesionales promotores, los Colegios de Aparejadores de Madrid y de Barcelona, respectivamente.

Las primeras especialidades que ACP certificará serán las de auditor energético, de arquitecto técnico, de director de ejecución de obra y de coordinador de seguridad y salud. Estos son los cuatro perfiles que más serán requeridos en los próximos seis años en Europa, según un informe que los aparejadores encargaron a PwC, pero el objetivo es implantar la certificación de otros profesionales del mismo ámbito con el paso del tiempo.

APC será la primera agencia española que basará su certificación en la normativa internacional ISO-17024 –hasta ahora adoptada en nuestro país únicamente por los técnicos del gas–, lo que constituye un apoyo fundamental para la empleabilidad de los profesionales de la edificación en los mercados laborales extranjeros, asegura Carlos Bel, senior manager de la consultora.

Los niveles de certificación serán “profesional”, “advanced”, “expert” y “excellence”, en función del perfil del profesional, informan los aparejadores. El documento –que se obtendrá después de una evaluación de la formación y la experiencia, un examen y una ronda de entrevistas– pretende ser también “un aval para las empresas contratantes ante el cliente” y “un medio para garantizar la seguridad laboral y jurídica en la contratación de profesionales”, en palabras de los presentadores.

Todo el proceso es facultativo, subraya Bel, sin embargo la Ley de Colegios y Servicios Profesionales en su actual versión fomentaría la creación de este tipo de agencias, respondiendo de esta manera a las directrices de la UE sobre la necesidad de uniformar las prácticas de certificación vigentes en Europa.

Precisamente una de las conclusiones del informe de PwC para los Colegios de Aparejadores de Madrid y Barcelona ha sido que cuanto más maduro es un mercado de la edificación, más evolucionado es el sistema de certificación implantado. De los 11 países del estudio de la consultora (España, Inglaterra, Francia, Alemania, EE UU, México, Brasil, Chile, China, India y Catar), el que tiene las exigencias más bajas al respecto es India mientras en EE UU se requiere un certificado profesional bajo un estándar internacional y una renovación continua.

Cuatro profesiones con futuro

Si bien es verdad que la crisis ha golpeado muy duramente la edificación en España, las actuales exigencias de este mercado pueden traer nuevas oportunidades para los profesionales, según un informe de PwC para los Colegios de Aparejadores de Madrid y Barcelona. “En nuestro estudio vimos que, de cara a los próximos seis años en Alemania, Francia, Inglaterra y por supuesto en España, no habrá demanda de obra nueva pero sí de rehabilitación, mantenimiento e implantación de la eficiencia energética”, explica Carlos Bel, senior manager de la consultora. Estos son los cuatro perfiles que PwC señala como los que más perspectivas tendrán de aquí a 2020.

Auditor energético. Se encarga de cuantificar el gasto energético de un edificio y determina las mejoras para conseguir un consumo energético más responsable. Es una de las profesiones con más expectativas de crecimiento, debido a la transposición de las directivas europeas de 2010 y 2012 sobre la eficiencia energética de los edificios en el Real Decreto 235/2013.

Arquitecto técnico. Es un profesional experto en el ciclo de vida de los edificios. Dirige la ejecución de obras de edificación, interviene en el mantenimiento de los edificios, proyecta su rehabilitación y gestiona su vida hasta incluso la demolición.

Dirección técnica y ejecución de obras. Dirige el proceso constructivo a partir del proyecto, basándose en la normativa técnica, y controla la calidad.

Coordinador de seguridad y salud. Coordina a las empresas y autónomos que intervienen en la obra, para que se apliquen los principios de prevención de riesgos laborales durante todo el proceso, desde el proyecto a la construcción y al mantenimiento del edificio.

Fuente: http://com.cincodias.feedsportal.com/c/33500/f/624601/s/40aac90d/sc/33/l/0Lcincodias0N0Ccincodias0C20A140C110C190Ceconomia0C14164274450I6110A0A70Bhtml/story01.htm