Los consejeros que pagaron gastos privados con las tarjetas opacas de Caja Madrid cambian de estrategia

Tal y cómo se contó en ECD a los pocos días de saltar el escándalo a las páginas de todos los periódicos, varios ex consejeros se pusieron rápidamente en contacto con sus abogados para estudiar qué posibilidades legales existían para demandar a la caja por engaño.

Consideraban que la caja les había mentido porque les había asegurado que las tarjetas eran una remuneración para los consejeros y parte de su sueldo.

Daños y perjuicios a los consejeros

Pero desde que se hizo público el caso, originado por una investigación de la nueva dirección de Bankia, con José Ignacio Goirigolzarri al frente, se ha sabido no sólo la existencia de estas tarjetas, sino también cuánto gastó cada uno y hasta en qué se lo gastaron.

Rodrigo Rato, Rafael Spottorno, Juan Iranzo, Arturo Fernández, Estanislao Rodríguez Ponga… Su nombre ha salido ligado a pagos en negro en farmacias, restaurantes, hoteles, cabinas de teléfono y hasta en salas de fiestas.

La implicación en el caso ha provocado que muchos de ellos se hayan visto perjudicados en su vida laboral y familiar, hayan tenido que abandonar algunos organismos de los que formaban parte, renunciar a la asistencia a determinados consejos de administración…

Unas circunstancias que les han llevado a considerar ahora la presentación de una demanda contra la entidad por “daños y perjucios”.

Ocultación de las tarjetas a Hacienda

El reciente informe de los peritos del Banco de España al instructor del caso Bankia, con respecto a las tarjetas opacas de Caja Madrid, ha propiciado también el cambio de estrategia. Concluye que la voluntad de ocultación de la existencia de estas tarjetas y sus gastos asociados es clara y la motivación para hacerlo también, teniendo en cuenta el escándalo producido al conocerse los hechos.

Señala también que repetidamente se incumplió la obligación de declarar los gastos a la Administración Tributaria, “pues no consta que estas retribuciones se declararan, ni se practicaran retenciones, ni se tributara por ellas”.

Los peritos insisten en que tampoco se comunicó su existencia ni a la auditoría interna de la entidad, que no conoció el asunto hasta junio de 2014, ni a la externa, “en cuyos papeles de trabajo no constan los gastos”.

También indican que la información se ocultó a la firma Garrigues cuando, a finales del año 2011, elaboró el informe sobre la adaptación de las remuneraciones a la normativa vigente, en cumplimiento de un encargo realizado por el Banco de España.

La información sobre las tarjetas y los gastos también se obvió en los informes de Gobierno Corporativo, en la comisión de Nombramientos y Retribuciones y tampoco se incluyó en la publicación individualizada de las remuneraciones de los consejeros y miembros del comité de dirección.

Fuente: http://www.elconfidencialdigital.com/dinero/consejeros-tarjetas-Caja-Madrid-estrategia_0_2396760319.html