Linde constata que el PIB entrará en 2015 creciendo ya al 2%

El informe del supervisor no solo mejora las previsiones calculadas para este ejercicio, sino que apunta a un 2015 aún más positivo. Para el próximo año espera un crecimiento del 2% y ello pese a que en los últimos meses advierte que ha proseguido el empeoramiento del entorno exterior, singularmente de los principales socios de la zona euro. No obstante, la institución que dirige Luis María Linde sostiene que ese debilitamiento de los principales socios europeos se verá compensado por la mejora de las condiciones de financiación, que se prolongará, por la depreciación del tipo de cambio del euro y por el mantenimiento de un nivel considerablemente más reducido de los precios del petróleo.

De hecho, el regulador explica que en la medida en que estos tres factores (crudo, euro y crédito) evolucionen aún mejor para los intereses de la economía española, el PIB podrá registrar “un dinamismo más elevado”. Con ello admite, aunque no de manera explícita, que ese 2% de crecimiento previsto para 2015 es una cifra bastante conservadora. Los principales servicios de estudios la sitúan ya por encima de ese nivel y el Gobierno pronostica que la actividad avanzará “por encima del 2%”.

Demanda interna

El estudio del Banco de España subraya además que la tendencia favorable de las condiciones de financiación se ha prolongado en los últimos meses. De un lado, las Administraciones Públicas se han podido financiar a tipos muy favorables y las entidades de crédito “han seguido trasladando gradualmente el abaratamiento de sus fuentes de financiación al coste de los préstamos bancarios a empresas y familias”.

En este sentido, el informe también destaca que se observa un cierto aumento de las nuevas operaciones de crédito al sector privado, con lo que el ritmo de retroceso de la deuda de empresas y familias se está atenuando.

Asimismo, el regulador pone de manifiesto que en el tramo final del año ha continuado el dinamismo de los principales componentes de la demanda interna privada, apoyada en una evolución más positiva de la confianza y del empleo. Así, el gasto de los hogares aumentó un 0,6% intertrimestral, de la misma forma que la inversión residencial habría experimentado un nuevo repunte después del alza registrada en el tercer trimestre, la primera desde 2007.

La inversión, segundo pilar de la demanda interna junto con el consumo, también habría tenido un comportamiento más positivo, “estimándose un aumento para la inversión en equipo” y también para la formación bruta de capital en el apartado de otras construcciones.

Sin dejar el sector de la construcción, el Banco de España apuesta por que el descenso de los precios de la vivienda podría haber tocado suelo este año, después de haber registrado dos trimestres consecutivos de pequeños incrementos, que habrían situado su tasa de variación anual en el 0,3% a septiembre y habrían dejado la depreciación acumulada desde su nivel máximo en el 36%.

Resalta el Banco de España que las perspectivas relativas a este sector (mercado de la vivienda) dibujan un escenario de recuperación muy moderada, “no exento todavía de algunas incertidumbres. Y en cuanto al sector público, éste habría mantenido al final del ejercicio el tono de contención que marca el proceso de consolidación presupuestaria en marcha.

Respecto al sector exterior, el informe publicado el martes constata la capacidad de la economía española para poder compensar con el gasto interno el debilitamiento de la demanda externa. Aunque la información relativa al sector exterior en el último trimestre es todavía escasa, el estudio apunta a un aumento moderado de las exportaciones de bienes y la consolidación de una evolución favorable de los flujos del turismo.

De confirmarse este pronóstico, “el sector exterior habría contribuido negativamente al PIB este año, por primera vez desde 2007, y con ello la corrección de los desequilibrios exteriores se habría ralentizado. Por ello, el Banco de España insiste en profundizar en la mejora de la competitividad de la economía.

Linde advierte contra la vuelta a las alzas salariales generalizadas

El Banco de España advirtió también en su informe que la vuelta a procedimientos que impliquen incrementos salariales generalizados que se extiendan de manera uniforme a todos los sectores y empresas supondría “un paso atrás” que podría interrumpir el proceso de mejora de la competitividad de la economía y dañar una de las bases fundamentales de la recuperación, informa Europa Press.

En su último boletín económico, el supervisor explica que la dinámica salarial debe seguir apoyando el proceso de recuperación de la competitividad y favorecer la absorción rápida del elevado número de parados. Además, tiene que asegurar la vinculación de los costes laborales a la situación específica de las empresas.

Todo esto, a su parecer, requiere consolidar los mecanismos de determinación salarial que se han ido configurando mediante las reformas introducidas en el marco institucional del mercado de trabajo orientadas a una mayor flexibilidad y diversificación.

El Banco de España cree de esta manera que la recuperación observada en la economía española en los últimos trimestres se asienta en la corrección de desequilibrios macroeconómicos que se habían acumulado antes de la crisis y, en particular, en la mejora de la competitividad de los últimos años.

A su juicio, la consolidación de esta recuperación y el afianzamiento de unas tasas de crecimiento más elevadas en el futuro requiere la continuación del proceso de ganancias de competitividad, de forma que la demanda exterior contribuya positivamente al crecimiento del PIB, lo que facilitaría una reducción más rápida de la tasa de paro y avances adicionales en la corrección del endeudamiento exterior.

La publicación de este estudio coincidió con el momento en el que el Ejecutivo dio a conocer la propuesta que ha hecho llegar a los sindicatos y la patronal que contempla una subida del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) para 2015 del 0,5% con lo que la cuantía pasaría de los 645,30 euros actuales a 648,52.

Ese incremento del 0,5% no es gratuito, ya que se enmarca en la media de alzas de sueldos que se están registrando en el sector privado (del entorno del 0,6%) y lanza un mensaje a patronal y sindicatos de cara al acuerdo de negociación colectiva para los próximos tres años que continúan negociando

Fuentes sindicales criticaron que se trata de una propuesta sin capacidad de negociación, dado que está prevista su aprobación el viernes 26, en el último Consejo de Ministros del año.

Fuente: http://com.cincodias.feedsportal.com/c/33500/f/624601/s/41b5a31d/sc/2/l/0Lcincodias0N0Ccincodias0C20A140C120C230Ceconomia0C14193261520I10A92850Bhtml/story01.htm