Lasik, Intralase, Smile… No todas las técnicas son iguales en cirugía refractiva

Desde los años 60, cuando comenzaron a elaborarse las primeras pruebas en el campo de las intervenciones oculares, hasta el día de hoy, la evolución y los resultados han sido magníficos.

Las cirugías eran procesos muy complejos, pero con la llegada del láser en los 80 y la implementación de mejoras que favorecen, no sólo la agudeza, sino la calidad visual, se ha logrado que, actualmente, existan en el mundo 30 millones de personas que han decidido operarse con técnicas láser, según los expertos.

La técnica es rápida y eficiente, con anestesia local, sin necesidad de hospitalización y puede llegar a durar sólo diez minutos, dado el alto grado de precisión del instrumental utilizado. Los resultados que se consiguen son muy buenos, con mayor grado de agudeza visual que el que se consigue usando lentillas.

A este respecto, en el mercado existen varias técnicas pudiendo elegir entre Lasik, una de las más antiguas, que consiste en separar una capa de la córnea practicando un corte con una cuchilla manual (microqueratomo) para después moldearla con el láser; o Intralasik, muy parecida a la anterior pero mejorada,  pero donde el corte inicial en la córnea se lleva a cabo con un láser, consiguiendo un nivel de precisión y personalización mayor.

La técnica más avanzada actualmente es la denominada SMILE, con una incisión mínima en la córnea por la que se extrae un lámina de la córnea para corregir el defecto refractivo. Es una técnica menos invasiva y que permite tratar a personas con altas graduaciones en miopía. En definitiva: el tipo de cirugía refractiva más moderno que podemos encontrar.

Las clínicas oftalmológicas realizarán estudios personalizados antes de determinar si una persona es apta o no para ser operado. Poder someterse o no a la operación dependerá de factores como el número dioptrías, así como del grosor y estructura de la córnea, y de que la graduación sea estable. Es importante ponerse en manos de un oftalmólogo experimentado, que nos recomiende la técnica más adecuada.

La ventaja de técnicas avanzadas como la SMILE e INTRALASIK y el motivo principal por el que las cifras de personas que deciden someterse a ella no para de crecer, es la mejora de la calidad de vida que supone ya que, tras la operación, los pacientes no sólo dejan de usar lentillas o gafas en el día a día, sino que la calidad de visión es mejor. Esto es una gran ventaja, sobre todo, para deportistas o para personas con un puesto de trabajo que requiere una visión aguda. Gracias a este proceso quirúrgico, se gana también en comodidad en las actividades de su vida cotidiana como maquillarse.

La tecnología avanza muy rápidamente. Poder ponerla en manos de los profesionales de la salud representa un gran paso adelante para el bienestar de las personas. Lograr que la medicina progrese con técnicas cada vez más precisas y seguras es clave para conseguir mejorar nuestra calidad de vida.

Fuente: http://www.elconfidencialdigital.com/la_buena_vida/cuidate/Lasik-Intralase-Smile-tecnicas-refractiva_0_2901909782.html