La medicina del PP contra la crisis que sufre el partido: más Mariano Rajoy

El plan diseñado pasa por que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, multiplique su presencia en actos de partido. Las convenciones sobre Buen Gobierno de Cáceres, celebrada a principios de noviembre, y la del próximo fin de semana en Barcelona, son sólo el principio de una campaña de convocatorias semejantes que llevará al presidente por otras ciudades españolas.

Jornadas de fin de semana

El objetivo es vender los logros del Gobierno

Está previsto que el formato sea el mismo que en Cáceres y Barcelona. Jornadas de dos días, en fin de semana, con los cuadros del partido en cada zona, y discurso final del presidente Rajoy para ‘vender’ las cosas buenas que está realizando el Gobierno y así contrarrestar el desaliento y los mensajes negativos sobre corrupción y problema catalán.

Lo de Francisco Granados (su detención al día siguiente de la Intermunicipal de Murcia a finales de octubre) fue demasiado. Eso no se puede repetir. Rajoy afirmó ese el domingo que la corrupción son “unas pocas cosas” y al día siguiente detuvieron a 51 personas en la Operación Púnica. No puede ser. Eso ha sido demoledor para nuestra gente”, admiten fuentes del partido.

“Pero es que lo del 9-N en Cataluña, lo ocurrido en la consulta, ha terminado por hundir el ánimo, que ya estaba bastante tocado también por el tema de Podemos. Son los tres asuntos a los que tenemos que dar respuesta”.

“Y los pasos a seguir son esos: fijar un argumentario contra Podemos, organizar actos por toda España para animar a nuestros cuadros y a nuestros militantes, y no dejar que el mensaje de los demás cale más que el nuestro cuando es totalmente falso. España está mejor que hace tres años, de eso no hay duda”, insisten las fuentes populares.

Lo que se va a encontrar Rajoy

La situación de concejales y militantes en Cataluña es un buen ejemplo del desánimo que existe en el PP. “Nos han dejado desamparados y desatendidos”, afirma un concejal popular de un pueblo de la provincia de Barcelona.

“El domingo, 9 de noviembre, Alicia Sánchez Camacho nos planteó que estuviéramos unidos y así lo hicimos. Salió Alicia haciendo unas declaraciones. Pero desde Madrid nos dejaron solos”.

“El mismo domingo, la fiscalía nos pidió que le aportáramos pruebas, que las recopiláramos, todas las que pudieran servir para una posible querella. ¿El domingo por la mañana? ¡Pero si estaba claro lo que iba a pasar! Nos hemos quedado sin argumentos para hacer frente a los de los independentistas, que son menos pero están organizados”, insiste esa fuente.

“Ni siquiera hemos podido aprovechar los casos de corrupción que padecemos aquí. ¿Pujol? Pero, ¿qué vamos a hacer? ¿Cómo vamos a denunciar a Pujol o a hacer leña con Pujol, si ellos van y nos sacan a Luis Bárcenas o a Granados o lo de las tarjetas black? Es imposible”, dice otro concejal catalán.

Este es el ambiente que se va a encontrar Rajoy el próximo domingo cuando se desplace a Barcelona.

Indignación en Madrid con la ‘Púnica’

Sirve también como ejemplo del profundo desánimo que aqueja a las bases del PP lo que ha sucedido en Madrid. La ‘Púnica’, la red de corrupción liderada por el ex número dos de Esperanza Aguirre, Francisco Granados, ha indignado de nuevo a concejales de muchos pueblos de la Comunidad con mayoría popular.

Somos muchos los que estamos trabajando gratis, o por muy poco dinero, en nuestro ayuntamiento, defendiendo al partido y las ideas del partido, para que un caso como este eche por tierra todo nuestro trabajo”, dice un concejal de un pueblo de la sierra de Madrid.

“Yo cobro unos 600 euros. Eso es todo. Estamos peleando para gobernar, llevamos cuatro años intentándolo, y ahora vamos a perder porque otros han metido la mano en la caja”, concluye esta fuente.

Fuente: http://www.elconfidencialdigital.com/politica/medicina-PP-partido-Mariano-Rajoy_0_2385961408.html