La logística y su impacto en la rentabilidad

Para lograr disminuir estos costes hay que invertir en sistemas de almacenaje y equipamiento industrial con los optimizar espacios de forma eficiente.

Un buen ejemplo de ello es Ractem, líder europeo en estanterías, que ofrece a las empresas equipamiento de gran calidad y diseñado para sacar el máximo rendimiento al almacenaje y ordenación de las empresas.

¿Por qué es tan importante la logística para una empresa?

Además de la rentabilidad que se obtiene al sacar el máximo provecho de la logística, esta da una gran cantidad de beneficios directos.

La empresa incrementa su competitividad en el mercado al ser capaz de ofrecer productos con menor coste y también así ofrecer la misma calidad a un precio menor.

Según las estadísticas, la logística acapara entre el 60 y el 80 por ciento del coste en las ventas de una empresa. Así pues, si las compañías centran sus esfuerzos en mejorar este servicio, tendrán la posibilidad de gastar menos dinero y esfuerzo y así dar más calidad para ser más competitivas. Ahora bien, ¿cuáles son los factores determinantes que intervienen a la hora de garantizar la mejor gestión de la logística?

Los suministros son el primer punto importante, conocer el tipo de productos y materiales a enviar para poder garantizar los envíos.

Después viene su almacenamiento, que preferiblemente tiene que ocupar el menor espacio posible para aumentar de forma exponencial la capacidad de venta.

El almacén es indispensable para guardar los artículos en stock, ya que en la mayoría de los casos el suministro de productos al consumidor final no se realiza de forma inmediata y requiere de un lugar y un tiempo determinado de acumulación.

Transporte y distribución

Una vez realizados los inventarios, con todos los productos y servicios con los que cuenta la empresa, es hora de centrarse en el transporte y la distribución.

Empresas como Amazon están especializadas en reducir al mínimo los gastos en logística y así poder suministrar los productos a un precio mucho más barato. Además, en términos de transporte, el tiempo también es clave y lograr ser eficiente tanto a nivel económico como en fechas de entrega hace diferenciarse a las empresas del mercado.

No obstante, existen dos formas diferentes de llevar a cabo el proceso de logística. La primera es construir un flujo de material constante gracias a redes de transporte y centros de almacenaje, lo que significa que la empresa se ayuda de otras compañías y reduce sus gastos de almacenaje. Pero también existe el procedimiento mediante el cual la logística se gestiona de manera interna, con una secuencia de recursos desde la propia empresa.

Finalmente todos estos factores tienen el objetivo común de ofrecer el mejor servicio al cliente. Las empresas se deben a sus usuarios y trabajan para ellos, por lo que la satisfacción del cliente es el último paso dentro de la cadena de logística.

Fuente: http://www.elconfidencialdigital.com/la_buena_vida/negocio/logistica-impacto-rentabilidad_0_2955304443.html